Coronavirus: salones de fiestas platenses piden auxilio ante la crisis

El hecho de no poder abrir las puertas hasta que se termine la cuarentena los pone al borde del cierre. No tienen cómo solventar sus gastos y piden políticas públicas para el sector

La Agrupación Propietarios de Salones de Fiestas y Afines La Plata (APSFA) emitió un comunicado de prensa en el que detalla la difícil situación que están viviendo en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Al igual que otros comercios “no esenciales” de la ciudad, el hecho de no poder abrir sus puertas los pone al borde del cierre y piden políticas públicas que atiendan la situación del sector.

La entidad, que se conformó hace dos años y cuenta con 60 miembros, señala que el parate no sólo afecta a las familias propietarias de los comercios, sino también a otros rubros asociados que trabajan conjuntamente con ellas: servicios de catering, servicios de decoración de eventos, servicios de pastelería, como así también animadores de fiestas y eventos y DJ.

“Al tal punto nos vemos afectados, que no podemos abrir nuestros negocios, no solo para realizar cualquier tipo de evento, tampoco podemos abrir nuestras puertas para mostrar cada uno sus instalaciones, tomar reservas y organizar eventos futuros”, explicaron.

Incertidumbre

Los integrantes de APSFA señalaron: “Lo que nosotros mejor sabemos hacer es trasmitir alegría, crear momentos únicos, formar parte de recueros inolvidables, poniéndonos al lado de nuestros clientes y ayudándolos a hacer realidad sus sueños. Pero de buenas a primeras nos encontramos reprogramando fechas, sin saber en realidad para cuando, transformando todos esos sueños e ilusiones en ansiedad e incertidumbre”.

“Cada propietario ha puesto lo mejor de sí y con muy buena voluntad ha tratado de brindarle distintas alternativas a sus clientes para poder realizar en un futuro esos postergados eventos. Pero como es lógico también ha habido casos que se han generado ciertos desentendimientos entre las partes, hubo clientes que le han reclamado a algunos Salones la devolución de lo abonado ya que no les era posible por distintos motivos reprogramar su evento, en esos casos esperamos de corazón que se haya llegado a la mejor resolución del problema para ambas partes”, remarcaron.

Según relataron, “hasta el día de hoy” no se han podido reunir ni plantearle el escenario a ningún funcionario. “Todos los que estamos involucrados de una u otra manera en la realización eventos nos encontramos desamparados, no somos alcanzados por ningún tipo de subsidio o de beneficio de los tantos anunciados por las autoridades, pareciera que no tenemos la posibilidad por el momento de obtener alguna ayuda estatal”.

“Hoy nos encontramos con la imposibilidad de hacer frente a todas nuestras obligaciones y vemos con mucho dolor y temor como peligran nuestras fuentes de trabajo, porque está más que claro que de continuar con esta desprotección se producirá el cierre de muchísimos comercios de la ciudad”, afirmaron y agregaron: “No pedimos que nos regalen nada, solo queremos ser escuchados por las autoridades y lograr que evalúen de qué manera nos puede brindar alguna ayuda para poder transitar de la mejor manera posible esta inesperada y sorpresiva situación y así poder conservar nuestras fuentes de trabajo”.

En ese sentido, apuntaron que “alguna medida tomada al respecto marcaria la diferencia entre permanecer abiertos o tener que bajar las cortinas para siempre, con lo cual muchas familias se quedarían sin su fuente de ingresos”.

Entre las medidas que entienden que se podrían tomar, mencionan la posibilidad de “poder llegar a un arreglo con respecto al pago de los alquileres (uno de los mas altos costos que debemos afrontar), por lo menos durante los 3 primeros meses, ya que no es solo eso lo que debemos pagar, tener un salón de fiestas implica otros gastos tales como luz, gas, internet, cable, teléfono, seguro de responsabilidad civil, contra robo e incendio, Sadaic, seguridad e higiene y publicidad, monotributo, obra social; estos gastos son solo del local, después cada uno tenemos nuestra casa y familia donde también debemos afrontar gastos que dependen en algunos casos del ingreso del salón de fiestas”.

“Nos gustaría que alguna autoridad, ya sea desde el gobierno municipal, provincial o nacional, se acercara para ofrecernos alguna solución o por lo menos que nos puedan escuchar y así comprender cuál es realmente nuestra problemática”, aseguraron y aclararon: “nosotros como ciudadanos entendemos y respetamos la cuarentena, cuidamos nuestra salud, la de nuestra familia y la de todos, pero como comerciantes, se nos hace insostenible esta realidad económica que estamos viviendo”.

Comentarios

- Advertisement -