El Gobierno intervino Vicentin y enviará un proyecto para su expropiación

La empresa, líder en producción de alimentos, tiene una deuda de $18.000 millones con el Banco Nación y se declaró en cesación de pagos pese a sus ganancias récord. Alberto Fernández dijo que la decisión adoptada es un “paso adelante hacia la soberanía alimentaria”. La compañía había sido una de las principales aportantes de campaña de Mauricio Macri

El gobierno nacional anunció esta tarde la firma de un Decreto de Necesidad y Urgencia para la intervención de la empresa Vicentin y el envío al Congreso de un proyecto de ley de expropiación para afrontar el proceso de concurso preventivo que podría derivar en su quiebra.

Durante el anunció, el presidente Alberto Fernández consideró que la decisión adoptada por el Estado significa un “paso adelante hacia la soberanía alimentaria” del país y señaló que todos los activos del Grupo Vicentin pasarán a formar parte de un fondo fiduciario cuya gestión le será encomendada a YPF Agro, una unidad de negocio de la petrolera.

Al frente de la intervención estará Gabriel Delgado, exsecretario de Agricultura, Ganadería y Pesca entre 2013 y 2015, doctor en Finanzas de la Universidad del CEMA y economista del INTA.

“Queremos que la empresa siga funcionando, que los trabajadores mantengan sus puestos de trabajo y que los pequeños productores puedan seguir vendiéndole lo que producen”, dijo Fernández.

También destacó que el objetivo es “rescatar a la empresa en favor de la economía argentina y de una parte de la economía que tiene particular relevancia como es el mercado de granos y de cereales”.

El ex presidente del Banco Nación, Javier González Fraga


El 10 de febrero pasado, la empresa Vicentin, una de las principales compañías agroexportadoras de la Argentina, solicitó la apertura de su concurso preventivo de acreedores, tras la cesación de pagos en la que cayó en diciembre, cuando no pudo hacer frente a deudas con proveedores por US$ 350 millones.

En total, la deuda de Vicentín asciende a US$ 1.350 millones, de los cuales unos US$ 1.000 millones son con los bancos y otros US$ 350 millones con empresas del sector agrícola.

El Banco Nación es el principal acreedor de la empresa, por un monto superior a los $18.000 millones, seguido por el Provincia, con $ 1.600 millones, y el Banco de Industria y Comercio Exterior (BICE), con $ 5 millones.

La empresa agroalimentaria fue una de las principales aportantes a la campaña presidencial de Mauricio Macri en 2019 y es líder en la producción de alimentos. Pese a sus ganancias récord entró en convocatoria de acreedores luego de que anunciara la cesación de pagos de su deuda a fines del 2019 como resultado de un proceso de vaciamiento.

Por ello, desde el gobierno se avanza en poner a disposición de la Justicia toda la información necesaria para que se lleve adelante la investigación sobre el proceso de vaciamiento al que fue sometido la compañía.

La empresa cuenta con plantas de cereales y oleaginosas en las localidades santafesinas de Avellaneda, San Lorenzo y Ricardone, una división de producción de Biodiesel (Renova), otra textil que incluye desmotadora, hilandería y tejeduría, una planta de jugo concentrado de uva en San Juan, Vicentin Family Wines en Mendoza, además de acopio y exportación de Miel (Promiel), producción ganadera y sedes en Montevideo, San Pablo y Asunción.

Fuente: Télam

Comentarios

- Advertisement -