Nueva protesta en el Biológico: “es una privatización encubierta”

Así lo aseguran delegadas, trabajadores y profesionales de salud respecto a la propuesta de Nicolás Kreplak y Daniel Gollán, de que el Instituto Tomas Perón pase a ser una Sociedad del Estado y se dejen de realizar diferentes funciones históricas del organismo. Galería de fotos

Esta mañana un nutrido grupo de bioquímicos, profesionales de la salud y laburantes  en general volvieron a generar una medida de lucha y visibilización en sus puestos de trabajo, en el histórico organismo de salud que queda en la calle colectora de Antártida Argentina, entre 525 y 526, Tolosa.

Tal como se viene expresando en diferentes notas semanales en Pulso Noticias, el gobierno bonaerense de Axel Kicillof presentó un proyecto de ley en la legislatura el pasado 13 de octubre para un cambio jurídico de la institución que hasta ahora forma parte del ministerio de Salud, y que se trata de que pase a ser una “Sociedad del Estado”.

Los y las trabajadoras del lugar aseguran que dicho cambio tiene como fin una “privatización encubierta” del organismo, ya que con el movimiento jurídico se perderían muchas funciones que hasta ahora realiza “el Biológico”.

Sobretodo, desde la radio abierta, las delegadas explicaron que se terminaría con la tarea de fiscalización y policía sanitaria que tiene históricamente y “es la única estatal que queda en Argentina”, aseguraron. “Acá hacemos control de alimentos, inscripción de productos, la elaboración de productos sanitarios, como plaguicidas de usos domésticos, entre otros, según explico a Pulso Noticias Ana, una trabajadora de la institución.

“Queremos que siga formando parte de Salud, lo que quieren hacer ahora del Biológico es una farmacia gigante, pero acá realizamos además otras tareas muy importantes como el Centro provincial de referencia, que es el único lugar público de diagnóstico de HIV; rabia, hepatitis B, hantavirus, y enfermendades de transición sexual, también hacemos el chequeo de agua de red para jardines, escuelas, diálisis, hospitales públicos”; dijo respecto a otra de las tareas que dejarían de realizarse en el organismo, para lo cual deberá contratarse a una empresa privada.

“Somos el único organismo que analiza y hace suero antibotulinico, pero de ser una sociedad del Estado no vamos a poder hacerlos más, en realidad quieren desmantelar el Instituto”, agregó la trabajadora.

Finalmente, respecto a otros cambios que perjudicarían a los miembros del Instituto es el cambio de estructura laboral y gremial, ya que actualmente trabajan bajo la Ley 10.430 de trabajo estatal, y según el proyecto, pasarían a una ley de contrato laboral n° 20704. “Nadie nos consultó a los trabajadores, y con esto perderíamos antigüedad, yo tengo 30 años de estabilidad en el cargo, además mucha experiencia acumulada, formación en el tema”; señaló.

Lee: Bronca y desesperación por parte de trabajadores del Instituto Biológico

Comentarios

- Advertisement -