Facebook, Whatsapp e Instagram: monopolio Zuckerberg

En mayo trascendió una noticia que se perdió entre tantas otras del ámbito internacional. La carta pública de uno de los fundadores de Facebook, quien le pidió al gobierno estadounidense “romper” con el poder del actual presidente de la compañía en materia de información

(Publicada en la edición impresa de Pulso Noticias)

Chris Hughes es uno de los cuatro cofundadores de Facebook, hasta el momento la red social más utilizada de la última década, con más de más 2.000 millones de usuarios en el mundo, y emblemática por su alcance para conectar personas. El pasado 9 de mayo publicó una carta de opinión en el diario The New York Times, en donde le advirtió al gobierno de los Estados unidos sobre el poder que concentra el actual CEO de la plataforma, Mark Zuckerberg.

“Es hora de romper Facebook”, se titula la columna donde Hughes intenta poner en evidencia una realidad que todos sabemos pero desestimamos. “La influencia de Mark es asombrosa, mucho más allá de la de cualquier otra persona en el sector privado o en el gobierno. Controla tres plataformas clave de comunicaciones, Facebook, Instagram y WhatsApp, que miles de millones de personas usan todos los días”, describe.

Además, afirma que el empresario controla alrededor del 60 por ciento de las acciones de la compañía. “Solo él puede decidir cómo configurar los algoritmos de Facebook para determinar qué ven las personas en sus muros, qué configuración de privacidad pueden usar e incluso qué mensajes se entregan”, detalla el hombre que creó la red social en 2004 junto con Zuckerberg, Dustin Moskovitz y Eduardo Saverin.

Según Hughes, el titular de Facebook tiene poder total dentro de la empresa y un dominio prácticamente absoluto sobre todas las redes sociales, lo que le permite establecer las reglas sobre privacidad y decidir qué contenidos circulan y cuáles no. Y peor aún, acabar con cualquier competidor comprándolo o copiando su modelo.

En octubre del 2014 Zuckerberg pagó 19.000 millones de dólares para quedarse completamente con Whatsapp. Dos años antes, en 2012, ya había hecho un acuerdo con Kevin Systrom, el creador de Instagram, para quedarse con la plataforma. Hoy en día esa red social ya superó los 1.000 millones de usuarios en todo el mundo. 

Hughes sintetizó algunos de los defectos más grandes que ha tenido la empresa, haciendo alusión a la propagación de las denominadas “fake news”, y la falta de actuación ante la injerencia de Rusia en las elecciones de Estados Unidos, entre otras. Pero particularmente nos dejó con uno para pensar: “el impulso ilimitado de captar cada vez más nuestro tiempo y nuestra atención”. 


Comentarios