El cura Lorenzo “renunció” al SPB pero Vidal le sigue pagando más de $ 100 mil por mes

Jaqueado por denuncias de abusos, el excapellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense dejó su cargo en abril. Pero el Estado sigue bancándolo con un jugoso sueldo, obra social y aportes patronales

Por Daniel Satur y Estefanía Velo*

Hace dos meses el arzobispo de La Plata, Víctor “Tucho” Fernández designó como nuevo capellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) a Carlos Pont Gasques –párroco de Villa Garibaldi, Correa y Arana- , luego del apartamiento del cura Eduardo Lorenzo, imputado por “abuso sexual agravado” en una causa (desarchivada luego de diez años) que se tramita en la UFI 1 de La Plata a cargo de Ana Medina.

Sin embargo, según pudo averiguar este medio, Lorenzo no fue separado ni mucho menos del SPB, pese a las pruebas que ya existen en el expediente en su contra, sino que mantiene la relación de dependencia con el Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires a cargo de Gustavo Ferrari.

Tal como viene informando este medio, León fue abusado, violentado y amenazado por Lorenzo durante más de un año entre 2007 y 2008 en la parroquia Inmaculada Madre de Dios de Gonnet. Su familia, de fuerte creencia católica, lo primero que hizo fue presentar una denuncia eclesiástica en el Arzobispado de La Plata, la cual dio inicio a un “expediente canónico”. Luego plasmaron exactamente lo mismo ante el fuero penal del Poder Judicial.

En aquel momento, de manera rapidísima y llamativa, en menos de seis meses la fiscal Ana Medina archivó  la causa dictándole a Lorenzo la “falta de merito”, rechazando medidas de prueba propuestas por la querella y demostrando con ese manejo la poca voluntad de investigar al párroco.

El 25 de marzo de este año se desarchivó la causa por pedido de la familia de León y su abogado Juan Pablo Gallego (quien patrocinó también a las querellas de Julio Grassi). Pocos días antes de tomar esa decisión, y sabiendo de la posibilidad cierta de volver a estar en el tapete de la acusación, la defensa de Lorenzo pidió que su cliente fuera directamente sobreseído, lo que le fue negado.

Una vez que la causa cobró nuevo impulso y que no pocos medios nacionales se hicieron eco de estos sucesos, las máximas autoridades eclesiásticas y hasta funcionarios del gobierno de la provincia de Buenos Aires empezaron a despegarse del vínculo con el cura de Gonnet.

Con la nueva designación del capellán general del SPB en reemplazo de Lorenzo, fuentes oficiales del Ministerio de Justicia bonaerense aseguraron que el párroco presentó la “renuncia” al cargo que ocupaba desde hacía treinta años. Sin embargo, según pudo averiguar este medio, Lorenzo sigue cobrando una cifra alta equivalente al sueldo de un director, la cual rondaría unos 150.000 pesos. También el SPB tiene al día sus aportes patronales y sigue gozando de la obra social Unión Personal.

Según afirmaron fuentes oficiales del SPB a este medio, Lorenzo “se está por retirar”, pero aclararon que actualmente “está con licencia”.

Fuente: Sistema Nosis, de consulta pública de bases de datos

Desde la querella alertan que el virtual “limbo” institucional en el que se encuentra Lorenzo, sin cargo efectivo pero aún en relación de dependencia y cobrando un jugosísimo sueldo sin hacer absolutamente nada, puede tener un motivo muy preciso. Afirman que probablemente sus superiores, tanto eclesiásticos como políticos, sabedores de que están implicados en el encubrimiento del cura abusador, se manejan con la confianza de lograr “hacerlo zafar” del proceso penal y reintegrarlo a sus actividades “libre de culpa y cargo”.

Semejante especulación, sin embargo, no se sostendría en ninguna evidencia. Por el contrario, desde que la causa se reabrió comenzaron a volcarse al expediente nuevos testimonios que reafirman lo relatado por León. Es más, en las próximas semanas se esperan testimonios que serían lapidarios para las aspiraciones de Lorenzo y sus cómplices, ya que nuevas víctimas hablarían de otros tantos abusos y hechos de corrupción de menores por parte del cura durante las últimas tres décadas.

Los vínculos de poder se mantienen aunque quieran transmitir a la sociedad todo lo contrario. La causa por abuso sexual agravado avanza, suman cada vez más testimonios y pruebas que indican un posible camino de Lorenzo similar al del cura Grassi e incluso un pasar nada gozoso para quienes se dedicaron a protegerlo durante todos estos años.

*Una producción de La Izquierda Diario y Pulso Noticias.

Comentarios

- Advertisement -