Violencia de género: Melina dice basta, otra vez

Organizaciones que acompañan a Melina Cruz, una mujer que denunció a su ex pareja 12 veces por violencia de género, una de ellas por haberla atacado con un arma blanca hace una semana en la vía pública en La Plata, convocaron a una concentración para pedir la “detención e inmediata condena” del agresor.

En la concentración, que será el próximo viernes a las 11 en la sede del Poder Judicial de La Plata (8 y 57), se pedirá la “inmediata detención y condena de Lucas Grippo por intento de femicidio” y se hará un reclamo a la UFI Nº 13 de La Plata, a cargo de la fiscal Mariana Ruffino, que lleva la causa por la violación de la perimetral.

Nota relacionada: Melina dijo basta

Desde 2012, Cruz realizó 12 denuncias en la Justicia y a finales de 2018 obtuvo una orden perimetral para ella y su hija, pero aseguró que ahora decidió denunciarlo públicamente otra vez porque el hombre violó esa medida judicial y estuvo a centímetros de asesinarla.

La joven, que vive en el barrio Hipódromo de La Plata, el martes pasado sufrió heridas de arma blanca por un ataque de su ex pareja que le provocaron lesiones en la cabeza, cuello y mano derecha, en inmediaciones del edificio donde vive con su hija, según denunció. El episodio ocurrió en la calle 115 y 42 por la mañana, cuando había ido a un centro odontológico que está a una cuadra de su vivienda para pedir un turno.

El agresor escapó y ella se desmayó por las heridas ocasionadas, según contó la propia Melina, quien agregó que su ex pareja “estuvo detenido en 2015 una semana por denuncias sobre violencia de género”, aunque a ella “nunca se le asignó una custodia oficial”.

“Ya no sé qué hacer, necesito que la Justicia actúe. La perimetral no sirve, porque él manda a otra gente a pegarme. Tiene conocidos en la barra de Gimnasia y Estudiantes”, indicó la mujer en declaraciones a la prensa.

Melina dice basta, otra vez. Será momento de que la Justicia se ocupe de los problemas reales y no de impedir que dos personas del mismo sexo se besen en público. Intento de asesinato, doce denuncias y amenazas de todo tipo deberían ser pruebas suficientes para que el empleado municipal esté tras las rejas pagando por todo el daño que le casó a Melina desde 2012 a esta parte.

Comentarios