En La Plata exigieron medidas para evitar femicidios

La manifestación fue convocada por la Multisectorial de Mujeres, trans, travestis y no binaries de La Plata, Berisso y Ensenada y el colectivo Las Azucenas y recorrió las principales calles de la ciudad. El caso de Úrsula Bahillo, un factor de peso

Mujeres, trans, travestis y no binaries de La Plata, Berisso y Ensenada, marcharon este miércoles hasta los Tribunales platenses y la Casa de Gobierno bonaerense en reclamo de medidas concretas que protejan a las víctimas en situación de violencia de género y eviten los femicidios, y por justicia por el crimen de Úrsula Bahillo.

La movilización, organizada por la Multisectorial de Mujeres, trans, travestis de La Plata, Berisso y Ensenada y el colectivo feminista Las Azucenas, concentró alrededor de las 17 en las calles 7 y 50 de La Plata e inició su recorrido por las calles del centro para terminar en Tribunales.

Bajo los lemas “Por Úrsula y por todes”, “¡Basta de justicia patriarcal!”, “¡Basta de represión policial!” y con el hashtag #EmergenciaNiUnaMenos, la movilización cobró visibilidad tanto en las calles como en las redes sociales, donde se viralizaron fotos y videos de las intervenciones.

La marcha central se realizó en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), frente a los tribunales porteños, y tuvo réplicas en todas las provincias.

Tras la reunión con el presidente Alberto Fernández, la madre de Úrsula Bahillo, Patricia Nasutti, se acercó a la concentración en CABA y expresó rodeada por decenas de mujeres: “En memoria de mi hija estoy de pie, y hasta la sentencia no vamos a parar, cuiden a sus hijos y sean ustedes canal de bendición para esos niñas y niñas”.

“Una perimetral no sirve”

“En menos de 45 días tenemos 45 femicidios que dejan marcas atroces, que muestran descaradamente a la violencia machista y el ensañamiento en el cuerpo de las mujeres, que dejan marcas en sus hijos y sus familias”, manifestó María Laura Bretal, de Las Azucenas, en diálogo con la agencia Télam en la previa de la movilización.

También recordó con pesar que “sabemos que Úrsula había hecho todo lo posible por denunciar tantas veces a su agresor, nada menos que un policía de la Bonaerense, nadie la escuchó, nadie la asistió. El Estado estuvo ausente”.

“Eso nos hizo salir a todas rápidamente a denunciar la desidia, la inoperancia”, dijo, y agregó que “una perimetral no sirve, porque nadie las controla; el botón antipánico tampoco, son medidas que enervan a los violentos; y los refugios para víctimas lo que hacen es sacar a la víctima y encerrarla con sus hijos allí como si fueran las culpables de algo, perdiendo vínculo con escuelas, amigos y con su barrio”.

Bretal consideró necesario tomar medidas que limiten a los violentos, y reclamó leyes con perspectiva de género en todo el ámbito del Poder Judicial.

Comentarios

- Advertisement -