4 años sin Johana Ramallo: “no hay ningún responsable señalado”

Así lo afirmó la abogada querellante Valeria Monetta a Pulso Noticias. Pasan los años y la impunidad continúa. Con la nueva designación del juez Ramos Padilla la mira apunta a efectivos de la Policía Bonaerense y le agrega una perspectiva de género

Por Estefanía Velo

¿Qué le hicieron a Johana? ¿Quienes fueron? ¿Por qué no se investiga a fondo para llegar a la verdad del caso? Esas y muchas otras preguntas le resuenan todos los días a la mamá de Johana Ramallo, la joven de 23 años que fue desaparecida y asesinada en La Plata por una red de trata.

Johana fue vista por última vez el 26 de julio de 2017 en la estación de servicio ubicada en calle 1 y 63 de La Plata. Las cámaras de seguridad del lugar captaron el momento cuando ella entró al baño, salió y se subió a un auto. Después de eso, nunca más se supo qué pasó con Johana. 

Su mamá, Marta Ramallo, desde el minuto cero que su hija no volvió a la casa empezó a recorrer los hospitales, preguntar a todos sus conocidos y rápidamente hizo la denuncia por desaparición. “No hubo ni un juez, ni un fiscal, ni nadie que haya escuchado que Johana no estaba perdida sino que estaba desaparecida”, afirmó Marta.

Recorrido judicial 

El 27 de julio de 2017 Marta radicó la denuncia en la Comisaría 16° de Villa Ponsati -donde rápidamente le dijeron que se debía “haber ido con algún machito”-; también la hizo en la sede de la DDI -a tres cuadras de donde desapareció Johana-. A partir de allí, la investigación quedó caratulada como “averiguación de paradero” a cargo de la fiscal de la UFI 2, Betina Lacki, y de la jueza Marcela Garmendia del Juzgado de Garantías N°5.

A pesar del constante señalamiento por parte de Marta sobre el funcionamiento de una red de trata en la zona roja y una posible vinculación con la desaparición de su hija, la justicia provincial hizo oídos sordos y recién dos meses después la causa pasó a manos de la justicia federal, enmarcada en el delito de desaparición por red de trata.

La causa se elevó al Juzgado Federal N° 1 de La Plata, que en ese momento estaba a cargo del juez subrogante Ernesto Kreplak; luego asumió funciones como subrrogante el juez Adolfo Gabino Ziulu. Hasta que en febrero de este año juró como juez titular Alejo Ramos Padilla.

Leé más: Un año sin Johana: “No te quiero ver llorando”

Para la abogada querellante, Valeria Monetta, es importante la designación de Ramos Padilla ya que viene desde “la pata del derecho penal que, aunque parezca que no es importante, es un dato interesante y es importante para pensar las medidas investigativas”. 

En diálogo con Pulso Noticias, la letrada Monetta contó que la semana anterior realizaron una presentación judicial desde la querella -conformada por ella y la abogada Mariana Inés Lopisi– junto al Ministerio de las Mujeres la provincia de Buenos Aires sobre un informe que tiene que ver con la falta de perspectiva de género en la investigación durante su paso por la justicia penal provincial.

Asimismo Monetta destacó la medida del juez Ramos Padilla de incorporar una perspectiva de género a la investigación convocando a la Unidad Fiscal Especializada en Violencia (UFEM). Aunque remarcó que “no hay ningún responsable señalado por la desaparición y posterior femicidio” en la causa. 

Cabe mencionar que a los 13 meses de la desaparición de Johana, la policía informó sobre la denuncia de un hombre que estaba pescando en la zona de Palo Blanco, de Berisso, y había encontrado restos humanos.  Por las dilaciones de la Justicia, el Equipo argentino de antropología forense (EAAF), intervino en los peritajes recién nueve meses más tarde. 

Finalmente el 30 de abril de 2019 el Juzgado Federal N° 1, a cargo de Ziulu, le comunicó a Marta sobre las pericias realizadas en esos restos, los cuales eran compatibles con los de su hija. 

Marta Ramallo, mamá de Johana | Foto archivo: María Paula Ávila (Pulso Noticias)

Complicidades roja

Marta nunca dejó de denunciar que su hija no estaba perdida, sino que la habían secuestrado y desaparecido los proxenetas de la zona roja. Ella misma marcó a esas personas, las cuales están totalmente encubiertas por el poder policial y particularmente por efectivos de la Comisaría 9° de La Plata.

Desde el primer momento en la justicia provincial, se solicitó que apartaran a las fuerzas de seguridad de la provincia de Buenos Aires porque no estaban realizando su labor y además estaban señalados como cómplices. Sin embargo, la fiscal Lacki negó esa solicitud.

Hoy, a cuatro años de la investigación, el juez Ramos Padilla decidió reacomodar esa línea investigativa para ahondar en la actuación de la Policía Bonaerense, y otras personas señaladas por Marta.

“Esa fue una de las líneas del primer momento. Todas las abogadas que han acompañado la causa y hoy que nos toca a nosotras, hemos puesto el foco de atención en qué pasa en la zona roja platense”, señaló la abogada en referencia a la complicidad de la Policía Bonaerense en ese territorio donde fue vista por última vez Johana.

En ese sentido, resaltó: “claramente estamos hablando de un hecho que está relacionado con un entramado policial y de violencia”. Y agregó: “El caso de Johana sabemos que es emblemático y muy importante para nuestra ciudad, pero todos los días suceden hechos de violencia extrema a mujeres que se encuentran en situación de prostitución, y obviamente a las disidencias que allí habitan la zona roja”.

Vendas en los ojos

A cuatro años de la desaparición y ya a casi dos del hallazgo de los restos de Johana, todavía no hay ningún imputado ni procesado. 

Sumado a la impunidad, la familia tiene que lidiar con los hostigamientos y amenazas que ejercen contra ellos. En 2018 balearon la casa de Marta, mientras su custodio de la Policía Federal dormía. Luego recibió amenazas telefónicas. Y el constante hostigamiento hasta del oficial Jefe del Servicio de Calle de la Comisaría 9°, Guillermo Salas, sin embargo, todas las denuncias realizadas por la familia de Johana han sido desistida en la justicia provincial por falta de pruebas. 

A pesar del avasallamiento contra Marta y su familia, ella sigue luchando para exigir justicia. Desde el primer momento, hubo movilizaciones, radio abierta y diferentes actividades callejeras para visibilizar el reclamo.

Por su parte, la abogada Valeria Monetta aseguró: “Necesitamos que el poder judicial pueda llegar a hallar a los responsables porque son quienes tienen las herramientas y la obligación obviamente de investigar, y una obligación reforzada porque estamos hablando del contexto de desaparición en el que Johana se encontraba, el desenlace que conocemos, y necesitamos que haya señalados responsables de su femicidio”.

Actividades 2021

Este lunes 26 señalizarán el sitio donde hallaron los restos de Johana, en Palo Blanco; allí realizarán un acto institucional con la participación de la Ministra de las Mujeres, Estela Díaz; el intendente de Berisso, Fabián Cagliardi; Marta Ramallo, madre de Johana y otros familiares y amigos de la joven, la cartera provincial colocará afiches institucionales con el pedido de recompensa en distintos puntos de la ciudad de La Plata.

En el marco de esa jornada en memoria de Johana, a las 17.30 se realizará un taller virtual con organizaciones de la Región denominado “Hablemos de trata”.

También en las puertas de los Tribunales Federales a las 16hs la Multisectorial de Mujeres, Trans, Travestis, Lesbianas y Bisexuales de la región llevarán a cabo una concentración y radio abierta.

Conocé más sobre el caso de Johana Ramallo

Comentarios

- Advertisement -