“Para nosotras, sería cumplir un sueño jugar en este estadio”

Arriba: Grisel Yanacón, Maira Luque, Dolores Fernández Brescia, Berenice Bonnino, Julieta Lema, Agustina Amaro y Leticia Reichman. Abajo: Carolina Ochoa, Gabriela Ramírez, Giovana Delloso, Evangelina Alfano, Soledad Guarrochena, Agustina Doré, Luna Irigoyen y Micaela Sandoval

Pulso Noticias recorrió el renovado escenario de Estudiantes junto al plantel de fútbol femenino. Camino a la profesionalización de la disciplina, pretemporada, objetivos y el clásico que se viene, en esta nota. También los últimos avances a poco más de cien días de la reinaguración

Texto: Lucas Mazzuca | Fotos: Nicolás Braicovich

El plantel de Estudiantes se prepara con todo para lo que será el primer certamen semiprofesional de la historia del fútbol femenino en el país, dispuesto a iniciar en agosto, tras los juegos Panamericanos. En medio de esto y del armado del equipo, la gran mayoría de las futbolistas se hicieron un tiempo para recorrer las obras del estadio de 1 y 57 junto a Pulso Noticias.

En este sentido, luego de sacarse algunas fotos en varios sectores del escenario Pincha, de saltar y cantar como hinchas, las futbolistas destacaron: “sería cumplir un sueño para nosotras poder jugar en este estadio que está quedando tan lindo y moderno, quizá tengamos la posibilidad de hacerlo ahora que además se va a volver a jugar el clásico de la ciudad”. Incluso, Evangelina Alfano, una de las futbolistas con más recorrido cuenta orgullosa “el fútbol femenino jugó el último partido en 1 y 57, días antes de que se empiece con la reconstrucción y fue con triunfo Pincha ante Huracán”. De aquel encuentro justamente Alfano y Gabriela Ramírez son las únicas dos que siguen vistiendo la camiseta blanca y roja.

En tanto, Gabriela Ramírez, quien lleva 23 años como futbolista y varios defendiendo la camiseta del León dio su punto de vista de lo que es el primer paso hacia la profesionalización: “Nos pone contentas este paso que se dio, pero bien sabemos todas que todavía falta mucho para que podamos abocarnos más a entrenar y jugar, la AFA se va a hacer cargo de ocho contratos y después depende de los clubes. Veremos cómo se da todo”. Sin dudas, Gabriela celebra el momento pero sabe que la lucha continúa, que relajarse sería perder la posibilidad de seguir dando pasos hacia adelante. “Ayuda mucho todo lo que es el feminismo y obviamente que la selección haya vuelto al Mundial después de 12 años. Eso hace que se nos vea, que se nos tenga en cuenta, cosa que por ahí años atrás era diferente”.

El torneo que arrancará en agosto tendrá la particularidad de que además de ser profesional volverá a cruzar los caminos de Estudiantes y Gimnasia algo que no sucede hace alrededor de una década: “sabemos que tienen un equipo armado y lo bien que les fue para ascender, pero también sabemos que nosotras tenemos el ritmo de competencia de Primera y quizá eso pueda jugar a nuestro favor, indudablemente no es lo mismo jugar en Primera y en Segunda. Será muy lindo poder enfrentarlas y haremos todo para ganar. Ojalá esos partidos puedan jugarse en el estadio del Bosque y en Uno”. Hoy por hoy no resulta una utopía esta posibilidad debido a que tanto las del Lobo, como las de Boca, San Lorenzo y Banfield entre otros clubes hicieron que sus equipos jueguen en las canchas principales.

Armado del plantel y objetivos

Luego de un semestre que arrancó con angustia con el objetivo de permanecer en Primera y que terminó de manera positiva, el plantel de Estudiantes se arma con todo para lo que viene. Ahora, las chicas se dieron cuenta en el último tramo del torneo que están para más que para pelear la permanencia: “estamos trabajando para ponernos a punto mientras se continúa armando el plantel, el torneo pasado no fue fácil porque varias futbolistas importantes se fueron a otros equipos y eso nos llevó a volver a empezar. Ahora, con trabajo acumulado creemos que podemos andar mejor. Nuestro objetivo en principio es clasificar a la zona campeonato”.

Quien no pasa desapercibida para el plantel ni para el mundo Pincharrata es Dolores Fernández Brescia. La delantera entrena junto al plantel del selecionado sub-17 y fueron varias las futbolistas que se encargaron de destacarla.

Vale mencionar que Pablo Pastor, técnico del primer equipo, dejó de manera provisoria su puesto para perfeccionarse en los Estados Unidos, cuna del fútbol femenino mundial. Ahora es Gustavo Pérez quien tomó el cargo. Pérez, fue preparador físico de Néstor Craviotto durante largo tiempo, y tiene una extensa trayectoria en el fútbol. Respecto a este cambio, confían: “nos sentimos cómodas con Gustavo, tiene buena llegada al plantel y eso es importante”.

Antes de retirarse del estadio, el Ruso Ferrín, histórico canchero y empleado de Estudiantes y quien en todo momento estuvo cerca de la recorrida, les dijo: “lo único que les pido es que ganen el clásico”. Al mismo tiempo que recordó esa época en la que cuidaba la cancha de 1 y 55 donde comúnmente hacían de locales las Pinchas: “el Ruso nos pedía que jugáramos en zapatillas para no romper el campo de juego” recordó entre risas Gabriela Ramírez.

El campo de juego, avanza

Durante el transcurso de la última semana se pudo ver que comenzó a colocarse el playmaster en el campo de juego, lo cual es todo un símbolo de lo cerca que está el regreso para la familia de Estudiantes. El híbrido escogido para el campo de juego es un novedoso sistema que será modelo en el fútbol argentino. Utilizado por la Juventus de Italia, el Ajax de Holanda, Bordeaux de Francia y Cruz Azul de México, así Estudiantes contará con un campo de juego de primer nivel. Es decir, se coloca el sintético por encima de la tierra con gramilla y luego crece el césped natural generando ese híbrido.

Pero no es lo única tarea que se está llevando a cabo ya que alrededor de 50 operarios trabajan de manera constante en los distintos puntos, tanto en palcos como en zonas aledañas.

Según aseguran desde la web oficial del Pincha, el nuevo estadio de Uno será el pilar fundamental de un crecimiento exponencial que va a tener el club en los próximos 10 años y lo posicionará en otro nivel, no sólo en el deporte, sino en la parte cultural, educativa y de entretenimiento para socios y no socios. El hincha no sólo se reencontrará con la esencia familiar de la casa propia, sino también con el resultado de años de lucha, esfuerzo y trabajo hecho realidad

Comentarios