fbpx
23.3 C
La Plata
viernes 02-12-2022

Ley de Teletrabajo: derechos laborales o flexibilización laboral

MÁS NOTICIAS

¡No es la cuarentena! La flexibilización laboral y el teletrabajo de los últimos años están dados a partir del avance de la tecnología de la información, el mercado y la competitividad de las empresas. Pero, desde que comenzó la pandemia, sí se determinó de forma compulsiva a nivel mundial

Por Karina Orqueda

En los próximos días la Ley de Teletrabajo o Trabajo a Distancia (TT/TD) podría llegar a tener media sanción. Desde el Gobierno Nacional y desde la oposición tienen un amplio consenso, que se expresó en reuniones con la Cámara de Diputados y las centrales sindicales.

Los interrogantes que surgen son: ¿Qué sucede con los Derechos laborales en esta modalidad? ¿Cómo impacta la pobreza digital? ¿Cuál es la situación del Home Office para las mujeres y los trabajadores no registrados?

Durante la pandemia,la modalidad laboral de teletrabajo o “Home Office” se instaló de forma normativa en el mundo. En Argentina, se desarrolla desde hace más de 15 años tanto en el sector estatal como en el privado. Sobre todo en sectores específicos como en la comunicación, la industria informativa y el sector finanzas, entre otros. Pero tras el confinamiento social se amplió de forma sistematizada y se transformó en una medida de forma obligatoria, a partir del Decreto Nº 260 (12/03/2020).

La  regulación normativa

En la actualidad no existe un marco jurídico que regule el Teletrabajo. Hasta ahora sólo existen un conjunto de leyes como la Ley de contrato de trabajo 20.744, que es la principal normativa junto con el Convenio 177 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La misma promueve la igualdad de condiciones para los teletrabajadores en relación a los presenciales.

Según el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social el principal objetivo del proyecto de ley es generar una herramienta jurídica para facilitar esta modalidad. También definir el teletrabajo y las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC). Y a su vez, establecer un contrato individual con contenidos mínimos, de las condiciones y limitaciones de los trabajadores y las trabajadoras. En este marco, se presentaron 14 iniciativas para regular la modalidad del trabajo a domicilio, que se están debatiendo para llegar a un dictamen.

El Ministro de Trabajo Claudio Moroni, en sus declaraciones, hizo hincapié en el principio de igualdad y el carácter voluntario del teletrabajo. También en el principio de indemnidad, para que los gastos del teletrabajo no recaigan en el trabajador.

El tema del marco legislativo puede venir a regular las condiciones laborales. Sin embargo, existen matices que aún no están determinados, como por ejemplo: ¿Quiénes van acceder a esta modalidad? ¿A quién favorece esta Ley? ¿Cómo se van a reconocer los derechos laborales? ¿Cómo será el relevamiento de los lugares de trabajo por parte del Ministerio de Trabajo?

Desde el sector sindical también apoyaron esta medida y plantearon que el tratamiento del proyecto no sea de forma urgente y que permita la participación sindical. La CGT, la CTA de los Trabajadores y la CTA Autónoma consideraron el respaldo a los trabajadores y trabajadoras de esta modalidad dentro del marco de las convenciones colectivas de trabajo y remarcaron que estas normas sean observadas por los sindicatos, al tiempo que coincidieron en que “sea una modalidad, no una actividad”.

Derechos laborales o flexibilización laboral

Una ley es importante y necesaria para garantizar los derechos de los trabajadores y las trabajadoras que se encuentran precarizadas o fuera de la legislación laboral. Algunas empresas ya venían implementando el teletrabajo de forma paulatina pero con el confinamiento se aceleró el proceso.

Sobre los derechos laborales que entran en tensión, el titular de la CTA Autónoma, Ricardo Peidró, expresó: “El empleador debe proporcionar al teletrabajador los equipos, las herramientas y la conexión a la red”. También demandó que el sector empleador “no diferencie al teletrabajador de los trabajadores que asistan a los lugares de trabajo”.

En tanto, el secretario gremial de la CTA, Claudio Marín, pidió que “se ponga el énfasis en registrara los trabajadores y trabajadoras, ya que un 40%  de trabajo no están registrado y esto podría terminar en forma trágica con el teletrabajo”.

También, es importante que el marco legislativo garantice a los teletrabajadores y teletrabajadoras la regulación de las jornadas laborales y el derecho “a la desconexión” o sea, el derecho al descanso. En ese sentido, es importante dar la palabra a los trabajadores y las trabajadoras para ver cómo son las experiencias que surgen en la práctica laboral.

Otro de los temas que se presentan en este contexto es la socialización de los trabajadores con sus pares en un ámbito laboral.Desde el aislamiento o el confinamiento se genera un distanciamiento en la interacción con los compañeros, dificultando la posibilidad a la hora de resolver los problemas.

La pobreza digital

El término de pobreza digital tiene relación con la disponibilidad de las computadoras en cada casa, a disposición del trabajador o trabajadora,durante la jornada laboral. Ya que a veces, suele ser compartida con otras actividades, como es la dinámica escolar.

Otra de las cuestiones que se relaciona con la pobreza digital es la conexión de internet de banda ancha, a cargo de los trabajadores y trabajadoras. Y otra cuestión, es que no toda la población tiene el acceso a una conexión de calidad. O sea, el marco legislativo debe contemplar estas condiciones básicas, para restablecer los derechos laborales.

Desde un enfoque feminista

En estos momentos, a partir de la pandemia y del COVID-19,también es necesaria una revisión feminista del teletrabajo. Se llevó adelante una campaña desde la “Asamblea de trabajadoras en pandemia”, a través de la cual se pusieron en diálogo varias cuestiones como la profundización de las violencias en contextos de cuarentena, los derechos y condiciones laborales como trabajadoras esenciales de la vida. Reafirmando la protección laboral, social y económica realizaron la producción “Teleorganizadas con COVID Capitalismo”. En la misma expresan las experiencias de las teletrabajadoras de distintos sectores, condiciones y ciudades.

En ese sentido, entran a debatir en torno al capitalismo y la virtualización forzada. Mientras está en avance el tratamiento express del proyecto de ley de Teletrabajo, se preguntan: ¿Qué significa el Teletrabajo? Y expresan: “Desde el inicio de la cuarentena el teletrabajo es parte de una dura realidad. Mientras se trabaja también se atienden a les hijes, se trabaja en la escolaridad de ellxs, se atiende la casa, etc”.

Desde las experiencias compartidas llegaron a la conclusión de que “todas están en primera línea, ponen el cuerpo diariamente y con nuestros trabajos el mundo sigue funcionando, aun en este tiempo trastocado”. A partir de eso, sostienen que “es urgente profundizar una mirada feminista sobre el trabajo y sobre los desafíos que se abren en contexto de pandemia”.

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img