¿La muerte de Fernando de la Rúa hizo olvidar quién fue?

El gobierno declaró duelo nacional por tres días argumentando “merece el homenaje de todo el pueblo argentino”. Además, durante la jornada del martes políticos de varios sectores lamentaron su pérdida ¿Dónde quedó el 2001?

Por Lucas Mazzuca

El Gobierno nacional formalizó hoy la declaración de duelo nacional por tres días a raíz de la muerte de Fernando de la Rúa y destacó que la figura del ex presidente “merece el homenaje de todo el pueblo argentino”.

Así lo hizo a través del decreto 472, publicado en el Boletín Oficial con las firmas del presidente Mauricio Macri y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

La medida del Poder Ejecutivo, adoptada ayer mismo tras conocerse el deceso del ex mandatario, de 81 años, remarca “que el doctor De La Rúa dedicó su vida a la actividad política, ejerciendo diversos cargos públicos a los que accedió, en todos los casos, a través del sufragio popular”.

En ese sentido, añade el texto, “cabe destacar que se desempeñó, a lo largo de su extensa trayectoria política, como senador nacional, diputado nacional, Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, llegando a ocupar el cargo de Presidente de la Nación entre los años 1999 y 2001”.

Finalmente, destaca que “la figura del doctor D. Fernando De La Rúa merece el homenaje de todo el pueblo argentino, por lo que resulta un deber del Gobierno Nacional honrar su memoria con motivo de su lamentable fallecimiento”.

Los restos del ex mandatario serán inhumados hoy en el cementerio privado Parque Memorial, en la localidad bonaerense de Pilar.

La grieta se achicó con De la Rúa

Dirigentes de varios espacios políticos expresaron este martes a través de las redes sociales sus condolencias por la muerte del expresidente Fernando De la Rúa y destacaron su “trayectoria democrática” en la vida política argentina.

Uno de los primeros en expresar sus condolencias fue el Presidente de la Nación, Mauricio Macri: “Lamento el fallecimiento del ex presidente Fernando De la Rúa. Su trayectoria democrática merece el reconocimiento de todos los argentinos. Acompañamos a su familia en este momento”, manifestó el jefe de Estado en Twitter.

Por su parte, el precandidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, señaló a través de su cuenta de Twitter: “Lamento el fallecimiento del ex presidente Fernando De la Rúa. Mis condolencias a sus familiares y amigos”.

En tanto, la precandidata a vicepresidenta y exmandataria Cristina Fernández de Kirchner -quien se encuentra en Cuba acompañando a su hija- expresó: “Nuestras condolencias a familiares y amigos del ex presidente Fernando De la Rúa”.

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, también manifestó su pesar: “Mis condolencias a la familia y los seres queridos del ex presidente Fernando de la Rúa en este momento tan doloroso”.

La líder de la Coalición Cívica, la diputada Elisa Carrió, escribió en su cuenta: “Lamento el fallecimiento del ex Presidente Fernando De la Rúa. Acompaño a su familia y amigos en este doloroso momento. QEPD”.

En el mismo sentido, la vicepresidenta Gabriela Michetti envió “un saludo muy especial a su familia y amigos en este difícil momento”.

También el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, lamentó a través de su cuenta de Twitter el fallecimiento de De la Rúa, a quien destacó por su “trayectoria democrática. Acompañamos a su familia y amigos en este difícil momento”.

En tanto, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, lo recordó como “un hombre que buscó siempre fortalecer la democracia de nuestro país”, mientras que su par de Defensa en el gabinete, el radical Oscar Aguad, dijo que fue “un demócrata que puso las instituciones por encima de sus intereses personales”.

El titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, señaló que tuvo una “vida de trayectoria democrática dedicada al servicio público” y se manifestó “honrado de haberlo acompañado en tiempos difíciles”.

El ex vicepresidente y actual senador radical Julio Cobos‏ destacó que fue un “hombre fundamental en la historia del radicalismo, con una importante carrera legislativa, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y Presidente de nuestro país”, y agregó: “Que descanse en paz”.

En tanto, Juan Manzur, gobernador de Tucumán -donde ayer se desarrollaron los actos centrales por el 9 de julio- sumó sus condolencias y recordó que fue “el tercer mandatario elegido por el pueblo desde el retorno de la democracia en nuestro país”, al tiempo que envió su “pésame a su familia en nombre de los tucumanos”.

También Federico Pinedo, Miguel Angel Pichetto y Sergio Massa enviaron sus condolencias a la familia y amigos del ex mandatario fallecido ayer por la mañana.

1999-2001: crisis económica y social

Fernando de la Rúa asumió la presidencia en 1999 en medio del fervor que despertó en la mayoría de los argentinos la propuesta de terminar con años de crudas políticas neoliberales y de corrupción. Su mandato, sin embargo, es recordado el día de su muerte como uno de los peores en la historia del país.

Ahogado por la más grave crisis social y económica que sufriera el país y por denuncias de corrupción, dejó el poder solo dos años después, en medio de violentos disturbios y de una represión policial que dejó decenas de muertos.

La imagen de Fernando de la Rúa subiendo al helicóptero presidencial en la terraza de la Casa Rosada tras haber renunciado aún perdura en la memoria de los argentinos.

El capital político de la Alianza comenzó a apagarse a los pocos meses de asumir, cuando su gestión fue acusada de sobornar a senadores para aprobar una ley de reforma laboral y el popular vicepresidente Carlos “Chacho” Álvarez, decepcionado con de la Rúa, dejó su cargo, debilitando a la coalición de Gobierno.

La desconfianza sobre la economía -que ya estaba deprimida y con tasas de pobreza altas- creció, mientras que el Gobierno fue incapaz de tomar medidas firmes debido a un rígido sistema cambiario que ataba el peso al dólar. A poco más de un año de asumir la presidencia, la imagen de un de la Rúa dubitativo se había derrumbado.

En diciembre de 2001 estalló finalmente la crisis. Ante la nefasta perspectiva, muchos argentinos sacaron masivamente sus ahorros en dólares de los bancos, lo que llevó a De la Rúa a restringir el retiro de fondos con una normativa popularizada como “corralito”.

Los piquetes de desocupados y los “cacerolazos” de la clase media se multiplicaron hasta que De la Rúa ordenó reprimir las multitudinarias protestas. Con decenas de muertes sobre su espalda y apabullado por el rechazo social, el 20 de diciembre de 2001 se vio obligado a dimitir. Después de su renuncia, el expresidente se retiró de la vida política y evitó las apariciones públicas, aunque debió comparecer ante la Justicia por la violenta represión.

Comentarios