Tolosa: “A mi hermano lo mató la Policía”

Daiana Costilla pide justicia por su hermano. Lito apareció muerto a pocas cuadras de su casa en Tolosa, la Policía lo hizo pasar como un accidente. La familia vio las imágenes de los domos y exige al fiscal Vercellone que cambie la caratula a “doloso”

A un mes de la muerte de Néstor “Lito” Costilla -un joven de 28 años, delivery de la parrilla de 120 y 530, papá de cinco niñes- cambió la caratula de la causa de “averiguación de muerte” a “homicidio culposo”. Sin embargo, la familia, amigos y vecinos de Lito denuncian que fue asesinado por los efectivos de la Policía Bonaerense: Damián Aquino, Sergio Martinez y Mauricio Rodriguez. Piden que sea caratulado como “homicidio doloso”.

La noche del 7 de octubre Lito llevó a un amigo a la casa, en diagonal 74 y 119, donde se quedó unos minutos mientras hacía una videollamada con su hermana (Daiana). A los pocos minutos salió hacia la casa de su mamá en 524 y 115. En esas pocas cuadras, el joven repartidor fue perseguido por dos motos de la Policía del Comando La Plata que salieron desde la garita ubicada en la rotonda de 122 y 532, y terminó asesinado en 524 entre 120 y 121.

“Nunca la dieron ningún tipo de aviso a mi hermano. Las dos motos salen en contra mano y lo siguen hasta 524 y 121, con las luces apagadas y ahí lo atacan”, cuenta Daiana a Pulso Noticias, quien asegura que un testigo de esa misma cuadra vio cómo le pegaron a Lito. “Sabemos que uno de los policías, que iba sentado en la parte trasera de la moto le pega una patada y lo hace caer”, agrega.

Además cuenta que tienen “las imágenes de los domos de toda la zona, más las aportadas por vecinos donde se muestra la persecución a mi hermano”.

Rápidamente se desplegó todo un operativo por parte de las fuerzas de seguridad para mostrar que se trató de un accidente de tránsito. Ellos dijeron que Lito viajaba a alta velocidad y se chocó un pozo. Empero, Lito conocía muy bien ese barrio: todos los días pasaba en moto por esa zona.

En ese sentido, su hermana manifiesta: “Nos parece súper extraño cómo quedó el cuerpo, cómo quedó la moto. En la autopsia que le hicieron a mi hermano en las manos no tenía ningún raspón, no tenía nada. Lo primero que atinas hacer cuando te caes es apoyar las manos. Mi hermano quedo en la posición de un feto”.

“Para nosotros a mi hermano le han pegado en el piso. Hay muchas cosas que no coinciden”, asegura Daiana. Ella junto al resto de la familia de Lito, amigos y vecinos se han movilizado en tres ocasiones exigiendo que se investigue a fondo en la causa.

Para esos policías que armaron el acta se trató de una persona accidentada en moto. En diálogo con Pulso Noticias, el abogado de la familia de Lito, Fernando García Lopez, cuenta que los policías escriben el acta a las 00 horas, aproximadamente, y dos horas después la modificaron. “Uno de los policías declaró que en 120 y 524 los para un masculino pidiendo socorro porque había una persona tirada en el piso. Y a las 2.30 hs de la mañana, el policía va y cambia la declaración. Dice que no lo frenó este masculino en 120 y 524 sino que lo frenó en 120 y 525. Eso es porque saben que en ese lugar no hay cámaras de seguridad”, manifiesta Daiana.

El abogado Fernando García López asevera que “la cantidad de testigos y de material fílmicos que hay en la causa tiran por tierra el relato de los policías”. La causa se tramita en la UFI 10, a cargo del fiscal Carlos Vercellone, caratulada como “homicidio culposo”.

Para la familia de Lito, no fue un accidente sino que fue asesinado por la Policía. “A mi hermano lo mató la policía”, dice Daiana. Y agrega: “Pruebas tienen de sobra. Eso es lo que más nos indignan porque ni siquiera hicieron declarar a estos policías, que siguen trabajando como si nada y pueden volver a hacer lo mismo”.

También realizaron la denuncia en Asuntos Internos de la Policía Bonaerense. “Estamos analizando seriamente, investigar hay otros policías involucrados. A los tres de las motos les cabe toda la responsabilidad y después vamos a ir contra quienes permitieron que se cambie el acta, o que esto no se sepa”, subraya el letrado García López.

Lito era repartidor de la parrilla de 120 y 530, conocía muy bien toda esa zona. Tenía cinco hijes y estaba terminando el secundario junto a su hermana. “Nosotros queremos justicia por mi hermano. Quieto no nos vamos a quedar”, expresa Daiana.

Comentarios

- Advertisement -