fbpx
13.6 C
La Plata
lunes 22-07-2024

La organización nacional de la cultura audiovisual, ante el avance antiderechos

MÁS NOTICIAS

La semana pasada se reunieron presencial y virtualmente realizadores del cine de diferentes ámbitos. Entrevista a un director de Ensenada: Mario Verón

El sábado 2 de septiembre una multitud de representantes de espacios de cine, trabajadorxs, productorxs, se reunieron en CABA y recibieron virtualmente a otro grupo de personas de todo el país, para debatir respecto a cómo organizarse en la nueva etapa que se abrió en el país, tras conocer el avance de Javier Milei y su partido en las elecciones PASO. 

Los grupos audiovisuales, como casa espacio de la sociedad, tiene ya sus experiencias previas de organización y lucha, como por ejemplo el año pasado cuando se defendieron los impuestos específicos que son destinados a la cultura en sus diferentes formas. 

En este caso la reunión se generó principalmente por una de las tantas frases virales del candidato ultraderechista respecto a la posibilidad de cerrar el Instituto de Artes Visuales Argentinas (INCAA). 

Desde “La Primera Maraña”, programa radial que hacemos junto a Radionauta, entrevistamos a un realizador local, Mario Verón, que además de formar parte de esa coalición de espacios llamado “Unides por la cultura“, también forma parte de DOCA, el espacio de documentalistas argentinos.  También participa en el Foro Audiovisual de la Provincia de Buenos Aires.

Mario nos contó sobre las principales preocupaciones de esta Asamblea Federal Audiovisual Abierta realizada la semana pasada que generó un espacio de articulación política, en defensa de la cultura. 

¿Cómo nace esta iniciativa de esta asamblea? ¿Quiénes estuvieron participando?

Mario Verón: La Asamblea nace ante esta situación y angustia, que uno debe canalizarla y la mejor manera es organizarse, así que el sector audiovisual de todos el país convocó en una Asamblea Federal que se dio de manera presencial en Caba, pero también de manera virtual para que compañeros de otras regiones de nuestro país puedan ser parte, para elaborar acciones que vengan a defender aquello que quieren llevarse. No solamente tiene que ver con el Instituto Nacional del Cine, sino también con otras cuestiones.

Participaron todas las asociaciones de cine nacionales, las reconocidas por el Instituto y también organizaciones que forman parte de de otras regiones que también están organizadas y un montón de compañeres que están este trabajando en productoras o de manera independiente. Fue multitudinaria

Sos parte de Dcca y de Unides por la Cultura, ¿cuál es la dinámica de organización que que ha sabido que que supo construir en todos estos años?

El sector audiovisual es diverso y también es complejo en la articulación, desde un montón de lugares. Pero estos últimos tiempos hemos coincidido en muchas acciones y trabajando en conjunto. Unidos por la Cultura es al menos hasta ahora el frente cultural más importante de nuestro país donde convergen trabajadores de la cultura y asociaciones que van desde La Quiaca hasta la Patagonia. El año pasado hemos tenido ese gran punto álgido que fue la lucha por detener la caída de los fondos específicos a la cultura, que venían a desfinanciar todos los institutos habidos y por haber en nuestro país. Ante esta situación también Unides por la Cultura se organizó. Tanto la Asamblea Federal Audiovisual, que en una de sus resoluciones convocó a la marcha, acompañándolo al Estudiantes y a los institutos. Y ahora nuevamente estamos en la calle. Es importante destacar que desde UxC, no militamos a un candidato. Es interesante porque todas estas amenazas, no quitan nuestro costado crítico sobre algunas cuestiones que hay que ajustar o seguir trabajando. 

La Asamblea audiovisual Federal es un espacio nuevo e  incipiente que se va a ir reuniendo periódicamente elaborando acciones. Unides por la cultura es otro espacio y seguramente todos estos espacios concluiremos en un montón de acciones en defensa de lo que antes charlabamos.

¿Qué motivó a la la a esta reunión Federal de esta del sector audiovisual? ¿Cuáles son los temores que se tienen, con respecto a los derechos que puede perder el sector cultural particularmente el audiovisual, pero la cultura en general?

Hay algo del discurso de la ultraderecha que son solo promesas pero luego se echan para atrás, como la dolarización, primero prometían después resulta que no era de un día para el otro, que no se puede hacer en dos meses, tampoco en un año, dos o tres gestiones. 

Con este tema del posible cierre del Instituto Nacional del cine, el Incaa,  hay algunos resortes que deben ser activados y que son bien difíciles de activar para disolverlo: tiene que pasar por el Congreso y allí hay un amplio equilibrio, y no sería viable. Tampoco se puede cerrar a través de un decreto. Esto no quiere decir que no estamos amenazados, pero hay que encauzar en este marco.

El INCAA y el Fondo de Fomento cinematográfico se nutre del 10% de las entradas, si uno va a ver Batman o una película nacional, se retiene ese 10% de entrada más unos impuestos que se le cobran a los canales privados, y otra alícuota que se le saca a la Lotería Nacional. En consecuencia los fondos por esas películas que discursivamente dice que son nuestro hobby, son fondos que se autogeneran, eso es importante que se sepa, porque sino se dice que se saca de la partida de los jubilados, y no es así. Lo que sí, seguramente están relacionados un montón de cuestiones porque tanto el ministro de Cultura como la presidencia del INCAA son de incidencia del Poder Ejecutivo de turno y ya hemos tenido algunas experiencias no tan buenas. Ralph Hayek que era un empresario que puso Macri, o Puenzo que tampoco fue la panacea. 

El cine sí está amenazado como todo el sector de la cultura y ellos son tan hábiles, que buscarán los artilugios para socavar. Estamos alerta por eso, pero también porque en nuestras historias, nuestros relatos, digamos si alguien puede imaginar un país sin el cine de Raimundo Glayzer, sin el cine de María luisa bemberg o un país sin el cine de Leonardo Favio que han construido, nuestra propia identidad o nos han retratado. La verdad que no es el camino. Es muy importante la cultura, pero además nuestros relatos, que tienen que ver con lo que le pasa a nuestra gente. 

En ese orden uno hace películas como realizador para que esas historias envejezcan: yo hice una producción sobre los obreros del monte misionero, hace 15 años atrás y la verdad que yo miro esa película ahora y lastimosamente es actual, no ha envejecido. Hacemos cine para que el cine envejezca porque si envejece, algo ha mutado. Entonces también estamos preocupados porque las historias que contaremos la verdad que que serán más agudas, más dolorosas y es lo que no queremos, no es solamente cuidar nuestra fuente de laburo,  nuestra posibilidad de de generarlo y hacer cine, sino también todo lo que implica atrás y todo lo que nos rodea: no estamos ajenos a lo que puede pasar con la salud pública, con la educación y con el hilo más delgado de nuestra sociedad.

R: Se van van apareciendo mundos que no eran que no se veían posibles, digamos, Eso parece también que cambia a la hora de pensar el laburo desde el plano del sector audiovisual y lo que se puede proyectar y no.

Mario: Sí, comparto plenamente y lo que pienso mientras te escucho es el cambio de época, quién hubiera imaginado que iban a acceder a la Legislatura de Capital Federal para hacer un acto pro genocida, con gente que está siendo juzgada por juicio de lesa humanidad. La verdad que yo, muchos compañeros, muchos oyentes, no me imaginé esto, estaba abajo de la alfombra latiendo y ahora florece. La verdad que es muy preocupante y me parece que la cultura es una herramienta poderosa y hermosa no solo para salir a denunciar, sino también para construir relatos que detonen en el otro esa sensibilidad o esa mirada crítica de revisar estas cuestiones y que es una gran batalla, la batalla cultural, que es la que los medios hegemónicos de comunicación no se pudo avanzar, fue incipiente la aplicación de la Ley de Comunicación, que quedó un poco trunca. 

 Estamos en un momento de defensa, no podemos avanzar porque estamos defendiendo. Pero en ese estadío de defensa nos estamos organizando y eso es saludable porque la verdad que es complejo ponerse de acuerdo, pero al fin al cabo estamos todes con el mismo horizonte. ¿Cuántos centros culturales han cerrado acá en la ciudad de La Plata en esta gestión?

Avatar photo

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img
spot_img