fbpx
10.8 C
La Plata
lunes 27-05-2024

“Que la política pública deje de ser nuestro cuerpo”

MÁS NOTICIAS

A 10 años del crimen de Laura Iglesias, trabajadora social del Patronato de Liberados Bonaerense, la precarización y el maltrato dentro de la institución que ella denunciaba, continúan. Esta mañana hubo jornada de lucha, donde se insistió sobre la responsabilidad del Estado en el caso. Cobertura y fotos

Hace exactamente diez años, Laura Iglesias, trabajadora social que se desempeñaba en la localidad de Miramar como empleada del Patronato de Liberados Bonaerense, era brutalmente golpeada, violada y asesinada mientras desarrollaba su tarea profesional de campo. Por el hecho, en 2015 fue condenado a prisión perpetua Esteban Cuello, único imputado en la causa.

Iglesias era delegada de ATE y además formaba parte de un colectivo de trabajadoras que denunciaba la política de abandono y violencia dentro del Patronato, así como las paupérrimas condiciones laborales que padecían. Es por ello que sus ex compañeras y personas allegadas creen que las responsabilidades son también institucionales y alcanzan a superiores, ya que Iglesias, desde su rol activista, desnudaba la desidia y los malos manejos de las autoridades.

Evangelina Cuevas, quien trabajó con Laura y aún hoy se desempeña en el Patronato, insiste en un elemento que la institución siempre ha encargado de negar: que Laura fue víctima de femicidio en contexto laboral. “Ella estaba cumpliendo horario laboral al momento en que fue asesinada. Sin embargo, desde un primer momento, la institución se desligó de ello”, dice la mujer en diálogo con Pulso Noticias.

Una investigación que avanzó poco y nada

El mismo fallo que condenó a Cuello remitió la causa a la Fiscalía para que se profundizara la investigación sobre la posible participación de otras personas en el crimen. Sin embargo, los avances fueron nulos: poco y nada se profundizó acerca de las responsabilidades políticas e intelectuales. Asimismo, las precarias condiciones laborales continúan al día de hoy, desoyendo el fallo judicial que instaba a reveer esto.

Se desconocieron un montón de líneas de investigación. Tenemos una causa que debería estar movilizada y la realidad es que está cajoneada por la fiscal. Las condiciones precarias a las que nos somete el patronato, sin perspectiva de género, poco han cambiado desde entonces. Hoy estamos reclamando verdad y justicia, y que la política pública deje de ser nuestro cuerpo”, sostiene Evangelina.

Jornada de lucha para visibilizar una situación histórica de maltrato

En el 10° aniversario del crimen de Laura, esta mañana la Asamblea de trabajadoras y Trabajadores del Patronato de Liberados (PBL) en Lucha encabezó una jornada en la sede central del organismo dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, ubicada en 72 entre 121 y 122. Allí realizaron una radio abierta y una clase pública, en la que visibilizaron el caso de su compañera y la situación que hoy padecen.

A propósito, Cuevas señala: “Tenemos sueldos paupérrimos que no alcanzan a cubrir la canasta básica: un trabajador cobra 132 mil pesos por 30 horas a la semana. A esto se suman los aprietes y las situaciones de maltrato. Cuando empezamos a cuestionar estos sometimientos, son nuestros propios coordinadores y Directores Regionales quienes nos exigen la tarea, quienes nos maltratan. Hemos tenido traslados compulsivos, situaciones de abandono donde hemos sido amenazadas y ha peligrado nuestra integridad física. Hoy, lamentablemente, la política pública terminamos siendo nosotras“.

Discursos “progre” y una realidad bien distinta

Asimismo, la mujer hizo hincapié en el deficiente servicio que, por falta de recursos, se les brinda a las personas que han atravesado situaciones de conflicto con la ley penal, y sobre quienes el Patronato debe procurar bajar los niveles de reincidencia a través de políticas de inclusión social.

Los discursos están llenos de purpurina. Son muy bonitos desde el progresismo y un paradigma de derechos humanos, pero lo cierto es que no deja de ser una mera política clientelar donde se piensa que a las personas les van a solucionar la vida entregándoles cinco palas. Y eso no es así”, dice Evangelina.

En ese sentido, de forma descarnada, cuenta cómo se trabaja allí dentro y por qué no se da una respuesta óptima desde el Estado: “Los usuarios vienen prendidos fuego. Son personas que viven en situación de vulnerabilidad, estructural, desde antes de nacer. Y nosotras terminamos trabajando con lo que tenemos y podemos. Hay falta de personal y una desprofesionalización donde no se respetan nuestras incumbencias profesionales, para las cuales fuimos formadas. Hoy están poniendo a cumplir funciones propias del trabajo social a personas que no están capacitadas. La gente se merece servicios de calidad. El ahorro de los funcionarios termina siendo nuestra muerte, como fue la de Laura Iglesias”.

Periodista y locutor. Basquetbolista que nunca fue.
Nació en La Plata, el 30 de noviembre de 1989, una mañana en la que el “Boca Campeón” copaba la mayoría de las tapas de los diarios. Algo de eso debe haberlo marcado para amar a esos colores como hoy los ama. De pibe solía escuchar los relatos en Radio Continental y anotar en un cuadernito personal –boquense, claro- los resultados de los partidos de la fecha y escribir breves resúmenes. A veces, incluso, se grababa haciendo comentarios. Todo ese cóctel despertó su interés por los medios. En 2014 se recibió de Licenciado en Comunicación Social en la UNLP y, tres años después, de Locutor Nacional, en el ISER. Escribió –en coautoría- dos libros de entrevistas a músicos del rock argentino y trabajó como redactor en el servicio informativo de la Radio Red 92. Desde 2018, integra la cooperativa de trabajo Pulso Noticias y allí escribe sobre temas de cultura, medio ambiente y otras yerbas. Al día de hoy, sigue buscando –y poniendo en crisis- su lugar en el mundo de la comunicación.

Nació en Tandil el 28 de enero de 1982. Fue criada en San Manuel con aire de campo, entre monte, vacas y gallinas, cosechadoras, tractores y alguna que otra oveja que la topó por estar en el lugar equivocado.
Es locutora y periodista (cursando la Licenciatura en Comunicación Social en la UNLP y le falta menos que antes). Trabajó en radio Estación Sur, La Redonda y Red 92.

Desde el año 2018 forma parte de Pulso Noticias ocupando diferentes espacios de trabajo, como la administración. Integra, como productora, el área audiovisual En Foco, es la encargada de cubrir la calle, hace entrevistas, videos y saca fotos, enredada en los cables del micrófono. Además hace mandados y gestiona pautas publicitarias, es la joker del equipo.

spot_img
spot_img