Nedela mueve las fichas de su gabinete

Una semana después de haberle pedido a todos los integrantes de su equipo de gobierno que pongan a disposición su renuncia, comenzó la reestructuración: Alberto Amiel pasará de ser secretario de Economía a desempeñarse como jefe de gabinete

En medio de la crisis económica que que afecta al Municipio, con la vigilancia permanente de la Gobernación bonaerense sobre las finanzas comunales, el intendente de Berisso, Jorge Nedela, comienza a mover las fichas en su equipo de gobierno para encarar la segunda mitad del año. Hace diez días había llamado una reunión de gabinete de urgencia en la que le pidió la renuncia a todos sus funcionarios de primera línea, para tener las manos libres a la hora de implementar cambios.

Ayer por la noche, la municipalidad informó a través de una escueta gacetilla de prensa que “en el marco de la reestructuración del Ejecutivo Comunal” el alcalde berissense confirmó que pondrá en funciones como jefe de gabinete a Alberto Amiel, funcionario del riñón del PRO y de pasado peronista, quien se venía desempeñando como secretario de Economía.

Desde la comuna no supieron informar cuál será el destino de José “Cacho” Méndez, quien hasta ocupaba dicho lugar. Tampoco detallaron quién ocupará la cartera económica, pero aseguraron que en las próximas horas habrá novedades al respecto.

Cabe recordar que Berisso es uno de los 18 municipios bonaerenses a los que la Provincia le monitorea sus cuentas mes a mes a causa de los números rojos que muestra la comuna. De hecho, para poder pagar el medio aguinaldo tuvo que recibir una transferencia de 7 millones de pesos de las arcas del Estado bonaerense en concepto de adelanto de la coparticipación.

(Ver además: “Números rojos en Berisso”)

La semana pasada Nedela emitió un decreto a través del cual estableció una retención del 20% sobre su propio sueldo básico mensual, y del 10% sobre los haberes que perciben los funcionarios, con el argumento de aplicar políticas de austeridad, ya que la crisis económica “dificulta no sólo el normal cumplimiento de las funciones esenciales sino también el pago de las obligaciones corrientes”.

A su vez, envió al Concejo Deliberante un proyecto similar, para aplicar la retención del 10% sobre el bruto de la dieta que perciben los concejales y secretarios del cuerpo legislativo a partir de los haberes correspondientes al mes de julio de 2018 en adelante.

Comentarios

- Advertisement -