Volvió a crecer la desocupación en La Plata: 46.000 personas afectadas

Así lo indican los datos del Indec sobre el primer trimestre del año. La cantidad de desocupados es un 34,7% más que en el mismo período del 2018. Las cifras locales superan a la media nacional. Si se suman las personas subocupadas, son 92.000 los habitantes con problemas de empleo. El sector más afectado es el de las mujeres jóvenes: 25,7% de desempleo.

Por David Barresi

En marzo el intendente Julio Garro festejaba a través de sus redes sociales que en la ciudad había bajado la desocupación al conocerse las estadísticas del INDEC sobre el último trimestre de 2018, aunque no había ningún dato que permitiera afirmar que ese descenso momentáneo pudiera consolidarse ya que el nivel de actividad no había repuntado ni tampoco la tasa de empleo. Aún así, el Jefe Comunal insistía con su slogan: #EstáPasando.

Pero es otra cosa lo que en realidad estaría pasando. La disminución registrada a fines del año pasado en el índice de desempleo a nivel local, como publicó en aquel momento este medio, podía estar vinculada -entre otras cosas- a lo que se conoce como “efecto desaliento”: muchas personas dejan momentáneamente de buscar trabajo, y no porque hayan conseguido uno si no todo lo contrario, quedan afuera del mercado de trabajo tras haber buscado uno y no obtener resultado favorable (teniendo en cuenta el esfuerzo en tiempo, costos y organización que implica la búsqueda laboral) . Esto hace bajar el nivel de desocupación porque el organismo estadístico mide este dato en función de los habitantes que buscan activamente un empleo, y no contempla a quienes quedan fuera del sistema laboral.

Por eso era previsible que cuando se conocieran los datos del primer trimestre de este año los números iban a empeorar, teniendo en cuenta que no se registra crecimiento alguno en ningún sector de la economía. Según la información del INDEC difundida ayer, el desempleo en la región (La Plata, Berisso y Ensenada) asciende al 10,8% de la población, exactamente 3 puntos más que en el mismo período del año pasado, y 5 puntos más que los tres meses previos.

Esto significa que hay 46.000 personas desocupadas, un 34% más que el año pasado, cuando la cifra había alcanzado las 30.000. Pero además, si se agregan las personas subocupadas (que trabajan menos de 35 horas semanales pero están disponibles para trabajar más horas), la cantidad de habitantes con problemas de empleo llegan a 92.000.

A su vez, las condiciones de precarización laboral y los bajos salarios hacen que quienes tienen un trabajo busquen activamente otro: es lo que se denomina población ocupada demandante de empleo. Hace un año había 50.000 personas en esa situación, hoy hay 77.000 (28,8% de la población total).

La brecha entre varones y mujeres nuevamente arroja un resultado marcado por la desigualdad en el acceso a las fuentes de trabajo: la cifra de desocupación es de 9,9% en el primer caso y de 12% en el segundo. El sector más afectado sigue siendo el de las mujeres jóvenes, que tiene un porcentaje que supera en más del doble la cifra general: abarca al 25,7%, mientras que en el caso de los varones de la misma edad se ubica en 19,2%.

La región vuelve a tener un porcentaje de desocupación superior a la media nacional, que se ubicó en 10,1%, un punto más que el mismo período del año pasado, y por primera vez alcanzando los dos dígitos desde 2006. A su vez, La Plata, Berisso y Ensenada se encuentran según estos datos entre los siete aglomerados urbanos con mayor desempleo en todo el país.

Comentarios

- Advertisement -