“No nos alcanza para comer y encima no nos dejan trabajar”

Fotos: María Paula Ávila (Pulso Noticias)

Alex nació en Senegal aunque vive en La Plata desde hace 11 años. Tiene ciudadanía argentina y es monotributista. Vino al país soñando con un futuro mejor. Advierte que toda su comunidad está siendo perseguida. “Nos niegan hasta el derecho de caminar”, expresó. Abuso de poder y racismo en pleno centro platense

Por David Barresi

En dos semanas se van a cumplir dos meses desde que la plaza San Martín fuera blindada para impedir que la feria en la que se vende ropa usada pueda instalarse, operativo que el lunes pasado se extendió a todo la zona céntrica con la intención del gobierno municipal y provincial de impedir totalmente el trabajo de feriantes, manteros y vendedores ambulantes.

Entre quienes fueron afectados por esta política, están los y las feriantes de origen senegalés, una comunidad que en los últimos diez años fue creciendo tanto en la ciudad -donde suman alrededor de 200 personas- como en el país. Algunos de ellos, los que viven desde hace muchos años en La Plata, aseguran que es la primera vez que se sienten perseguidos de esta forma.

Ayer, tras dos días seguidos de haber sufrido detenciones arbitrarias en el marco de este operativo, cortaron la calle en la esquina de 7 y 50 para protestar y gritar al unísono dos palabras que a pesar de hablar dificultosamente el español, sabían pronunciar muy bien: ¡queremos trabajar!

Alex tiene 36 años, hace 11 que vive en La Plata y seis desde que tiene tramitada la ciudadanía argentina. Siempre trabajó de vendedor ambulante en la calle, aunque si pudiera conseguir otro trabajo lo haría. En los primeros años sus ingresos le alcanzaban para ir enviando algo de dinero a su familia en Senegal, pero ahora asegura que “hace mucho” dejó de hacerlo. “La situación económica está muy difícil. No me alcanza para comer a mí. Y encima ahora no nos dejan trabajar”, señaló cabizbajo.

Su hermano ya se volvió, ante la falta de oportunidades. Él quiere seguir trabajando y persiguiendo el sueño de un futuro mejor que vino a buscar en 2008. Pero no lo dejan. “Yo entiendo que no tenemos derecho a trabajar en la calle. Que no lo permiten. Pero sí tenemos derecho a trabajar. En otras provincias a los muchachos los han levantado y los han llevado a otro lugar, con condiciones a las que podían acceder”, explicó.

“Pero la feria a donde nos quieren mandar … ¿dónde vamos a conseguir el dinero para instalarnos ahí?”, dijo en referencia al predio ubicado en 80 y 134, en Altos de San Lorenzo, donde la Municipalidad pretende reubicarlos. Al igual que los y las feriantes de plaza San Martín, Alex remarca que es imposible reunir los requisitos económicos que se exigen para poder instalarse allí: “en esta situación económica no me alcanza para el alquiler ni para la comida”.

Además, por si hubiera alguna duda, aclara: “A mi no me gusta estar en la calle, con el frío, y la gente que muchas veces te maltrata. Si encuentro un laburo bien, me pongo a trabajar de otra cosa”. Al mismo tiempo, se empeña en desmentir el discurso que los pone constantemente en la ilegalidad. Mete la mano en el bolsillo, saca una billetera prácticamente vacía, y extrae una credencial para mostrar que está inscripto como monotributista, al igual que la mayoría de sus compañeros.

“No estamos haciendo nada malo. Siempre estamos trabajando, ninguno de nosotros hace problema acá. Nunca. Y nos llevan en los camiones como a un preso, ¿por qué? Si no estamos haciendo nada malo”, describe y califica sin matices lo que está sucediendo: “Nos están persiguiendo a los sudafricanos”.

Los sucesos de los últimos días le reafirman esa concepción. “A algunos de los muchachos ni siquiera los agarraron cuando estaban armando el puesto, los detuvieron cuando se iban a su casa para sacarles mercadería. Nos niegan el derecho de caminar. Esto es abuso de poder, abuso de autoridad”, relató y se refirió puntualmente al accionar de las fuerzas de seguridad: “La policía nos discrimina. Dicen que el operativo se llama Julio Negro. ¿Por qué Julio Negro? Es que están persiguiendo a los negros”.

“Esto no es un operativo, nos están robando las cosas, no nos las devuelven”, se quejó y pidió la sociedad que se pongan en su lugar: “Imaginensé si a una persona que está caminando por la calle con una bolsa, le agarran la bolsa y la llevan presa. ¿Por qué?”.

Alex, después contar que tiene todos sus documentos en regla, que está inscripto como monotributista y que puede justificar sus ingresos, indica con cierta desilusión: “Además yo también voto. Te digo la verdad: voté a Cambiemos… me arrepiento mucho, no los voy a volver a votar”.

Comentarios