Comenzó la distribución de alimentos: organizaciones afirman que no alcanza

La Municipalidad distribuyó 25.000 bolsones en los barrios más necesitados de alimentos. El reparto fue canalizado mayoritariamente por las iglesias, y una porción menor por las organizaciones sociales. Aseguran que no es suficiente y critican la desorganización y falta de cuidados de la salud a la hora de la entrega

La imposibilidad de salir a trabajar en el marco del aislamiento social y obligatorio dictado por el Gobierno Nacional se sufre el doble en los barrios de la ciudad que se encuentran en situación de alta vulnerabilidad. Desde la semana pasada las organizaciones sociales que llevan adelante comedores en la región advirtieron que se duplicó o triplicó la cantidad de familias que tienen que asistir, y los alimentos no alcanzan.

Cabe recordar que según los últimos datos publicados por el Indec, el 22,7% de los hogares en la ciudad está bajo el nivel de pobreza. Esto significa 71.000 hogares y 245.070 personas. A su vez, 13.881 viviendas se encuentran bajo el nivel de indigencia (57.089 personas). En este contexto, estos sectores son los que necesitan una asistencia inmediata y efectiva (tanto alimentaria como sanitaria y económica) para poder llevar a cabo los cuidados de salud necesarios en la emergencia.

En ese marco, la Municipalidad organizó la entrega de 25.000 bolsones de comida, de los cuales 3 mil provienen de la Provincia, que comenzaron a ser repartidos esta mañana. La distribución de estos elementos esenciales se da en el marco del trabajo del Comité de Emergencia local, y el vínculo que la comuna generó con las iglesias y el Consejo Social de la Universidad Nacional de La Plata.

De hecho, desde la administración de Julio Garro afirmaron que la distribución de los alimentos estaría organizada principalmente por las iglesias para evitar un “manejo político” de la situación alimentaria. De esta forma, 22 mil bolsones se entregaron a través 10 Iglesias de la región esta mañana, y sólo 5.000 a través de las alrededor de 25 organizaciones sociales de la región (muchas de las cuales vienen llevando adelante comedores populares desde hace más de quince años y conocen de primera mano la situación del territorio).

Previo al reparto realizado hoy, las organizaciones sociales habían exigido integrar el Comité de Emergencia Local, al cual no habían sido citados en primera instancia. Finalmente el viernes se concretó una reunión en la que tuvieron participación. Allí pudieron dar cuenta de la situación de los barrios de la ciudad, pero se fueron con un listado de críticas hacia las autoridades comunales.

“A pesar de exponer la difícil situación en las barriadas, la respuesta fue ínfima y no podrá contener la demanda real en los comedores comunitarios. No obstante, insistiremos para obtener medidas que apunten a la alimentación, salud y empleo”, indicaron a través de un comunicado firmado por 16 organizaciones de la ciudad.

En cuanto a los 5.000 bolsones que les entregaría el Municipio, indicaron: “notamos con mucha preocupación que esa cantidad no cubre ni por asomo la demanda de centenares de comedores comunitarios. Es que en medio de la cuarentena y pérdida de empleo, se duplicó el número de familias que buscan un plato de comida”.

Por su parte, el Foro por la Niñez, también había señalado, previo a la entrega de comida realizada hoy, la importancia de la participación de las organizaciones territoriales para la distribución de los alimentos. “Les solicitamos que dicha entrega cumpla con los requerimientos del DNU 297/2020, atendiendo a una repartición equitativa y segura en los domicilios de las familias requirentes, para evitar ponerlos en riesgo, ya que de lo contrario se estarían vulnerando sus derechos, en el supuesto de tener que  trasladarse a un lugar lejano a su domicilio, teniendo que tomar transportes para poder acceder a su retiro”, habían pedido.

Sin embargo, la distribución de los bolsones realizada hoy por las iglesias, tuvo otro criterio totalmente diferente. La misma no se hizo puerta a puerta, si no que generó en algunos casos filas de más de 300 metros, en las cuales el distanciamiento fue dificultoso de realizar y en algunos puntos de entrega los bolsones no alcanzaron. Los protocolos de salud estuvieron totalmente ausentes.

En declaraciones a este medio, vecinos de Los Hornos remarcaron que en dos de los puntos de entrega -149 entre 62 y 63, y 137 entre 66 y 67- “a la 10 de la mañana ya se había acabado la mercadería, cuando todavía quedaban muchas familias en la fila”. A su vez, señalaron que no había ningún tipo de planilla de control como para tener un registro de a quienes se les iba dando los alimentos y cuántas familias se quedaban sin esa asistencia.

En tanto, sobre la parte que corresponde a las organizaciones sociales, el Municipio comenzó ayer con la descarga de mercadería para las mismas. Referentes de los agrupamientos calificaron como “una miseria” la cantidad recibida: “cada organización se terminó llevando alrededor de 200 productos para los entre 5 y 20 comedores que gestiona cada una”. Esa cifra, advierten, no alcanza.

Pero a su vez, en la mercadería que les enviaron había sólo 5 de los 14 productos que debían recibir. Sin embargo, desde la Municipalidad les confirmaron que mañana les llegaría el resto, al igual que los productos de limpieza, otro de los elementos que venían reclamando.

Los otros puntos críticos

Si el punto de la alimentación tuvo una respuesta acotada, hay otros aspectos que en los barrios son tan necesarios de cubrir como ese: la salud, la atención de enfermedades crónicas y la proliferación del dengue.

“Llamativamente en el Comité de Crisis no estuvo presente ningún funcionario de Salud, entendemos que es un severo error y más en este momento en que el coronavirus avanza y el dengue hace estragos. Por eso, también exigimos respuestas en el plano sanitario ya que buscamos soluciones integrales a la crisis que afrontamos”, afirmaron las organizaciones.

En ese sentido, pidieron “mantener las salitas abiertas con insumos preventivos, como así también medicación y atención de enfermedades crónicas, la fumigación y limpieza en los barrios para poder eliminar el dengue y proponemos que para poder desarrollar esto el municipio debe asignar partidas de emergencia como lo hizo Nación”.

Comentarios

- Advertisement -