Preocupación por el riesgo de vaciamiento de un colegio privado

Foto Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

Darío Ardizzi, dueño del Jardín Pasito a Paso y del colegio Paso del Libertador, pateó el tablero de las negociaciones con las docentes y auxiliares que buscaban salvar ambos establecimientos del cierre, y ahora los enfrenta poniendo en riesgo la continuidad educativa de más de 150 niños y niñas. El lunes comienza la conciliación obligatoria pero los trabajadores temen que puedan vaciar el lugar el fin de semana

“Yo voy a ceder los derechos a la cooperativa pero si todos me presentan la carta de renuncia”, les dijo Darío Ardizzi, el dueño del Jardín Maternal y de Infantes Pasito a Paso y el Colegio Paso del Libertador, a las docentes y auxiliares como forma de extorsionarlas para que renuncien -sin ningún tipo de garantía- a los derechos que por ley les corresponden.

De esta forma, las negociaciones que se habían iniciado a principios de la semana quedaron truncas el martes y la patronal cortó el diálogo. Cabe recordar que la semana pasada el propio Ardizzi había anunciado -de un día para el otro- que ambos establecimientos serían cerrados definitivamente el 19 de diciembre y que no podía garantizar el pago de ese mes a los trabajadores, aduciendo “problemas económicos”.  

Ante eso, docentes y auxiliares propusieron como alternativa para evitar el cierre el armado de una cooperativa para seguir adelante con el jardín y el colegio, garantizando trabajar -de forma gratuita- el último mes del año, de manera de no interrumpir la continuidad pedagógica de los niños y niñas. Esto tenía el visto bueno de numerosas familias, ya que existía la posibilidad de que el año que viene continuaran las puertas abiertas de los establecimientos. En tanto, el dueño se había comprometido a cooperar en el traspaso a la cooperativa.

Sin embargo, pateó el tablero, interrumpió las negociaciones para el paso de la firma, y ahora acusó a los trabajadores de ser ellos los que propician “un cierre anticipado de las instituciones”. Y para peor, ahora dice que tampoco les abonará el salario de noviembre, es decir, un mes ya trabajado.

“Se inició todo un proceso hostigamiento y maltrato laboral a las compañeras que están trabajando de manera gratuita hace más de un mes, lo cuál hace muy difícil para las compañeras que están en su puesto laboral trabajando con niños y niñas, sostener las condiciones anímicas que le permitan desarrollar normalmente su tarea”, explicó a Pulso Noticias Yamila Berdún, docente del colegio.

En ese sentido, agregó: “Si para cualquier persona es difícil trabajar en condiciones de acoso laboral, para una que tiene a cargo 15, 20 o 30 niños durante seis u ocho horas es mucho más complejo. Tenemos compañeras que ya tuvieron que sacar carpeta psiquiátrica”.

Según transmitió Berdún, “lo que pasó es que la entidad propietaria rompió todas las garantías que puso. Ahora nos acusan a las trabajadoras que estamos incumpliendo nuestro compromiso de trabajar hasta el 19 pero son ellos los que incumplen las condiciones para que eso se pueda desarrollar”.

Lo que sospechan las trabajadoras es que están preparando las condiciones para un vaciamiento de la firma. “Están provocando un cierre anticipado de la institución acusando a las trabajadoras de que el cierre es por culpa nuestra. Creemos que están generando las condiciones para avanzar en un vaciamiento de la empresa durante el fin de semana. Quieren que el lunes no vayamos a trabajar”, señaló.

De hecho, la docente relató que el Ministerio de Trabajo de la Provincia ya dictó la conciliación obligatoria, que regirá a partir del lunes, pero temen que Ardizzi quiera vaciar la escuela y el jardín durante el fin de semana.

“El cierre de una escuela en estas condiciones es ilegal. Nadie puede cerrar una escuela de un día para el otro y dejar a los chicos sin escuela. Hay procedimientos previos que se tienen que llevar a cabo, que permitan tanto a los trabajadores pero por sobre todo a las familias generar las condiciones para empezar a buscar otra escuela. Es ilegal todo lo que hacen”, afirmó.

A su vez, recordó que el dueño de los establecimientos no sólo debe el salario de noviembre y los días trabajados de diciembre si no también los aportes jubilatorios desde septiembre de los 60 trabajadores y trabajadoras de las instituciones. Ante este panorama, afirmó que se encuentran alertas y piden la máxima difusión ante un posible intento de vaciamiento y cierre abrupto del Jardín y la Escuela.

Comentarios