“Escuché ‘corré’ y cuando me di vuelta vi a Alan tirado”

Piden justicia por el joven asesinado en el barrio San Mauro de Berazategui. Se trata de un nuevo caso de gatillo fácil, según denuncian sus amigas y familiares. Pulso Noticias dialogó con Micaela, una de las amigas que estuvo presente en ese momento

Por Estefanía Velo

Alan Maidana tenía 19 años, estaba terminando el último año del secundario en la Escuela Media N° 6 del Cruce de Varela y vivía en su casa del barrio San Mauro de la localidad de Berazategui. En el mismo barrio donde el policía Federal (vecino) Germán Bentos de 31 años le disparó por sus espaldas.

El hecho sucedió este domingo a la madrugada en la esquina de Av. Varela y 114 de dicha localidad. Alan volvía a su casa, estaba con amigas y amigos, cuando otro joven, a metros de distancia, estaba tirando botellazos al aire hasta que uno de ellos impactó cerca del auto en el que circulaba el cabo de la Policía Federal Argentina. El oficial Bentos reside en ese mismo barrio y fue identificado por uno de los jóvenes allí presentes.

“Hay miles de versiones, la única verdad es que Alan estaba yendo a su casa. Él no hizo nada”, relata Micaela, intima amiga del joven que estuvo al lado de él hasta que Bentos frenó su auto, bajó y sin mediar palabras ejecutó cuatro disparos. Uno de ellos, mató a Alan.

Según cuenta Micaela a Pulso Noticias, “en un momento apareció un nene que arrojó una botella, ya lo venía haciendo adentro del pasillo. Nose si dio contra el auto o el piso. Escucho el impacto de la botella y la frenada del auto, y veo cómo retrocede el auto”. Enseguida, “escuché ´corré´, me quedé helada. Sigo mirando, veo que el hombre baja, sin decir una sola palabra, bajó ya con el arma en la mano, se apoyó en el techo del auto y empezó a tirar”. A Micaela se le quiebra la voz pero continua: “le dio a Alan, me lo mató, él era inocente no tenía nada que ver”.

La joven atravesada por mucho dolor y bronca asegura que solo quiere justicia, que “Germán pague por lo que hizo, que dejen de ensuciar el nombre de Alan quiero justicia y que él descanse en paz”.

Luego de esperar largos minutos a la ambulancia para que asistieran a Alan, los jóvenes presentes en el hecho fueron a denunciar lo sucedido reconociendo a Bentos como el ejecutor de su amigo. El cabo de la Policía Federal, prestaba servicios en la Dirección General de Registros y Ciencias Biométricas de la PFA y cumplía un adicional en el ferrocarril Belgrano Sur, fue detenido esa misma madrugada del domingo, secuestrándole la pistola calibre 9 milímetros marca Bersa Thunder provista por la fuerza de seguridad y su auto.

La causa tramita en el Juzgado de garantías 4 de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 1 de Berazategui, a cargo del Fiscal Daniel Ichazo, y está caratulada como “homicidio agravado”. Ayer declaró el oficial, acompañado de un defensor particular, alegando que se defendió de un “intento de robo” por parte de Alan y sus amigos y les disparó para amedrentarlos. Sin embargo, agregó que como estaba asustado no recordaba si los tiros fueron al aire o hacia el piso.

Los peritos de la Policía Científica secuestraron en la escena del crimen 4 vainas servidas. Mientras que los resultados preliminares de la autopsia revelaron que Alan recibió un disparo que ingresó por su espalda, del lado izquierdo del omóplato, y se alojó en la nuca producto de un rebote en la columna. La trayectoria del disparo fue de atrás hacia adelante y ligeramente ascendente.

“Sabemos que ayer declaró barbaridades y mentiras”, dice Micaela que recuerda a su amigo como alguien súper amigable, “lo quería todo el mundo, él no molestaba a nadie”. Tanto la familia de Alan, como Micaela, Ezequiel y todos sus amigos piden justicia por el joven asesinado. El Colectivo contra el gatillo fácil de La Plata repudió el hecho y aseguró: “los casos de gatillo fácil no son nuevos, todos los gobiernos avalaron esta modalidad represiva, fusilando pibxs en su gran mayoría jóvenes pobres de 16 a 24 años”.   

Comentarios

- Advertisement -