Denuncian que Casación avaló un caso de gatillo fácil

Así calificó HIJOS La Plata a la sentencia emitida a principios de julio por la Sala 2, que confirma la absolución al policía del Grupo Halcón Cristian Daniel Duarte, acusado de doble homicidio del que fueron víctimas los jóvenes Mauricio Andrada e Ismael Perussatto en febrero de 2014. El fallo será apelado ante la Suprema Corte

“Para la justicia bonaerense la mochila del Halcón vale más que la vida de dos pibes de barrio”, señaló HIJOS La Plata a través de un comunicado de prensa en el que repudia el fallo emitido el pasado 4 de julio por la Sala 2 del Tribunal de Casación Penal bonaerense. Esa sentencia confirmó la absolución del policía Cristian Daniel Duarte, acusado de doble homicidio del que fueron víctimas Mauricio Andrada (17 años) e Ismael Perussatto (20 años), en un hecho ocurrido el 12 de febrero de 2014 en las calles 71 entre 23 y 24.

“Con toda la prueba pericial en contra, los jueces entendieron que Duarte actuó en «legítima defensa», defendiéndose de un robo violento, cuando en verdad fusiló de costado y desde atrás a ambos jóvenes”, señala el organismo de derechos humanos, en torno a la resolución del tribunal integrado por los jueces Fernando Mancini y Mario Kohan,

En ese sentido explican que “en su voto el doctor Mancini evalúa que los jueces del tribunal oral concluyeron correctamente que ‘no hubo gran variación en la posición’ de disparo de Duarte, sin tener en cuenta que el policía declaró en instrucción ante el fiscal Marcelo Romero haber realizado sólo 2 disparos (técnica de ‘doble Tap’) cuando las pericias arrojaron 5 vainas servidas de 9 mm desde el cordón hasta el centro de la calle, es decir buscando ángulo de tiro y en total alevosía”.

“No sin antes citar las leyes 13.982 y 13.482, que regulan la intervención del personal policial y determinan que el empleo de la fuerza debe ser proporcionado, necesario, lícito y sólo ante un peligro inminente del efectivo o de terceros, Mancini señala que se ha ponderado correctamente la declaración de los testigos, entre ellos del taxista y ex penitenciario en dictadura Rodolfo Oscar Galeano, quien aseguró que fue testigo ocular del hecho desde el asiento de conductor de su auto y que debió arrojarse al asiento de acompañante para refugiarse”, remarcan.

Además, destacan que “no resultó para nada temerario para el Dr Mancini que Duarte, especialista en tiro controlado, le metiera un tiro a la ventanilla del taxi que atravesó el auto y pegó en la pared de una casa vecina y otro a la rueda delantera izquierda, pudiendo herir de muerte a Galeano. Pese a todo el juez afirma que ‘el hecho analizado resulta exento de reproche penal por descartarse su antijuridicidad al configurar una respuesta razonable a la agresión’, que ‘el empleo del arma provista no fue desproporcionado’ y que ‘los disparos se dirigieron a partes medias del cuerpo’, olvidando que los pibes recibieron los tiros en zonas vitales que de hecho les quitaron la vida”.

“En verdad toda la prueba pericial generada en el debate oral indicaba que era muy difícil justificar la conducta de Duarte. La perito forense Andrea Sánchez afirmó que la trayectoria del disparo que recibió Perussatto fue de izquierda a derecha, de arriba hacia abajo y ligeramente de adelante hacia atrás. Eso indicaría que Duarte disparó parado y que Ismael recibió el disparo sentado en la moto, en diagonal a Duarte y levemente rotado hacia su flanco trasero izquierdo, es decir en posición más de fuga que de enfrentar al policía. En el caso de Andrada, por la opinión de la perito balística Andrea Zamudio y de la forense Gabriela Tinto, que realizó su autopsia, la bala entró por la línea axilar posterior izquierda, lo que indica que también fue ejecutado con un disparo lateral desde atrás, es decir tratando de evadir la situación”, indica HIJOS.

En este marco, recordaron que el 9 de marzo de 2018, “el Tribunal Oral Criminal 3, integrado por los jueces Ernesto Domenech, Santiago Paolini y Andrés Vitali, absolvió al policía Duarte con un fallo que pretendió instalar que a los pibes chorros se los fusila sin más. Domenech, Paolini y Vitali absolvieron por unanimidad al policía asesino y lo libraron de los cargos de los que venía acusado. En el debate oral la fiscal Graciela Rivero, quien dio por probado que el robo violento hacia Duarte existió y que en esa situación el policía actuó de manera desproporcionada, había pedido 12 años de prisión como autor de doble homicidio simple agravado por el uso de arma. En igual sentido, la representante de la madre de Mauricio Andrada como particular damnificada, Raquel Ponzinibbio había solicitado igual condena por igual delito y había sumado como agravantes la cantidad y característica de los disparos realizados por Duarte y el hecho de que se trate de un efectivo policial con preparación específica, esto es integrante del Grupo Halcón de la Policía Bonaerense”.

“Con toda la prueba surgida en el juicio, la doble absolución de Duarte suena como una pesada defensa del gatillo fácil y muestra a las claras que para la justicia vale siempre más la propiedad privada que la vida de las personas. Sino no se entiende cómo los jueces justifican a un policía con preparación especial en tiro controlado y situaciones límite que fusila de costado y desde atrás a dos pibes que le habían robado previamente, pero que ya emprendían la huida. Para los jueces se justifican dos homicidios por una mochila”, expresaron.

HIJOS afirmó además que el fallo será apelado ante la Suprema Corte por la querella que representa a la familia de Andrada, y anticipó que el próximo 26 de agosto se convocará desde el Colectivo Contra el Gatillo Fácil una movilización en la ciudad con el objetivo de “seguir construyendo una respuesta popular a la represión del Estado”.

Comentarios

- Advertisement -