Desalojaron el predio de la ex Fábrica Fasacal de Hernández

Familias que habitaban el lugar en viviendas precarias fueron desalojadas junto al vivero experimental El Bosquesito esta mañana, a pedido del Subsecretario de Gestión Ambiental municipal Germán Larran. Sobre este espacio pesa una medida judicial de no innovar, ya que fue denunciado como centro de tortura y exterminio durante la dictadura. La familia del funcionario era la dueña de la fábrica

Hace dos años el predio ubicado en 511 entre 25 y 26, de la ex fábrica de cal FASACAL, fue señalado por un vecino de la zona y sobreviviente de la última dictadura cívica militar como un centro de tortura y exterminio que funcionó entre 1974 y 1979. Así lo denunció ante el Juzgado Federal N° 3 de La Plata, a cargo de Ernesto Kreplak.

Durante décadas, esas hectáreas estuvieron abandonadas y por momentos convertidas en un basural a cielo abierto hasta que en 2011 un grupo de jóvenes decidió recuperar esas tierras para que sea un pulmón verde de la zona y crearon el vivero experimental El Bosquesito. Ya pasaron diez años, y han sido amedrentados en reiteradas ocasiones por parte de la familia Larran, miembros directivos de la ex FASACAL que funcionó entre la década del ´40 y los ´90.

LEÉ MÁS: ¿QUÉ PASÓ EN FASACAL?

Esta mañana, efectivos de la policía bonaerense realizaron un desalojo en el predio, echando del lugar al mencionado vivero experimental y también a dos familias que se habían instalado allí en viviendas precarias.

El desalojo fue pedido por el abogado de la familia Larran, Hernan Pavia, y ordenado por el juez Héctor Iacomini, titular del Juzgado Civil y Comercial N° 21 de La Plata.

Cabe recordar que Jorge Mario Larran (padre) fue gerente general de la calera en la época de la última dictadura cívico militar y además fue funcionario civil de la municipalidad de La Plata en esos mismos años. Su hijo, Germán Larran, es el actual Subsecretario de Gestión Ambiental de la Municipalidad, y fue quien denunció penalmente por usurpación a las activistas de El Bosquesito.

Precisamente, Larran (hijo), estuvo presente hoy encabezando el desalojo. No es la primera vez que el actual funcionario de la gestión de Julio Garro se apersona en el predio, ya lo había hecho en noviembre de 2018, cuando llegó al lugar con una topadora acompañado de decenas de efectivos policiales para comenzar a desalojar por su propia cuenta, sin ningún tipo de orden judicial. Aquella vez, diversas organizaciones ambientales, culturales y vecinos del lugar lograron frenar el ataque.

Esta vez, la policía avanzó contra el vivero y también contra dos casillas, desarmando todo. De todas formas, todo el sector del predio en donde se emplaza la fábrica no lo pueden tocar, porque el juez Kreplak dictó una medida de no innovar en el lugar, es decir, que no se modifique, ni altere el territorio sin autorización del juzgado para así preservar el lugar hasta que determinen si pueden llegar a existir restos humanos o no. Esa medida fue notificada al juez Iacomini, encargado del desalojo.

Carolina Vilchez, abogada del Colectivo Justicia Ya! y del Colectivo La Maza, que acompaña al Vivero El Bosquesito, explicó a Pulso Noticias: “Estamos controlando que el proceso se lleve a cabo sin obturar la medida de no innovar que dictó el Juzgado Federal Nº3 a cargo de Kreplak, que indica que no pueden alterar ni modificar el predio. También hay familias, que están asentadas en las vías del tren. Esta medida sólo puede ejecutarse sobre el predio de la ex Fasacal, no así sobre las vías del tren, que son de propiedad estatal”.

Por esta razón, las familias que están sobre las vías no fueron desalojadas, pero sí otras dos que estaban en otro sector del terreno, proceso que se llevó a cabo sin la presencia del Servicio Local de atención a la niñez, a pesar de que había dos niñas en una de esas casillas. “Yo soy sola, estoy con mis nietos, mi hija está detenida, está privada de su libertad, y yo no tengo un lugar donde vivir. Me están desarmando la casilla, no me dejan quedarme en las vías, pretenden dejarme a la buena de Dios. O sea, a la calle con las dos criaturas. Yo no sé dónde están los Derechos Humanos, dónde están los Derechos del Niño”, expresó a este portal una de las mujeres que estaba siendo desalojada.

“Después de tantos años de conflicto en el territorio esto nos demuestra, que lo que parecía sólo ser intenciones de un negocio inmobiliario millonario para privatizar el barrio, pretende en verdad esconder las manos manchadas de sangre de la familia Larran, con la entera complicidad de la actual gestión de Garro”, habían afirmado las integrantes de El Bosquesito en un comunicado que emitieron previo al desalojo de esta mañana. Ahora, el sector done estaba ubicado el vivero, será custodiado por la Policía Bonaerense.

Por su parte, si bien Larrán se negó a dar una entrevista grabada a Pulso Noticias, manifestó sentirse “muy difamado, por lo que dicen de mi familia”, y afirmó que el desalojo es apenas “un primer paso” de sus intenciones, ya que pretende alambrar todo el predio. Su abogado, tampoco quiso dar declaraciones.

LEÉ MÁS: “EL BOSQUESITO”, GUARDIANAS DE LA TIERRA EN EL BARRIO HERNÁNDEZ

Comentarios

- Advertisement -