“Desde el club tenemos respaldo, pero no sabemos hasta cuando”

Thaiel Alegre, arquero de Cambaceres que entró en la historia al convertir un gol de cabeza en el anteúltimo partido previo a la cuarentena, contó a Pulso Noticias cómo afronta estos días atípicos, las dificultades económicas que le toca atravesar y los objetivos que tiene con su equipo para cuando se reanude el certamen

Por Lucas Mazzuca

No todos sabrán que en el ascenso del fútbol argentino, y más aún en la Primera D, los jugadores tienen otra actividad paralela para poder vivir. Al tratarse de una categoría amateur, los futbolistas sólo perciben viáticos que no alcanzan para cubrir sus gastos pero sí es un incremento significativo mes a mes.

En tiempos de aislamiento, son varios los jugadores del plantel de Defensores de Cambaceres que continúan con sus trabajos paralelos al fútbol mientras que hay otros que no pueden debido que sus trabajos no están entre los exceptuados.

Uno de estos últimos casos es el de Tahiel Alegre, arquero el Rojo de Ensenada quien trabaja en una escuelita de fútbol y en una de arqueros además de con sus recientes 23 años también estudiar profesorado en Educación Física. Sin embargo, pese a tantos impedimentos y el panorama poco alentador, el 1 contó a Pulso Noticias cómo atraviesa estos días: “se nos hace difícil al estar acostumbrados a entrenar en espacios grandes y con los materiales necesarios, pero tratamos de hacerlo de la misma manera desde casa”, dijo y agregó sobre el parate en lo laboral: “es complicado más que nada por los trabajos que tenemos fuera del fútbol, desde el club tenemos el respaldo pero no sabemos hasta cuando, eso ya es un problema en general para la mayoría de los jugadores y los futbolistas del ascenso ya que no hay ingresos”.

En otro tramo de la nota, el arquero que se convirtió en héroe al convertir un gol de cabeza que le permitió a su equipo empatar 2-2 como visitante ante  Deportivo Paraguayo, uno de los animadores del certamen contó las sensaciones que le tocó vivir: “realmente fue una locura, nunca había ido a buscar el gol así. Sentí que ir y más porque estábamos teniendo muchas situaciones y cerca del gol. Le grite al técnico si me dejaba ir y me dio el habilitó, y algunos chicos me decían que vuelva al arco, no les hice caso y fui al área. Cuando Samaniego tira el centro veÍa que la pelota caÍa donde estaba yo, lo único que me quedó por hacer fue darle dirección a la pelota y en el momento que entro no lo podía creer. Salí corriendo desesperado gritando el gol, me ahogué de tanto gritarlo”.

No es para menos, fue el primer arquero en toda la historia del Rojo de Ensenada en convertir un gol. Incluso, aseguró que después lo llamaron desde varios medios y que no fue una semana normal pero trató de enfocarse rápidamente en si labor. Dicho encuentro se jugó a principios de marzo y fue el antúltimo previo a la cuarentena, con lo cual fue uno de los últimos hitos del fútbol argentino

Por último, el arquero que hizo inferiores en Gimnasia, pasó por Quilmes y arribó a Camba en 2018 contó cómo ve al equipo de cara a la reanudación del certamen: “Lo veo muy bien al equipo, corregimos muchas cosas, arrancamos bien este torneo y estamos para pelear por el ascenso. Nuestro objetivo es ascender”. Camba se encuentra expectante en la tercera posición producto de 13 puntos obtenidos en seis partidos disputados.

Comentarios

- Advertisement -