Crónica de un vaciamiento anunciado

El viernes se sumó un nuevo capítulo al conflicto entre la empresa de Marcelo Balcedo y trabajadores que fueron echados en febrero de 2018. Crónica del día en que una cooperativa periodística ingresó al edificio del que habían sido despedidos, para retirar las herramientas de trabajo tras una medida judicial. Sin embargo la gran mayoría de los objetos habían sido retirados del lugar

Cuando los primeros integrantes de Pulso Noticias, la cooperativa organizada por trabajadoras y trabajadores despedidos del diario Hoy y la Red 92, llegaron a la vereda de calle 32, de a poco diversos personajes fornidos de civil comenzaron a bajar de camionetas apostadas a metros del edificio donde funcionaba el periódico.

Era el sector de inteligencia de la Gendarmería Nacional, que debía ser ejecutora de la orden del juez Ernesto Kreplak, del Juzgado Federal Correccional N°3. Debían ingresar y permitir a representantes de Pulso Noticias retirar del lugar las herramientas de trabajo que se habían inventariado en diciembre de 2018 por los oficiales de Justicia con la cooperativa como veedora, luego de que el matutino fuera cerrado con candado y sus dueños se encontraran en prisión domiciliaria.

A las 10 de la mañana, con puntualidad de reloj, se escuchó una cadena que cerraba el edificio desde adentro. Sin embargo, cuando los uniformados se acercaron, ya con chalecos puestos y la orden de allanamiento en mano, una señora abrió las puertas dando inicio a una nueva etapa en el conflicto desatado en febrero de 2018 cuando, ante la caída de Marcelo Balcedo en su mansión de Punta del Este, su mamá Myriam llegó al edificio de 32 y despidió con patovicas a más de 120 trabajadores y trabajadoras del Diario Hoy y la radio Red 92.

Lo primero que observaron los representantes de Pulso Noticias al ingresar a la sala de redacción, el lugar donde se laburaba largas horas al día, fue que no se hallaba ninguna de las más de 50 computadoras Mac con las que trabajaban en aquellas épocas y que habían sido inventariadas un año y medio antes. La esperanza de que la orden del juez para que la cooperativa sea Depositaria Judicial Provisoria de las herramientas de trabajo serviría para montar una redacción y poder generar más puestos de trabajo, trastabillaba ante la realidad de que los socios políticos de Balcedo habían vaciado la empresa en algún momento, ante la impunidad de no ser vigilados por la Justicia.

El proceso de comparación entre el inventario realizado aquella vez y los aparatos que la Gendarmería halló ese mismo viernes 13 duró todo el día. Apenas dos representantes de Pulso, dos testigos y una docena de gendarmes pasaron el día etiquetando, y ordenando las herramientas, en un clima de tensión por las circunstancias, y sobre todo por la postura de la encargada del edificio, Romina Orduna, que a pesar de haber dicho que trabajaba hacía dos días allí, conocía perfectamente cada cable, cada micrófono y defendía a capa y espada los bienes de Balcedo.

Además de la gravísima falta de más de 50 computadoras, también habían desaparecido un dron, cámaras audiovisuales y la consola de radio. Se los llevaron, y alguien los tiene en algún lugar escondidos. En las últimas semanas, quien estuvo merodeando dentro del edificio fue Agustín Raimondo, dueño de Cool Radio.

Finalmente a las 22 horas la Gendarmería embaló y retiró algunas CPU que se hallaron en el diario, y se secuestraron para su peritaje; mientras que los trabajadores pudieron retirar algunos materiales de trabajo como monitores antiguos, micrófonos, televisores y teléfonos fijos, entre otros aparatos.

A los y las trabajadoras despedidas del diario Hoy y la Red 92 no se les permitió el ingreso a sus puestos de trabajo en febrero de 2018, no les pagaron los sueldos de enero y febrero, y mucho menos indemnización. Las amenazas y violencias ejercidas por los patovicas y por esta mafia sindical y mediática parece seguir evadiendo la justicia, la cual lo está investigando hace años pero se olvida y no resarce a las y los trabajadores víctimas del entramado mafioso de la familia Balcedo.

Fotos: Gabriela Hernández

Ver más: Una exfuncionaria de Garro y Bruera, ahora juega para Balcedo

Comentarios

- Advertisement -