“La policía, que está para cuidar, me lo mató”

Al grito de Lito presente, familiares, vecinos, vecinas, amigos, compañeros de trabajo y organizaciones sociales se concentraron en la bajada de la autopista Buenos Aires-La Plata para exigir justicia por el asesinato del joven de Tolosa

Néstor Ramón “Lito” Costilla era vecino del barrio El Churrasco de Tolosa, tenía 28 años, cinco hijes y trabajaba de repartidor en la parrilla “La Posta del Zorzal”.

La noche del 7 de octubre pasado, su vida y la de su familia cambiaria para siempre.

Cuando viajaba a la casa de su madre, ubicada en 524 y 115, luego de dejar a un amigo en diagonal 74 y 119 fue perseguido por tres agentes de la policía local: Damián Aquino, Sergio Martínez y Mauricio Rodríguez que se dirigían en dos motos.

La moto en que viajaba Lito, según las pericias, no superó los 35 kilómetros por hora de velocidad. Las motos de mayor cilindrada de los agentes de la policía salieron a perseguirlo de la garita de seguridad de 122 y 532, en dirección contra mano y con las luces apagadas.

Finalmente en 524 entre 120 y 121 lo embistieron y Lito falleció producto del choque provocado por los agentes.

“Mataron a un muchacho que tiene la misma edad que ellos, que Aquino, Martínez y Rodríguez. Mataron a mi hijo y dejaron a cinco criaturas sin su papá. Destruyeron a toda una familia. Acá están todos los vecinos de Tolosa pidiendo justicia. Me lo mataron, del lado derecho le pegaron. Estos tres efectivos cambiaron sus declaraciones.”, sentenciaba la madre por megáfono mientras caminaba por la autopista.

La bronca y el dolor se hizo sentir en la tarde platense del primer viernes de febrero. Su hermana Daiana, su madre y 300 personas de Tolosa cortaron el acceso a la autopista para exigir justicia.

“Lo persiguieron desde diagonal 74, tenemos todas las filmaciones. La justicia está ausente y la policía qué está para cuidar me lo mato. Son asesinos, sabían lo que iban hacer. Le hicieron una emboscada”, dijo la madre.

La medida de protesta fue custodiada por un con un excesivo despliegue de la Dirección de Infantería de la provincia de Buenos Aires.

“A mi hermano me lo mataron y yo voy a luchar todos los días de mi vida para que se haga justicia”, afirmaba Daiana mientras repartía volantes con el rostro de su hermano, que incluso se acercó a entregarle a los uniformados.

El domingo se cumplen cuatro meses del asesinato y la lucha de la familia no se detiene. Meses anteriores se movilizaron a la comisaria sexta de Tolosa, a la Secretaria de Modernización de la municipalidad de La Plata en avenida 532 y 119 y a la fiscalía de 54 entre 6 y 7.

También hicieron pintadas con aerosol que pueden verse por las calles de Tolosa recordándolo: “Lito presente”, “justicia por Lito”; y afichadas en los locales comerciales de la zona con la foto del joven y solicitando la detención inmediata de los tres agentes de la policía.

Hasta que la justicia se haga costumbre.

Comentarios

- Advertisement -