Gatillo fácil: condenaron al exmédico policial que hizo una falsa autopsia

Este martes dictaron la sentencia en uno de los juicios por el asesinato del joven Sebastián Nicora, hallado muerto en febrero de 2013 en el balneario de Punta Indio. “El encubrimiento es la piedra angular con la cual se protege al personal policial”, aseguró la abogada Margarita Jarque

Por Estefanía Velo

En la sala A de los Tribunales penales de La Plata se escuchó la lectura de la sentencia al exmédico forense José Daraio, quien no se hizo presente en el lugar. Daraio fue el encargado de realizarle la autopsia al cuerpo de Sebastian Nicora de 16 años, y fue quien omitió la verdadera causal de muerte: un balazo en su cabeza.

Pasadas las 13 horas el juez Eduardo Eskenazi desde su banca virtual dio inicio para que luego su secretario lea una selección de la sentencia. Allí dejaron explícito el delito cometido por el exmédico forense, y lo condenaron “a la pena de un año y tres meses de prisión de ejecución condicional, y dos años y seis meses de inhabilitación absoluta, como autor penalmente responsable del delito de falso testimonio”. 

Gatillo fácil: segunda audiencia del juicio contra el exmédico forense de Punta Indio, José Daraio, quien omitió que a Sebastián Nicora lo mataron de un disparo en la cabeza. Foto gentileza: Eugenia Ihidoy

A su vez, durante esos dos años y seis meses “deberá fijar residencia y someterse al control del Patronato de Liberados de la Provincia de Buenos Aires en forma bimestral”. “Deberá abstenerse de tener trato conflictivo con los familiares de Sebastián Nicora; y tendrá que “cumplir 40 hs. de tareas comunitarias”.

La salida tuvo un “sabor amargo” por la poca condena al exfuncionario policial -aunque esperada ya que el delito de falso testimonio es excarcelable-, sumada a la condena absolutoria por el delito de encubrimiento, la cual fue solicitada durante el debate judicial. 

Por su parte, la abogada de la familia e integrante de la Comisión Provincial por la Memoria(CPM) Margarita Jarque aseguró a Pulso Noticias que valora positivamente la disposición de una condena. “Y que se haya valorado que no fue un simple error. No fue un delito culposo sino un delito que tiene una porción dolosa que tiene que ver con su conocimiento y su rol como auxiliar de la justicia”. 

Falso informe

Según detalla la sentencia: “al realizar la mentada autopsia el referido perito (Daraio) no respetó los cánones mínimos de calidad que componen la entidad y saber propios del proceder de un médico forense, ni tampoco cumplió con los protocolos que rigen la actividad, habiéndose representado en razón de su experiencia y conocimiento que las omisiones en las que incurrió podían acarrear un informe erróneo con los consecuentes perjuicios para la investigación judicial que se estaba llevando adelante en relación a la muerte de Nicora”.

Sebastián Nicora tenía 16 años cuando lo encontraron muerto en el balneario El Pericón, Punta Indio

Allí se deja en claro que Daraio “informó falsamente”. Su conclusión afirma que “en la operación de autopsia se hallaron los siguientes datos positivos: fractura traumática conminuta craneana, con pérdida completa de estructura de la masa encefálica, signos macroscópicos compatibles con Traumatismo con pérdida completa de la estructura encéfalo craneano grave, incompatible con la vida, en cuanto al mecanismo de producción de estas lesiones sería secundario a contusión con elemento punzante, que ingresó por la región frontal en su sección media”.

Su mamá Fernanda Nicora nunca creyó esa versión, siempre supo que la policía estuvo involucrada en la muerte de su hijo. Luchó hasta el último día de su vida para saber la verdad; tanto insistió que logró una segunda autopsia del cuerpo de Sebas. Dieciocho meses después, las peritos médicas de la Suprema Corte de la Provincia de Bs. As. dictaminaron que la causal del deceso de la víctima obedeció a un “… traumatismo craneoencefálico con destrucción de masa encefálica, producido por proyectil de arma de fuego que ingresando por región frontal izquierda realizó una trayectoria de adelante hacia atrás, levemente de izquierda a derecha y levemente de arriba hacia abajo”.

El exmédico forense no identificó los dos orificios que tenía Sebastián, registró uno sólo y no realizó ningún estudio radiológico para poder detectar las esquirlas metálicas que había dentro de su cráneo, siendo que acudió a la escena del crimen en dos oportunidades: a las 5.55 del 14 de febrero de 2013, y luego a las 9.55. Sin embargo, en ninguna de esas dos ocasiones pudo detectar los dos orificios provocados por un arma de fuego.

En suma, no tuvo en cuenta los datos del contexto. Según el acta de procedimiento, en el lugar encontraron una vaina servida calibre 44. Además la declaración del testigo quien da aviso a la policía del cuerpo de Sebastián, menciona que a las 21.30 horas al llegar a las calles Tobas entre Pericón y El Cielito (Punta Indio) escucha un fuerte ruido similar a un disparo de arma de fuego, que provenía de un monte de árboles que está ubicado a 50 metros. 

A pesar de esos indicios, Daraio nunca investigó a fondo la posibilidad de que Sebas haya sido asesinado de un disparo. ¿Habrá sido por defender a los propios policías del lugar?

Festival por los derechos humanos en El Pericón, Punta Indio, febrero 2021. Gentileza: vecinxs autoconvocadxs de Punta Indio

“Seguiremos”

La letrada Jarque dejó en claro que seguirán con las otras causas para saber la verdad y hacer justicia por Sebastián. Tanto la causa por homicidio como la de encubrimiento que tramitan en la UFI 1 a cargo de la fiscal Ana Medina, quien todavía no avanzó en la investigación para saber quién mató a Sebas. 

“En el debate, que está filmado, surgieron también pruebas que nos van a permitir estudiarlas y volver sobre la causa del encubrimiento más general que es la hipótesis que tenemos desde el principio”, aseguró la letrada Jarque. “Allí incluía a Daraio y al resto del personal policial que estuvieron ese día en el lugar del hecho”. Desde el primer momento, su mamá Fernanda Nicora denunció las irregularidades de la investigación.

Según detalla el acta de procedimiento -incorporada en esta causa-, a las 4.05 llegó el Teniente primero Víctor Rodriguez, a las 5.25 se hizo presente el Oficial principal Leandro Amaya, media hora más tarde llegaron el Subcomisario Marcelo Nazir, Subcomisario Gustavo Pierjacomi, el Oficial principal Mauro Aranguren y el Médico de Policía José Daraio. A las 6 se constituyeron allí los Sargentos Deris y Funes para colaborar con la preservación del lugar. Diez minutos más tarde llegó el Oficial principal Javier Maciel y el Sargento Safarín, pertenecientes a la Estación de Policía Comunal Punta Indio. Casi cuatro horas después volvieron muchos de esos funcionarios policiales junto a Daraio.

Esos nueve policías -que continúan ejerciendo sus funciones- son los que están denunciados en la causa por el delito de encubrimiento y también declararon en este debate judicial dejando muchas contradicciones con sus primeros testimonios y entre ellos mismos.

Juicio por Sebastián Nicora: “Hay muchísimas contradicciones en las declaraciones”

La querella, convencida de la implicancia que tiene la Policía Bonaerense en este asesinato, subrayó que seguirán trabajando con el mismo compromiso de estos años. “El encubrimiento es la piedra angular con la cual se protege al personal policial, y lo estamos viendo en estos últimos casos”, remarcó la abogada Jarque refiriéndose al de asesinato de Lucas González en CABA, Alejandro Martínez en San Clemente del Tuyú, Elías Garay en Río Negro.

Según el último informe realizado por CORREPI, las fuerzas represivas del Estado matan a una persona cada 22 horas en todo el país. Ya son más de 7000 personas asesinadas en manos de las fuerzas represivas desde 1983 hasta la actualidad.

También te puede interesar: Comienza uno de los juicios por Sebastián Nicora

Comentarios

- Advertisement -