Partidos históricos: Argentina-Perú 2001, bautismo de Panteras

En esta entrega, el partido correspondiente al Premundial 2001 disputado en Santa Fé. Primera clasificación -lograda mediante competencia- al certamen mundialista. Revancha ante Perú del Preolímpico 2000 y nacimiento del apodo que las acompaña hasta hoy

Por Ricardo Baldoni

Antes del campeonato mundial del 2002, la selección argentina femenina había disputado los mundiales de Brasil 1960, Perú 1982 y China 1990. Sin embargo, todos ellos habían sido por invitación. Durante las décadas de los 7o, los 80 y los 90, los dos representantes sudamericanos en la competencia eran Perú y Brasil, la selección Argentina buscaba meterse en esa conversación.

El Premundial del 2001 fue disputado en Santa Fé, en el estadio Angel Malvicino del Club Unión desde el 6 hasta el 8 de julioAllí Argentina, Brasil, Perú y Venezuela competirían por dos lugares para el Mundial de Alemania 2002.

El seleccionado nacional, dirigido tácticamente por Claudio Cuello, llegó al partido frente las peruanas luego de haberle ganado a Venezuela y haber perdido frente a Brasil, ya clasificado. Perú por su parte, había perdido sus dos partidos y dependía de un triunfo sin ceder sets para mantener sus chances de clasificación.

Entre el seleccionado argentino y el seleccionado peruano estaban todavía frescos los partidos entre sí del sudamericano 1999 y del preolímpico 2000. En el primero, Argentina consiguió por primera vez la medalla de plata en el certamen sudamericano y con ello el pasaje a disputar la Copa del Mundo de Japón 1999; mientras que en el segundo Perú remontó un 0-2 para quedarse con el partido y el pasaje a los JJ.OO de Sidney 2000.

Por historia, Perú era favorito. Pero por presente, Argentina era la que más chances tenía. Con pocas giras internacionales, la experiencia de la Copa del Mundo de Japón resultó clave para el seleccionado. «Nos dimos cuenta que no había ningún cuco y eso fue muy importante para nosotras. Porque por más que hayamos perdido casi todos los partidos, algunos de ellos los jugamos muy bien y fueron los que nos permitieron adquirir una experiencia increíble que supimos capitalizar», afirmaba María Laura Vincente, hoy coordinadora del vóley femenino de la Universidad Nacional de La Matanza, en una entrevista para el diarío La Nación posterior al Premundial.

Luego del certamen de Japón, algunas jugadoras pasarían al exterior  -Romina Lamas, María Laura Vincente y Carolina Costagrande- aportando así experiencia y jerarquía en el seleccionado.

Eran tiempos de vacas flacas para las federaciones sudamericanas, recibidas por carácter transitivos de las crisis económicas que atravesaban los países de la región. En Perú se sintió gravemente, no pudiendo realizar amistosos previos, llevando al mundial a un equipo conformado mayormente por juveniles y, en plena competencia, el Instituto Nacional del Deporte Peruano desafiliaría a la Federación Peruana de Vóleibol.

Argentina y Perú jugaron el domingo 8 de julio y fue triunfo para argentina por 3-0. Con parciales de 25-16, 25-13 y 25-14, la selección nacional se llevó por delante a Perú y no dejó pasar la chance de clasificar al Mundial sin depender de ningún otro resultado.

Carolina Costagrande como gran figura, acompañada por un gran equipo donde se destacaba la potencia de Georgina Pinedo, el servicio de Lali Vincente, la eficacia de Ivana Müller y Romina Lamas y los reflejos de la líbero Mónica Kostolnik, fueron los pilares del equipo Argentina que lograba, por derecho propio, estar en la competencia mundial. Lo haría desde entonces bajo el nombre de Panteras.

Muchas de estas jugadoras que iniciaron el proceso en 1999, no pudieron brillar en la selección por diversas trabas. En el 2003 la Federación Internacional de Vóleibol suspendía a la Federación Argentina -en ese entonces FAV-, quitando su chance de participación en torneos juveniles y mayores. «Fue doloroso, luego del mundial. La Federación quedó suspendida y quedamos huérfanos de federación por un tiempo y muchas jugadoras nos dispersamos Allí tomé la decisión de quedarme jugando sólo en el equipo italiano que me desempeñaba», recordó Costagrande en Club Octubre 947.

El plantel completo que logró la histórica clasificación para Alemania 2002: Celina Crusoe, Carolina Costagrande, Mariana Conde, Romina Lamas, Micaela Vogel, Ivanna Mûller, María Laura Vincente, Natalia Brussa, Julieta Borghi, Mónica Kostolnik -líbero-, Marianela Robinet y Georgina Pinedo.

Fuentes: La Nación, La Prensa, Diario El Litoral, Club Octubre 947

Comentarios

- Advertisement -