El periodismo cooperativo teje redes en medio de la pandemia

En el marco de los festejos por el segundo aniversario de Pulso Noticias, integrantes de Tiempo Argentino (CABA), El Ciudadano (Rosario-Santa Fe) y El Diario del centro del país (Villa María-Córdoba) dieron un completo panorama de la situación actual y la perspectiva futura de los medios cooperativos. Mirá el conversatorio completo en esta nota

El periodismo cooperativo no es nuevo en Argentina. Hay experiencias de diarios recuperados y conducidos por sus propios trabajadores y trabajadoras que ya superan los 20 años, y otras todavía más antiguas. Sin embargo, la crisis económica de los últimos años alumbró una nueva generación de experiencias de medios de comunicación de este tipo que comenzaron a entrecruzarse con las anteriores y a hacerse más fuertes y visibles como conjunto. La voz del sector empieza a tomar una visibilidad federal que hasta el momento no había tenido.

Esta identidad cada vez más clara y común está relacionada con las alianzas que se vienen tejiendo entre ellos y también con los vínculos que establecieron con los gremios de prensa locales y con la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (Fatpren), que ha comenzado a tomar orgánicamente sus demandas y reclamos como propios.

Este domingo 7 de junio, Día de Los/as Periodistas, en el marco de las entrevistas y charlas virtuales realizadas por el segundo aniversario de Pulso Noticias, se llevó a cabo un conversatorio que se metió de lleno en la profundidad del periodismo cooperativo del que participaron Silvina Tamous del diario El Ciudadano (Rosario-Santa Fe); Sergio Vaudagnotto de El Diario del centro del país (Villa María-Córdoba); Randy Stagnaro del diario Tiempo Argentino (CABA); y por supuesto dos representantes de este portal: Estefanía Velo y Paola Álvarez.

Durante la charla se hizo un repaso del surgimiento de cada uno de los medios, dando cuenta de las batallas que tuvieron que dar para finalmente quedarse con el control y la conducción de sus empresas periodísticas.

En ese sentido, Tamous explicaba que El Ciudadano se cooperativizó en 2016 tras haber pasado varios años realizando reclamos por sus derechos laborales, llegando incluso a tomar la Secretaría de Trabajo, mientras el diario iba pasando de mano en mano por distintos dueños, sin respuestas para sus trabajadores y trabajadoras.

“A fines del 2016 nos cooperativizamos. Encontramos un fuerte apoyo del gremio y de  la sociedad civil”, indicó y agregó una particularidad que marcó su surgimiento: “por un lado éramos una cooperativa y teníamos que aprender a hacerlo; y por otro lado teníamos que adaptarnos a un periodismo que había cambiado”. No les fue nada mal: “en 3 años y medios logamos triplicar la cantidad de visitas al sitio web”, apuntó.

Por su parte, Vaudagnotto relató los momentos fundantes de la cooperativización del Diario (que se llamaba el Diario del Sur de Córdoba y luego pasó a llamarse El Diario del centro del país), que ocurrieron apenas siete días antes del 19 y 20 de diciembre del 2001.

“Arrancamos en diciembre del 2001. El 19 de hecho estábamos en Buenos Aires, en medio de la muerte que sembró el gobierno de la Alianza. Habíamos ido a pedirle a Papel Prensa que nos vendiera papel, que éramos una cooperativa. Nos dijeron que no. Querían que primero le paguemos la deuda que habían dejado los dueños anteriores. Así que por dos años nos recargaron un 15% el papel hasta que saldamos la deuda”, contó.

El Diario ya lleva más años como cooperativa que los que tuvo mientras no estaba en manos de sus trabajadores y trabajadoras (19 años contra los 17 anteriores), pero en un comienzo tuvieron las mismas dificultades que el resto: “podíamos escribir, podríamos diagramar, pero gestionar una empresa no sabíamos cómo hacerlo”.

En tanto, Stagnaro habló también sobre la historia de lucha que llevó a la recuperación de Tiempo Argentino tras el cierre al que lo llevaron sus dueños, en medio del surgimiento del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBa), situación que generó un contexto que posibilitó el sostenimiento de la experiencia en sus orígenes.

Hoy, la mayor parte de los ingresos del diario, vienen de sus lectores. “Los lectores saben quiénes somos, saben cómo es este colectivo. Por eso ninguno de los lectores se sorprendió cuando Tiempo ha tomado posiciones sobre determinadas cosas. Algunos lo llaman voces, pluralismo, coherencia, sea lo que fuere nos pareció que era el camino correcto”, afirmó.

Durante la charla, se tocó el tema de las políticas de Estado para el sector cooperativo, y específicamente para los medios de comunicación cooperativos. “Llegamos a esta etapa donde esperábamos una mano más fuerte del Estado, y eso no está pasando”, aseguró Tamous y puntualizó sobre la falta de acceso de las cooperativas al programa ATP, que sí reciben las grandes empresas periodísticas.

Además, Stagnaro, se refirió a las desigualdades que genera el sistema de Pauta Publicitaria: “es un arma discrecional de los poderes de turno (…) el respaldo estatal tiene que existir para todos los medios realmente existentes, y tendría que estar asignado con una característica presupuestaria”.

En este contexto, todos los y las integrantes del conversatorio remarcaron la importancia de la conformación de la Red de Diarios Recuperados y de las otras articulaciones que existen entre el sector cooperativo, como una de las claves para poder fortalecerse colectivamente y reclamar con mayor fuerza “lo que nos corresponde”.

A continuación, el video completo del conversatorio:

Comentarios

- Advertisement -