fbpx
10.8 C
La Plata
martes 23-07-2024

Houston, no problem: alunizaje “low cost” por ingenieros de la UNLP

MÁS NOTICIAS

Estudiantes y egresados de la Facultad de Ingeniería de la UNLP diseñaron “un vehículo de pequeñas dimensiones que aspira a lograr el alunizaje más liviano y económico” de la historia. Lo llamaron “Pulqui XXI” y fue premiado internacionalmente. Hablamos con Franco Ruffini, uno de los responsables del proyecto

Por Walter Amori

El 8 de octubre de 1948 se realizaba la presentación del avión Pulqui, encargado dos años antes por el gobierno de Juan Domingo Perón a los ingenieros del Instituto Aerotécnico de Córdoba. Se trató de una verdadera revolución tecnológica para la época al ser la primera aeronave a reacción de América Latina y la octava en el mundo.

Su nombre, que significa flecha en idioma araucano, quedó grabado a fuego en la memoria de los argentinos. Con el correr de los años y a partir de un proyecto más avanzado, denominado Pulqui II, el avión original fue denominado como Pulqui I.

Lo que pocos podían imaginar es que ese nombre sería recuperado más de 60 años después para denominar a un vehículo aeroespacial que busca revolucionar las tareas de alunizaje: el “Pulqui XXI”. Así lo soñaron y los proyectaron un grupo de ingenieros aeronáuticos de la UNLP que acaban de ser premiados en una importante competencia internacional.

“Se trata de un  vehículo de pequeñas dimensiones que aspira a lograr el alunizaje más liviano y económico que se haya realizado hasta ahora. Y para lograrlo vamos a usar una tecnología novedosa, que se llama tensegrity”, explica a Pulso el ingeniero aeronáutico Franco Ruffini, uno de los responsables de este desarrollo.

De acuerdo a su explicación, este vehículo contará con “una estructura que está optimizada para absorber impactos y tiene como ventaja que podemos lanzarlo a la superficie con velocidades mucho más altas de lo que soporta normalmente un vehículo al alunizar”.

Además, la mayoría de los elementos que lo componen están disponibles en el mercado, como las baterías y el sistema de control. “Lo hicimos de esa manera porque si desarrolláramos cada uno de los subsistemas implicaría una misión que llevaría décadas. Lo que sí vamos a tener que desarrollar son cosas específicas como por ejemplo esta estructura de tensegrity, que de todos modos ya la tenemos desarrollada o el sistema de propulsión. Esas son las dos cosas que no están en el mercado e involucrarían desarrollo propio”, detalla Franco.

Respecto a las ventajas comparativas en términos económicos señala que “el valor del vehículo rondaría los 120 mil dólares y a ese precio habría que sumarle el valor de ponerlo en órbita que, al ser un vehículo de 6 kilos, rondaría los dos millones de dólares. En relación a otras misiones, el vehículo más liviano que haya alunizado ronda los 500 kilos. Es mucha la diferencia”.

La propuesta del “Pulqui XXI” fue premiada en el T-TeC Award 2021, una competencia internacional desarrollada en Dubái, que tiene como objetivo promover la innovación tecnológica en la industria espacial. Quedó entre los finalistas, consiguiendo el segundo puesto entre 20 proyectos, en una competición que contó con 70 estudiantes e investigadores de 22 universidades, provenientes de diferentes partes del mundo.

“El desarrollo lo empezamos hace un año y medio atrás, a partir de otra competencia, que se desarrolló acá en Argentina, y que se llamó Open Space. De la T-TeC Award nos enteramos en noviembre, decidimos presentarnos, pero no sabíamos que íbamos a quedar entre los primeros. En diciembre nos llega un mail donde nos informan que estábamos entre los tres primeros y que habíamos sido invitados a ir a Dubai a la ceremonia de premiación. Obviamente nos pusimos muy contentos y nos motivó mucho”, cuenta Franco Ruffini, quien viajó junto a Tomás Boschetto (egresado de la UNLP, hoy realizando un Máster en el ETH Zürich), para recibir la distinción.

El resto de los integrantes del equipo fueron Facundo Julio Gavino, Sonia Alejandra Botta, Frida Angélica Alfaro Rodríguez (Universidad Nacional de La Plata); María del Pilar Oubiña (Universidad de Palermo); Lucila Sol Hermida (Universidad de Buenos Aires); Santiago Manuel Labayen (Universidad Argentina de la Empresa) y Byron Thonatiu Escobar Benítez (Universidad Don Bosco, de El Salvador), también ingeniero aeronáutico egresado de la UNLP, actualmente trabajando en ese país.

Ruffini destaca que la misión presentada “despertó gran interés en la Agencia Espacial Europea, que fueron quienes se expresaron al momento de recibir el premio. También hablamos con representantes de Leonardo, de Telespazio (empresas especializadas) y todos se vieron muy motivados con nuestro proyecto y se mostraron predispuestos a colaborar con nosotros en la manera que sea”. Además recibieron una suma de 6000 euros.

El “Pulqui XXI” ya está diseñado y tiene el aval de importantes representantes internacionales. Ahora vendrá el turno de la construcción del prototipo y las pruebas, trabajo que demandará al menos los próximos dos años.

La UNLP se transformó este año en la primera universidad del país en tener la carrera de Ingeniería Aeroespacial, reemplazando a  la carrera de Ingeniería Aeronáutica. La Facultad de Ingeniería, a través del Departamento de Aeronáutica, ha sido un engranaje vital para el desarrollo espacial del país. Las investigaciones en motores cohetes y la participación en proyectos sobre satélites y misiles autopropulsados, dan cuenta de ese protagonismo.

Ante una pregunta de este medio, Franco consideró que los estudiantes de esa casa de Altos Estudios pueden seguir dando que hablar: “Yo creo que sí, más que nada porque en el ámbito de la facultad se desarrollan muchas iniciativas vinculadas a los aeroespacial. Por ejemplo, en el caso de los SAOCOM 1A y 1B, donde se desarrollaron las mantas térmicas, también con el proyecto Tronador, y creo que pueden llegar a surgir muchas cosas más. Ojalá que nuestro proyecto incentive a más chicos a desarrollar propuestas de este estilo”.

Avatar photo

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img
spot_img