¿Manteros sí, manteros no?: una grieta local

Los cientos de efectivos desplegados para evitar el trabajo de los vendedores ambulantes se mantienen en guardias de a grupo en galerías y veredas de avenida 7, calle 8 y otras aledañas. Ayer hubo conflicto y hasta personas detenidas, pero el gobierno cierra los ojos y avanza

Por Facundo Diorio

Los policías de la provincia de Buenos Aires y los miembros de la flamante Guardia Urbana Municipal continuaban este martes apostados en distintas zonas de la plaza San Martín, y en veredas y galerías de la zona céntrica de la ciudad. ¿El objetivo? impedir el trabajo de los vendedores ambulantes, en una decisión firme del gobierno de avanzar en este sentido.

Desde las primeras horas del lunes, los vendedores se toparon con un impresionante operativo que generó tensiones y algunas trifulcas, en momentos en que intentaban instalar su mercadería. Tanto, que a algunos de ellos les terminaron incautando productos, y hasta se llevaron detenidos a dos jóvenes que filmaban con sus teléfonos lo que pasaba. Un enorme atropello a la libertad que tenemos todos de registrar una labor pública.

Una postal del megaoperativo

Más allá de eso, el gobierno del intendente Garro se muestra decidido a seguir el camino que ya trazó hace meses: que la venta ambulante se vaya del centro y se traslade a un predio en 134 y 80, destinado para ese fin. Pero claro, difícilmente los vendedores puedan aceptar ir a vender su mercadería a una zona tan alejada, y pagando costos de alquiler de sus puestos que no le harían rentable su actividad de subsistencia.

La sociedad parece estar dividida respecto al tema, y es entendible que así sea. Mientras los manteros pierden su fuerza ingeniándoselas para buscar un lugar donde poder trabajar, el medio de comunicación más antiguo de la ciudad viene fogoneando una estigmatización muy fuerte de la actividad de los vendedores. Todo, con el argumento trillado de que sus ventas perjudican las de aquellos comerciantes que pagan un local e impuestos, en lo que se conoce como “competencia desleal”.

Más policías que transeúntes en calle 8

Ayer, mientras un importante grupo de personas exigía en la Comisaría 1ra. la liberación de los jóvenes detenidos por filmar uno de estos operativos, un vendedor ambulante que estaba en el lugar sintetizaba en una entrevista radial algo que quizás muchos no saben y se extiende a otros que laburan en la calle. “Gracias que puedo vender 300 pesos por día para seguir comprando las cajas de alfajores”, contaba.

Después de todo, la mayoría de ellos está muy lejos de significar un riesgo. Ni para los negocios, ni para los que pasamos por el centro y elegimos dónde comprar lo que consumimos.

Comentarios