Abuso sexual: el cura Sidders está detenido en La Plata

Se trata del excapellán del colegio San Vicente de Paul de La Plata imputado por abuso sexual agravado y corrupción de menores. Este lunes ordenaron su detención, luego se entregó y declaró durante más de cuatro horas. Hasta señaló a otro cura

Raúl Sidders, el sacerdote imputado por abusos sexuales agravado y corrupción de menores, se entregó este martes al mediodía en los Tribunales de La Plata, y declaró durante más de cuatro horas acompañado de sus tres abogados. Sidders fue denunciado en agosto pasado por Rocío, una joven que concurrió al colegio San Vicente de Paul -ubicado en el barrio Hipódromo de La Plata-, donde sufrió los abusos entre sus 11 y 14 años.

El cura declaró durante más de cuatro horas frente al titular de la UFI 11 Álvaro Garganta, a quien le rogó que no lo lleve detenido. “Qué les voy a decir a mis hijos”, dijo Sidders haciendo referencia a las y los estudiantes del colegio San Vicente de Paul explicando que los niños y niñas fueron como sus hijos.

Leé la entrevista exclusiva a Rocío, la joven denunciante

Según contó la abogada querellante Pía Garralda, Sidders intentó desmentir todas las acusaciones que caben en su contra y hasta lloró frente al fiscal pidiendo que no lo encarcele. “Hasta llegó a decir que no podría haber cometido ningún abuso porque es muy arisco, principalmente con las mujeres y mantiene distancia”. Dejando en claro las prácticas misóginas que siempre tuvo. “No perdió oportunidad de expresarse en contra del derecho al aborto”, agregó la letrada.

Asimismo, Sidders en su estrategia de desmentir las denuncias contra él señaló a otro párroco de la ciudad: “A mí no me decían frasquito, sino que así lo llamaban al sacerdote Bernardo Conte Grand“. Sidders es conocido en la comunidad religiosa platense por ese sobrenombre ya que era él quien le pedía a los niños y adolescentes que metieran su semen en un frasco para que luego se lo lleven.

Durante las cuatro horas de declaración, afuera de la fiscalía se concentraron familiares de víctimas de abusos eclesiásticos exigiendo la prisión efectiva del religioso.

Pasadas las 16 horas finalizó la declaración del sacerdote, y luego de salir los abogados de ambas partes por la puerta principal de la fiscalía, Raúl Sidders salió acompañado por personal policial de la DDI de La Plata hacia la terraza del lugar por donde caminaron hasta llegar al estacionamiento interno. Allí fue subido a una camioneta Hilux blanca con vidrios polarizados, totalmente resguardado para que no sea registrado fotográficamente con su sotana y las esposas en sus manos.

Sidders fue trasladado a la sede de la DDI local (61 entre 12 y 13) hasta tanto se designe la unidad penitenciaria donde deberá cumplir la prisión preventiva hasta que se llegue a la condena efectiva. Por temor a una posible fuga, la querella ya había solicitado la prohibición del país ya que en los últimos meses daba misa en la Triple Frontera.

Pulso Noticias tuvo acceso a la resolución del juez Agustín Crispo la cual afirma: “Ordenar la detención de Raúl Anatoly Sidders por resultar probablemente autor penalmente responsable de los hechos acaecidos entre los años 2004 y 2008 (…) constitutivos prima facie de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante por su duración en el tiempo y circunstancias de su realización doblemente calificado por resultar en un grave daño en la salud mental de la víctima y por ser el autor ministro de culto, en concurso real con corrupción de menores agravada por resultar la víctima menor de trece años”.

Al conocerse dicha orden de detención, personal policial de la DDI de La Plata se dirigió a detener al sacerdote al domicilio que había denunciado en la localidad de Bella Vista, provincia de Buenos Aires, donde no fue encontrado. Las últimas horas del lunes fueron de tensión debido a los diferentes escenarios que podía desarrollarse, principalmente recordando lo que sucedió la última vez que ordenaron la detención de un cura de la arquidiócesis de La Plata. Ese momento fue el pasado 16 de diciembre cuando el sacerdote abusador Eduardo Lorenzo apareció sin vida en la sede central de Cáritas donde residía.

Comentarios

- Advertisement -