Grave situación alimentaria en los barrios: el rol de las escuelas

Según el relato de delegados y delegadas docentes, la asistencia alimentaria es escasa: la demanda aumentó y el Estado no aporta elementos de higiene para la entrega de bolsones que organiza la comunidad educativa. Complicada situación en Villa Elvira, Aeropuerto, Palihue, Arana, Los Hornos y Altos de San Lorenzo

Desde que se inició el aislamiento obligatorio e incluso desde algunos días antes, el Gobierno Nacional y Provincial decretó la suspensión de clases en todos los niveles, rápidamente se comenzó a pensar cómo sustituir el rol fundamental que adquirieron las escuelas de barrio en las últimas décadas: miles de chicos y chicas comen gracias a los comedores escolares.

Así, entre la articulación de directivos, docentes y personal auxiliar, se comenzó a repartir bolsones de productos alimenticios a las familias de les estudiantes. La entrega se denomina SAE (Servicio Alimentario Escolar) y depende ahora del Ministerio de Desarrollo de la Comunidad de Provincia, a cargo de Andrés Larroque. Pero también, la notificación a las escuelas y la ejecución de la entrega es a través del Consejo Escolar del municipio. 

A medida que el aislamiento continuó, como en todo el país, las dificultades comenzaron a profundizarse, sobre todo en contextos donde las familias que viven en situaciones más precarias no tienen otro ingreso y, por ende, otra comida más que la que se entrega allí. 

Delegados y delegadas de las escuelas comenzaron a elevar las problemáticas: atrasos en las entregas, el limitado valor nutricional de los productos, sin carne ni verduras. También se crítica que se entrega un bolsón por familia, “en vez de entregarse uno por chico en el caso de las familias numerosas”, explican. 

El paneo por los barrios

Una de las escuelas que elevan el reclamo por el SAE es la que se encuentra entre el barrio El Palihüe y Villa Alba. Allí la Escuela Secundaria N° 54  trabaja con familias en situación de  mucha precariedad. Para reemplazar al comedor, piden 350 módulos alimentarios y reciben 200, afirmó su delegada Carolina. Un alumno de esta institución falleció hace 10 días en la Clínica La Ribera de Ensenada, quien era epiléptico y también padecía Coronavirus. Quedó claro como la pandemia ataca a los barrios más precarios. 

En la zona contigua, en el barrio Aeropuerto, la Escuela Secundaria 82 tiene una matrícula de 220 estudiantes y  llega bolsones solo para 140. En el mismo establecimiento funciona la Escuela Primaria 27. Allí también reclaman por el valor nutricional de los alimentos y falta de elementos de higiene para que la comunidad educativa reparta en los bolsones con precauciones.

Rodolfo López, profesor de historia y delegado de la Escuela 81 que queda en 7 y 601, en el barrio de Villa Elvira, expresó a Pulso Noticias que el listado confeccionado por la comunidad educativa es de 243 bolsones y reciben 120. “En un contexto sanitario como el que estamos atravesando, sumado a la pérdida del poder adquisitivo y desempleo, se suma las características deficientes del servicio alimentario escolar”, expresó y agregó: “Conocemos la situación de las familias de nuestra escuela y se hace de carácter urgente que este derecho reclamado se atendido con suma urgencia. A veces nos da la sensación que desconocen las situación de las familias de las escuelas o directamente no les importa”, opinó López.

Siguiendo en la zona este, yendo hasta Parque Sicardi, la Escuela Secundaria queda en 7 y 643. Tal como sucede en la zona, en los últimos años tuvo gran crecimiento demográfico, según sus docentes. “Nos faltarían 48 cupos para llegar a todos los alumnos”, expresó su Delegado Claudio. Allí también funciona la Primaria N° 9 donde la matrícula es de 278 reciben 160. Y en el Jardin N° 973 de 170 niñes, llegan 150 bolsones. 

La situación en Los Hornos, Arana, y Altos de San Lorenzo

Para los barrios del cuadrante sur de la ciudad, digamos hacia la derecha del mapa, la Escuela Secundaria N° 49, de 137 y 86 reclama una totalidad de 336 módulos y recibe 137. Nancy, una profesora del colegio, describió que la escuela, que queda en Los Hornos, es una comunidad “escasa en recursos, se complica mucho con la conectividad, la mayoría de padres son jornaleros, vienen desde las quintas y necesita para comer, la ayuda de los demás”. Y agregó: “Nos contaban que muchos chicos comían en el comedor del colegio y no tenían después otra comida en la casa”. 

Por su parte, la comunidad de Arana tiene su institución escolar en la Secundaria 94 (Ex ESB 37), ubicada en 131 y 639. Fruto del reclamo de la comunidad se logró aumentar el cupo de alimentos.

En el barrio de Altos de San Lorenzo está la Escuela Secundaria N° 45. Allí, su delegada docente, Andrea, explicó que “fruto del reclamo se pudo aumentar 70 bolsones más, les daban previamente 160 y se incrementó a 230. “Sigue siendo insuficiente… necesitamos un bolsón por chico, nuestra matrícula es de 466”, expresó. 

“Es la única escuela pública del barrio, hay un nivel alto de vulnerabilidad social y en este momento con el aislamiento eso se ve incrementado… cada vez es más la gente que se acerca a pedir los bolsones de comida”, describió Andrea a Pulso Noticias. También contó que “las entregas venían siendo quincenales y ya esto no alcanza… muchos se iban van sin nada”. Finalmente dijo que el Estado no provee elementos de higiene, ni barbijos, ni alcohol en gel, sino que cada docente se lleva sus propios. 

Comentarios

- Advertisement -