“Quiero poder caminar con mi hija por cualquier calle sin miedo”

Melina Cruz brindó una conferencia de prensa en la que mostró su preocupación por la liberación de Lucas Grippo, a quien denunció 13 veces por violencia de género y sobre quien pesa una medida de restricción perimetral. Pide que intervenga el Procurador Julio Conte Grand

El pasado 15 de octubre fue liberado Lucas Grippo “por falta de mérito”, aunque de todas formas seguirá procesado, ya que se lo acusa de haber agredido físicamente con una trincheta a su ex pareja Melina Cruz, quien previo a ese episodio ya lo había denunciado 12 veces por violencia de género.

“No esperábamos este fallo. Veníamos adelantando y de golpe hubo un retroceso. Dejaron en libertad a una persona que estuvo a punto de quitarme la vida”, aseguró la joven esta mañana en el marco de una conferencia de prensa que dio junto a su abogado Juan Gregorio Benítez y su madre.

El letrado apuntó que la Sala 3 de la Cámara de Apelaciones, a cargo de Alejandro Villordo y de Fernando Mateos, que dictó la “falta de mérito” fue la misma que previamente había dispuesto rechazar el pedido de eximición de prisión pedido por la defensa de Grippo y también el recurso de apelación que fuera interpuesto cuando se dispuso la orden de detención, pedida por la fiscal Cecilia Corfield y confirmada por Guillermo Atencio, quien estaba subrogando en el Juzgado de Garantías Nº6.

“Extrañamente para nosotros la Sala que confirma todos los elementos de juicio que en su momento fueron aportados por la fiscal, fue la misma que dispuso que no había nuevos elementos para mantener la medida de coerción”, señaló Benitez.

De derecha a izquierda: Melina Cruz, su abogado y su madre, durante la conferencia de prensa

En ese sentido, también indicó que el juez de Garantías Carlos Crispo fue el que cambió la carátula a lesiones leves, cuando la fiscal había acusado a Grippo por tentativa de femicidio. Esa modificación fue la que facilitó que quedara libre.

Para mostrar la gravedad del asunto, Benitez recordó que la titular del Juzgado de Familia Nº3, Graciela Barcos, pidió que en caso de que Grippo fuera liberado, tuviera que implementarse una medida de restricción perimetral, lo cual le fue concedido.

“Están dando a entender que puede volver a pasar algo”, remarcó Cruz, y agregó: “Yo he mostrado imágenes que muestran que suena el aparato porque se está acercando a la zona de restricción”.

La joven leyó un comunicado en el que vuelve a relatar toda la historia de violencia que vivió en los últimos siete años. Allí, señala: “como en tantos casos de violencia de género sólo mi agresor y yo sabemos todo lo que vivimos y por eso cuesta tanto hablar, denunciar, pedir ayuda. Porque nuestra palabra parece no ser suficiente, no valer lo suficiente. Como tampoco parecen alcanzar las dos detenciones y las 13 denuncias, las perimetrales desobedecidas, la tobillera electrónica que marcaba como violaba en repetidas oportunidades el perímetro de acercamiento, amenazas de muerte, y un oficio del juzgado de familia que le suspende la posibilidad de hacer cualquier tipo de pedido sobre la menor”.

Precisamente, la Jueza Barcos le prohibió todo contacto a Grippo con su hija, y a su vez la restricción perimetral fue dictada por tiempo indeterminado también con respecto a la menor. “Él me sacó siete años a mí. Estoy encerrada. Me tuve que mudar porque no podía estar en mi casa, por las amenazas, los piedrazos. Corremos peligro yo y mi hija. Las dos estamos amenazas de muerte. De hecho ahora está amenazada mi hermana, la amenazan desde páginas de Facebook”, afirmó Cruz.

Ante la gravedad de la situación, y a pocos días de que comience el juicio por una de las agresiones que sufrió en 2017, Cruz pidió la intervención del Procurador General bonaerense Julio Conte Grand: “le exijo que tome nota de mi caso, porque quiero poder caminar de la mano de mi hija por cualquier calle sin miedo”.

Comentarios