Sigue la desidia para la Escuela Primaria 23 – Secundaria 81

La institución que se incendió en 2017 y aún sigue sin poder volver a su lugar, pero da sus clases en el camping del Sagrado Corazón, sufrió el colapso de las instalaciones cloacales del lugar y debió suspender su actividad

La tradicional escuela establecida en 7 y 601 sufrió un importante incendio en octubre del 2017, dejando sin estudios primarios, secundarios y  de adultos a toda la comunidad. Luego de una importante lucha y unidad entre estudiantes, padres, docentes y autoridades, lograron que se comiencen paulatinamente los arreglos.

Mientras tanto, para poder continuar las cursadas, comenzaron este año a dar clases en el Camping del Sagrado Corazón.  “Estamos indignadxs no sólo por los parches que nos tiene acostumbrados la Dirección de Escuelas -enviándonos a un camping en el cual no solo no contamos con espacio para el desempeño escolar diario”. Este viernes, cuando los trabajadores llegaron a las instalaciones de 13 y 610 se  encontraron con el colapso total de las cloacas del lugar.

“Actualmente nos encontramos con aulas durlock sin terminaciones donde se escuchan todas las clases a la vez, sin espacio para preceptoria y dirección que funcionan en los pasillos del bufete con aulas superpobladas en conteiner en el patio del camping”, agregaron los docentes en un comunicado de prensa. “El espacio (con el colapso cloacal) mostró sus limitaciones estructurales, en un lugar que no está preparado para el uso diario de cientos de estudiantes, auxiliares y docentes”, describieron.

“Parte de estos residuos se encuentran en la cocina (ver foto)  poniendo en riesgo la salud de lxs docentes, auxiliares y estudiantes que transitamos día a día el lugar”, expresaron.

Hacia el final del comunicado, los docentes establecieron cuál es el rol del gobierno provincial: “Todos los días la gobernadora ataca a lxs docentes y a la escuela pública con bajos salarios y bajo presupuesto educativo sumado a que muchos docentes aun no cobran sus respectivos sueldos”.

Concluyeron que “cuando manifestamos nuestros reclamos nos ataca con el falso argumento de que “cada día cuenta”… también “cada día cuenta” para nuestra comunidad educativa que hoy se encuentra sin clases producto del ajuste y de los parches que nos ofrecen lxs funcionarios sin resolver los problemas de fondo”.

En la escuela no hubo clases durante el viernes a la tarde, tampoco se cursó el lunes ni el martes, “mañana seguimos igual hasta que arreglen la situación y se pueda cursar en relativa normalidad”, expresaron.

Comentarios