Al que quiera celeste, que le cueste…

Leila Encina es la capitana del equipo de fútbol femenino de Villa San Carlos y en diálogo con Pulso Noticias aseguró que darán pelea para mantenerse en Primera, tras la decisión de la dirigencia de descender de categoría por falta de presupuesto. Necesitan sponsors y un guiño de AFA. En cancha ya se habían ganado ese lugar

Por Lucas Mazzuca

Todavía está muy verde la profesionalización del fútbol femenino. Aquello que se anunció con bombos y platillos por parte del presidente de la AFA Caludio Tapia aún tiene varios vericuetos. Es que, la casa madre del fútbol se hará cargo de ocho contratos por cada institución que juegue en Primera división. Sin embargo, el resto de los contratos y el presupuesto que necesita todo equipo de fútbol para jugar, correrá por cuenta y predisposición de cada club.

En este contexto, desde el club Villa San Carlos se tomó la drástica decisión de descender al equipo femenino de fútbol y que de esa manera siga siendo amateur. Las futbolistas villeras habían logrado mantener la categoría luego de un año que empezó siendo duro. La base del plantel y el cuerpo técnico emigró a Gimnasia, que volvió a contar con la disciplina tras varios años de inactividad. En ese momento, quienes estaban en Reserva e inferiores, tomaron la posta de Primera y lograron el objetivo el cual, por cómo se dio, tuvo sabor a hazaña.

Pero, las mujeres de Villa San Carlos no saben lo que es tirar patear la pelota afuera y se aferran a esa famosa frase “al que quiera celeste, que le cueste” la cual podría aplicarse en esta situación teniendo en cuenta el color del club y el esfuerzo de sus futbolistas. Y es por eso que tratarán por todos los medios de quedarse en el lugar que les pertenece además de dar los primeros pasos hacia la profesionalización, cobrando (sueldos mínimos) por dedicarse a lo que aman: jugar al fútbol. Vale aclarar que todo el fútbol femenino de Villa San Carlos podría mantenerse con dos o tres sueldos de los hombres.

Villa San Carlos y una mancha que no se borra más

Tras conocerse la decisión de la dirigencia, las jugadoras se acercaron a las autoridades para proponerles un proyecto en el cual ellas mismas se encargarán de conseguirse los sponsors para el financiamiento y así mantenerse en primera. En este sentido, Pulso Noticias dialogó con Leila Encina, capitana del equipo. En primera instancia, Leila comentó sus sensaciones sobre lo que están viviendo: “No puedo explicar las sensaciones que tenemos, porque fue algo muy rápido y lo primero que tuvimos fue desesperación. Ahora creo estar más aliviada”.

Por otro lado, circularon declaraciones del presidente del club Celeste, Juan Carlos Tocci, en las que aseguraba de modo despectivo: “Nos vinieron a pedir prestado el escudo del club en su momento, y accedimos. Después la mayoría pasó a Gimnasia y nosotros no vimos nada. Ahora pretenden financiamiento. Les das la mano y te agarran el codo”. Al respecto y sobre cómo construir una relación dirigentes-futbolistas que parece rota, la jugadora del conjunto de Berisso enfatizó: “Creo que los dirigentes tomaron una decisión que a nosotras no nos cayó nada bien y a partir de ahí se generó una cadena de malos entendidos y declaraciones desafortunadas. Ahora notamos cierta flexibilidad por parte de ellos y es desde ese lugar donde podemos ir construyendo un buena relación”.

Con respecto a la búsqueda del financiamiento, lo cual no es la única condición para que las Celestes continúen en Primera ya que necesitan que la AFA le de unos días de prórroga para presentar los papeles necesarios, esgrimió: “la verdad es que estamos solas en la búsqueda de los sponsors, no es nada fácil para nosotras porque nunca lo hicimos y ninguna sabe hacerlo. Pero nos sobran ganas”.

En otra parte de la entrevista, Leila hizo hincapié en la incansable lucha. Primero por saltar de Reserve a Primera de momento a otro cuando la mayoría del plantel y el cuerpo técnico se mudó a Gimnasia, y ahora por tener que autoabastecerse: “La realidad es que cuando las chicas se fueron al lobo y nosotras pasamos a Primera fue algo muy difícil, significó saltear una etapa, pero a la vez fue un objetivo sabroso y fue un éxito haber permanecido en Primera viniendo desde Reserva. Somos un grupo que nos ponemos un objetivo y hasta no cumplirlo no paramos. Ahora habíamos quedado desamparadas creyendo que no había solución, que la decisión ya estaba tomado. Dejamos pasar un día, pensamos un poco y luego actuamos. No puede ser que descendamos por falta de dinero. No existe”.

Un poco de fútbol…

Yendo un poco a lo futbolistico, Leila explicó su lugar en el equipo del que es capitana y al que llegó alrededor de hace tres años: “Todo el año pasado jugué de defensora central, pero este año empecé a ubicarme como volante central, es más o menos parecida la función. En el medio hay que meter y jugar”. Respecto a la preparación para el torneo que arranca el 1 de septiembre, confió: “Por lo que sucede con lo del posible descenso no estamos entrenando el cien, suspendimos una práctica el lunes, pero enseguida retomamos. El tema es que estamos más enfocadas en lo estructural que en los deportivo”.

Por último, a modo de agradecimiento, alzó la voz por todo el equipo y dijo: “Queremos agradecer a todos los que nos están apoyando: periodistas, futbolistas, familiares. Eso nos sorprendió mucho, es más de lo que esperábamos y nos mantiene en pie”.

Comentarios

- Advertisement -