Una obra preocupa a la comunidad educativa de la Escuela 108

El lunes las madres y los padres del colegio se desayunaron con que la jornada escolar será reducida de ocho a cuatro horas debido a los trabajos de ampliación del establecimiento, que culminarían recién en abril. Afirman que la decisión genera múltiples trastornos en la organización familiar y piden que la Municipalidad garantice que no habrá demoras en la obra

A pocos días del comienzo de clases, las madres y los padres de la Escuela 108, situada en Ignacio Correas (Ruta 30 entre 696 y 607), se desayunaron con que la jornada escolar será reducida de ocho a cuatro horas debido a la compleja obra de ampliación del establecimiento, que culminaría recién en abril. De esta forma, la matrícula será desdoblada: primero, segundo y tercer grado van a la tarde, mientras que cuarto, quinto y sexto concurrirán por la mañana.

La molestia tiene que ver con los problemas que surgen ante la decisión tomada: “en primer lugar los niños pierden horas de clases, con ellos actividades extras y un montón de cosas por aprender”, señalaron y agregaron que además que “complicará muchísimo los horarios familiares ya que habiendo hermanos en la escuela, algunos quedarán a la mañana y otros a la tarde, sin contar que habiendo anotado a nuestros hijos en una escuela de jornada extendida, hoy debemos resolver quien se quedará con nuestros hijos mientras no están en la escuela, ya que la mayoría de padres somos clase trabajadora, y generalmente, trabajamos en la ciudad de La Plata, a 45 minutos de viaje”.

Mariela Anastasio es madre de una niña que va a tercer grado. En diálogo con Pulso Noticias, indicó: “La obra se pidió y estamos contentos con que se haya hecho, pero no se organizaron bien. Nosotros entendemos que estas son las circunstancias, pero necesitamos que nos garanticen que la obra se va a terminar en tiempo y forma. La verdad no tenemos la confianza de que eso pase porque hay días que están trabajando pocos obreros”.

“Quisiéramos que las autoridades municipales se comprometan a acelerar los tiempos de la obra para que esta situación no se alargue más en el tiempo porque genera mucho conflicto para las familias. Tememos que esto se alargue hasta fin de año, queremos una garantía por escrito de que no va a ser así”, afirmó.

La Escuela 108 es un establecimiento rural que vio incrementada su matrícula en los últimos años a medida en que la zona de Correas y Parque Sicardi fue creciendo en cantidad de población. De esta forma, la capacidad quedó chica, ya que las aulas son pequeñas: en el caso del tercer grado, por ejemplo, sólo caben 13 niños. Por esta razón, el 3 de enero comenzó esta obra para ampliar el colegio con cuatro aulas más, baños y la construcción de otras dependencias como la dirección y el SUM.

Desde la comuna informaron que las obras no están demoradas, y que al ser un trabajo de magnitud hubo que confeccionar un plan de contingencia. En ese sentido, al no haber clubes o instituciones cercanas “adecuadas para albergar el dictado de clases”, optaron por reducir la jornada. Sin embargo, ante el reclamo de las familias, afirmaron que se encuentran gestionando la instalación de tres aulas móviles.

“Uno organiza su vida laboral en función de que sus chicos están ocho horas en la escuela pero ahora hay padres que tienen chicos que salen a las doce y no los pueden ir a buscar. Esto se resolvió la semana pasada, nos informaron el lunes y las clases empiezan la semana que viene”, remarcó Anastasio, expresando el enojo de las familias al haberse enterado de los cambios con tan poca antelación. El miércoles 6, cuando comiencen las clases, realizarán un abrazo simbólico a la escuela para visibilizar la situación.

El enojo y la preocupación de las familias fue instantáneo. A través de una nota que hicieron pública, expresaron:“sabíamos que las obras de ampliación, tan necesarias, iban lentas, pero esperábamos la reubicación de los niños, o alguna solución razonable, como sucedió con otras escuelas de la zona”.


Comentarios