“No queremos que sigan matando a nuestros pibes y pibas”

Familiares de jóvenes asesinados por la policía convocaron hoy a la Marcha contra el Gatillo Fácil que se realizará en La Plata el próximo lunes 26 a las 17hs. Ese día habrá previamente una jornada artístico-cultural y una radio abierta para denunciar la situación represiva y la impunidad policial

Este jueves por la mañana se realizó una conferencia de prensa en la sede de la Comisión Provincial por la Memoria en la que familiares de jóvenes asesinados en la policía, mayoritariamente en la ciudad, convocaron a la Marcha contra el Gatillo Fácil y la Represión de Estado que se realizará el próximo lunes 26 a las 17hs en La Plata.

La movilización, organizada por el Colectivo contra el Gatillo Fácil (CCGF), partirá desde Plaza San Martín, donde previamente desde las 15hs, se desarrollará una jornada artístico-cultural y una radio abierta donde se relataran los distintos casos que han sucedido en la ciudad y que trascienden distintas gestiones de gobierno.

Según explicaron, desde hace cinco años se organiza una movilización en Capital Federal para denunciar el gatillo fácil, impulsada por los familiares de Ismael Sosa, que en esta ocasión se realizará el martes 27. Sin embargo, a raíz de la cantidad de casos que han sucedido en la región y la necesidad de denunciar el accionar de las fuerzas represivas en territorio provincial, surgió la iniciativa de realizar la marcha en La Plata.

“Vamos a denunciar la cantidad de casos de gatillo fácil y muertes en lugares de encierro, no sólo de esta gestión, que tiene los tres hitos más conocidos, la Masacre de San Miguel del Monte, la de Esteban Echeverría y la de Pergamino, si no también en la gestión anterior”, explicó Julio Avinceto, integrante de HIJOS La Plata y del CCGF”

En ese sentido, señaló: “denunciamos que hay una continuidad en la política represiva, que la gestión anterior de Daniel Scioli, Ricardo Casal y Alejandro Granados ha saturado como ninguna las calles de policías. Duplicaron la cantidad de efectivos en ocho años. Son responsables de más de 600 muertes a manos de sus fuerzas represivas, tanto policías como penitenciarios. Y otros tantos de esta gestión también, una cifra similar. Entre esta gestión y la anterior se llevan casi el 75% a nivel nacional de las casi 6500 personas asesinadas por el aparato represivo del Estado, entre 1983 y diciembre del año pasado”.

Cuatro situaciones, la misma impunidad

En la conferencia de prensa brindada hoy, hubo cuatro casos concretos que muestran la impunidad judicial y estatal que rodea al accionar policial. La primera en hablar fue Sandra Gómez, fundadora del CCGF y madre Omar Cigarán, un jóven de 17 años asesinado el 15 de febrero de 2013 de un balazo en el pecho, a muy pocas cuadras de su casa en Barrio Hipódromo. “Los gobiernos cambian pero esto sigue sucediendo. No queremos que sigan matando a nuestros pibes y pibas”, expresó.

En ese marco, Avinceto recordó: “La causa de Omar Cigarán, si no hubiera sido por la lucha de Sandra, se hubiera cerrado al cumplirse el año del inicio de la investigación penal. Si no hubiera hecho ella la sentada en Fiscalía y conmovido algunas voluntades, al fiscal Ana Medina quería cerrar la investigación, habiendo un montón de elementos respecto al policía Diego Walter Flores, que hacía mínimamente dudar de que lo que él decía era así. La lucha Sandra hizo que lleguemos a la instancia de juicio oral, pero aún así, nuevamente en esa instancia, lo absuelven por dos votos contra uno”.

Gómez afirmó que el problema no es solo la impunidad en las causas. “Cuando las causas no avanzan y nos organizamos y salimos a protestar, después vienen los aprietes, las amenazas y un montón de cosas para que uno se calle. Yo tuve el valor de poder seguir. El miedo lo tuve al principio, ahora ya no lo tengo. A mi me mataron hace seis años y me volvieron a matar dejando libre a Flores. Yo me tuve que bajar de viajar en tren porque viajaba con el asesino de Omar, me lo chocaba todos los días. Pero así y todo acá estoy de pie, acompañando a otros familiares”.

Sandra Gómez. Foto: María Paula Ávila (Pulso Noticias)

Por su parte, Raquel Bareiro, mamá de Víctor González, contó que su hijo “falleció el 24 de agosto de 2017. Tenía 17 años. Primero lo dieron como NN, sabiendo que tenían familiares. A los cuatro días llegó una vecina que lo conocía y me avisó que vaya a verle. Hasta ahora la causa está en la nada, no hay imputados”.

Lo cierto es que González fue abatido por la espalda con un tiro de una pistola calibre 9mm, la que usan las fuerzas de seguridad, en 60 y 115, justo frente al Cuerpo de Caballería y de Infantería. “Dos lugares que además fueron centros clandestinos de detención durante la última Dictadura”, señaló Avinceto.

“En el caso de Víctor, la fiscal Leyla Aguilar llega hasta un punto que no quiere avanzar. Hay dos trabajadoras sexuales que fueron testigos de lo que pasó esa noche. Una de ellas dice que pasó una persona corriendo que le dijo ‘tranquila señora, soy de caballería’, cuando se escucharon varios disparos”, explicó el integrante de HIJOS y agregó: “La fiscal pidió la lista de personal actuante en Caballería, en Infantería y en la Comisaría 9na. Recibió la lista y lo que no se anima a hacer es el peritaje balístico, con el cual se puede resolver el caso. Al final se desprendió de la causa y se la pasó al fiscal Menucci, que por lo menos la pasó a la Policía Judicial que depende de la Procuración de la Provincia. Algunas cosas se están haciendo, pero todavía no se hace ese peritaje, con el agravante de que ya pasaron cuatro años”.

En tanto, también estuvo presente Claudia Andrada, mamá de Mauricio, que a sus 17 años fue asesinado por una bala policial en manos de un efectivo del Grupo Halcón. “Fue baleado el 12 de febrero del 2014, termina falleciendo el 17 de marzo de ese año. Llegamos a juicio en febrero de 2018, y seguimos sin justicia”, remarcó.

“En el caso de Mauricio, el fiscal que instruyó es Marcelo Romero. Lo llamó a testimoniar a Cristian Duarte, que no era un milico administrativo o uno de taquería, es un integrante de un cuerpo de elite de la Policía Bonaerense como es el Grupo Halcón. Él dice que le quisieron robar la mochila e hizo la técnica del ‘doble tap’, es decir, que se incorporó y disparó a zonas no vitales. Pero quedó probado que a los pibes les pegó de costado y desde atrás. Es decir en una situación de estar huyendo que enfrentándolo. Es la doctrina Chocobar”, aseguró Avinceto.

A su vez indicó que “incluso el juez Atencio lo quería sobreseer en primera instancia, y el fiscal Romero apela porque no le cree al policía, y eso que es el fiscal más amigo de la cana. Porque Duarte dijo que hizo ‘doble tap’, y resulta que había cinco vainas de 9 mm desde el cordón de la vereda hasta el centro de la calle, o sea, se incorporó y disparó cinco veces y los fusiló a los dos. En ese caso se llegó a juicio y por unanimidad lo absuelven a Duarte aún con estos elementos”.

Por último, también habló Mauricio Sanzone, primo de Danilo, uno de los jóvenes asesinados el 20 de mayo en la masacre de San Miguel del Monte. “Creo que es importante esta convocatoria”, afirmó en torno a la marcha del lunes 26, y agregó “porque en el caso nuestro, sin el apoyo del pueblo, hubiese sido imposible que hoy se hubiese llegado y avanzado hasta donde se llegó en la causa judicial y las imputaciones que hubo en el marco de la misma”.

En esa línea, Avinceto recordó que tras esos asesinatos “rápidamente la gobernadora María Eugenia Vidal y el Ministro Cristian Ritondo salieron a dar explicaciones. En principio porque había muchos testigos del hecho, porque había filmaciones, por la brutalidad y la obscenidad con la que el hecho se había desarrollado, y con que se quería posteriormente armar la escena para encubrir el accionar policial”.

“Estaban típicamente presentes todos los elementos que vemos quienes estamos todo el año con las causas de gatillo fácil: armado de la escena, armado de una versión, toma de testimoniales en sede policial en vez de en la Fiscalía, ocultamiento de pruebas, otras que aparecen porque algún vecino o testigo o algún amigo lo aporta. Fíjense ustedes el contraste de esta rapidez con otros casos: Vidal y Ritondo son candidatos y es un año electoral, no querían verse manchados en su carrera pòlítica por este hecho pese a que siguen siendo responsables”, destacó.

Los casos se repiten y el accionar es el mismo. Pero además tienen un aval político explícito: la Ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich reivindicó ayer el accionar del efectivo policial que asesinó a una persona de una patada en el pecho. De todas formas, las madres y familiares de jóvenes asesinados por la policía no se callan, y este lunes alzarán la voz nuevamente contra la impunidad por las calles de la ciudad.

Comentarios