En el Concejo también presionaron a la Provincia por los comercios

Al igual que en la Legislatura bonaerense, el bloque de Juntos por el Cambio presentó un proyecto para pedir que el Gobernador Axel Kicillof responda las solicitudes de excepción presentadas por la Municipalidad para habilitar el funcionamiento de distintos sectores comerciales en la ciudad. Dura respuesta de la bancada del Frente de Todos

La tensa armonía con la que supieron convivir hasta hace pocos días las administraciones provincial y municipal desde el inicio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) comenzó a resquebrajarse aceleradamente.

El fin de semana tanto el Intendente Julio Garro como funcionarios de su gabinete y concejales de Juntos por el Cambio salieron al unísono a criticar los dichos del Gobernador Axel Kicillof sobre la “herencia recibida” de la gestión de María Eugenia Vidal en materia de salud. Era el primer síntoma de tensiones que ya se venían acumulando y que ayer en la sesión del Concejo Deliberante volvieron a aflorar.

El bloque de concejales de Juntos por el Cambio presentó un proyecto –similar al que presentaron sus senadores y diputados ayer en la Legislatura– que pide que la Provincia de Buenos Aires “responda de manera perentoria a las  solicitudes de excepción del ASPO establecido mediante DNU N°297/20 PEN, que enviara el Municipio de la ciudad de La Plata”.

Cabe recordar que el pasado 8 de mayo Garro elevó a la Provincia una propuesta con el objetivo de implementar una primera etapa de reapertura de diversos rubros comerciales y empresas, que incluía también la salida de los vecinos según terminación del DNI.

En el escrito presentado se establecían además franjas horarias laborales para los comercios que van a empezar a abrir sus puertas, quienes deberían hacerlo de 11 a 17 horas para evitar las salidas en el horario más frío, de cara al invierno.

En ese marco, se pretendía habilitar primero rubros como jugueterías, librerías, mueblerías, casas de reparaciones, perfumerías, concesionarias de automóviles, electrodomésticos, servicios personales e inmobiliariaos. Luego, en una segunda etapa entraban la construcción y obra privada; indumentaria, calzado y mercería.

De todo esto, tal como viene informando este medio, sólo fueron habilitadas 20 industrias (incluyendo do cooperativas del sector florícola), y algunas actividades de cobranzas –es decir, sin apertura al público- vinculadas a estudios de servicios profesionales; actividades inmobiliarias; concesionarias de autos, motos y embarcaciones; establecimientos educativos privados; como así también a comercios, gimnasios y establecimientos deportivos, quienes podrán cobrar cuotas o planes de financiación a sus clientes.

El resto de los rubros comerciales todavía no tienen respuestas sobre cuándo empezarán a funcionar, y la semana pasada las cámaras que nuclean a los comerciantes locales volvieron a elevar la voz pidiendo la inmediata reapertura o medidas que les permitan sostenerse en el tiempo en que no puedan funcionar. Según denuncian, son 360 los locales que ya cerraron sus puertas.

“Los comerciantes vienen a golpear la puerta de la Municipalidad porque ya no se pueden sostener”, señaló el concejal Claudio Frangul, presidente del bloque de Juntos por el Cambio, buscando que la Provincia sea la que se haga cargo de la decisión de mantener cerrados los comercios ante el insistente reclamo del sector.

La respuesta de la bancad del Frente del Todo fue contundente. La concejala Victoria Tolosa Paz afirmó que se trataba de una “irresponsabilidad” el proyecto presentado, que atentaba contra la salud de la población la pretensión de la apertura masiva de comercios, y pidió que la iniciativa sea retirada. A su vez, junto al concejal Guillermo Cara volvieron a plantearle la necesidad de que la Municipalidad realice mayores reasignaciones de partidas para atender esta situación así como también la de los barrios populares.

Por su parte, otra edil opositora, Yanina Lamberti, remarcó que en los comités barriales que ya empezaron a funcionar se explicitó la situación de que algunos comercios que actualmente ya están en funcionamiento no utilizan ningún protocolo sanitario, por lo que instó al oficialismo a que la Municipalidad garantice la correcta difusión de los protocolos antes de pensar en la reapertura de más comercios. Además, remarcó: “no se puede hacer este planteo cuando en los últimos días surgieron casos positivos en todos los barrios de La Plata”.

Comentarios

- Advertisement -