Volvía de un velorio: la policía lo fusiló por la espalda

El domingo se cumple un año y medio del asesinato de Diego Cagliero. El 19 de mayo, cinco patrulleros interceptaron la camioneta en la que viajaba con sus amigos y los balearon. Él murió en el acto. Doce horas después, fue la Masacre de San Miguel del Monte. Familiares y amigos organizan una caravana para recordarlo y reclamar justicia

Diego Cagliero cantaba en una murga de la localidad de Martín Coronado, en Tres de Febrero e iba a ser papá, esperaba un bebé de 5 meses. El 19 de mayo del año pasado, también domingo, había ido al velorio y entierro de un amigo. A la vuelta, él y seis amigos se subieron a la camioneta de Ariel, una ducato ploteada con el nombre de Aysa, la empresa distribuidora de Agua de Buenos Aires, donde trabajaba. Empezaron a dar vueltas. 

Pasaron por el supermercado Día de la calle Perón y 12 de octubre, en Coronado. Algunos bajaron, otros se quedaron esperando. Los que bajaron al super, trataron de esconder algunas cosas entre la ropa. El encargado los vio por las cámaras, discutieron un poco, ellos devolvieron algunas cosas y se fueron. Sólo lograron quedarse con un chimichurri, un vodka Smirnoff, un vino San Felipe y una botella de jugo. Siguieron viaje. 

La próxima parada fue la casa de otro amigo para buscar un parlante y de paso pasaron a saludar a unos que hacían un asado. Siguieron viaje. Pero sobre avenida Márquez, antes de llegar al cruce con Campo de mayo, una camioneta de la policía bonaerense les trabó el paso y empezaron a disparar. Los amigos bajaron de la camioneta con las manos en alto. Otros no alcanzaron: uno de los tiros perforó la chapa de la camioneta y dio en la cervical de Diego. Murió en el acto.

El encargado del súper había avisado a la policía que habían robado. Empezó un operativo que incluyó una persecución por la avenida, cinco patrulleros y más de 13 tiros. El parte de la policía que levantó el diario Clarín decía “Golpe comando en un súper: persecución y un ladrón muerto”.

El golpe comando también lo celebró el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela y después, tuvo que retractarse. 

“Primero nos dijeron que el disparo fue en el pecho y después en la autopsia se dice que el disparo entró por la cervical. O sea la espalda. Lo fusilaron por atrás”, dijo la madre a la prensa. 

Si bien hay diez policías implicados en el homicidio, separaron del cargo sólo a cuatro  y dijo que no era necesario peritar el arma de Sofía Herrera, Victoria Rojas, Walter Martinez y Juan Lobaiza, la sargento Micaela Fretes y el subteniente Diego Torres.

La mayoría de los disparos salieron de las armas de los oficiales Darío Montenegro y Rodrigo César Exequiel Canstatt. Según las pericias fue el que asesinó a Cagliero. 

La familia esperaba que el juicio por jurados comenzara en 2021, pero todavía no hay novedades del inicio. 

El domingo, los familiares y amigos de Diego organizan una caravana que sale desde el Centro Acción Cultural Diego Cagliero y va hasta la estación de Martín Coronado, del tren Urquiza. 

No es la primera acción que realizan; desde el centro cultural, todos los 19 de mes durante los meses de la pandemia, organizaron colectas de comida, ropa y alimentos de limpieza para donar a las familias y personas que necesitan de la zona. 

Comentarios

- Advertisement -