Una normativa deja sin docentes a chicos de escuelas especiales

Maestras de la Escuela Especial Nº 531 realizaron un abrazo simbólico para denunciar la arbitraria disposición de la Provincia que desde hace dos años deja sin acompañamiento por dos meses a alumnos que padecen trastornos generalizados de desarrollo. Hace más de un año que piden respuestas

Los alumnos y alumnas de la Escuela Especial Nº531, ubicada en 8 entre 70 y 71, vuelven a sufrir este año lo mismo que vienen padeciendo desde hace un par: durante dos o tres meses se quedarán sin las docentes que los tienen que acompañar. Se trata de niños y niñas con trastornos generalizados de desarrollo, y sin ellas les es casi imposible desempeñarse en el ámbito educativo. Ante esto la institución termina como siempre armando un plan de contingencia dejándolos a cargo de otros maestros o preceptores que no cuentan con las herramientas necesarias para contenerlos, lo que genera el lógico enojo y preocupación de padres y madres.

La situación es por demás insólita: la Provincia exige una conjunción de tres títulos a los docentes que pretendan hacerse cargo de las horas en este colegio -y en todos los que tienen esta característica- que ninguna persona reúne. Por lo tanto esas horas quedan vacantes, entonces luego se abre un listado de emergencia y los cargos son cubiertos por psicólogas y profesoras en psicología. Sin embargo, al llegar a fin de año a estas maestras les cesan el cargo, y vuelven a llamar a una convocatoria de personas recibidas de tres carreras a la vez: Psicología, Educación Especial y Psicopedagogía. Como no las encuentran, vuelven a abrir el listado de emergencia para que exactamente las mismas personas que estaban “provisoriamente” vuelvan a cubrir esos cargos.

La rueda vuelve a empezar todos los años para terminar siempre en el mismo lugar, pero en el medio, cada vez que cesan los cargos, pasan dos o tres meses en que la continuidad pedagógica y laboral terminan cortadas por una disposición que roza el absurdo. Hoy por la mañana las docentes de la escuela junto a padres y madres realizaron un abrazo simbólico, ante el hartazgo de haber estado reclamando soluciones desde hace un año sin obtener ninguna respuesta de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense.

“Esta es una escuela especial, que trabaja con trastornos emocionales severos. Nosotras tenemos títulos de psicólogas o profesoras en psicología, pero se nos está exigiendo tener otro título que en realidad no existe en la oferta, que sería de maestra especial. Existe la promesa de crear un post-título, para que lo podamos hacer, que sería lo más coherente, teniendo en cuenta que ya contamos con las carreras de grado”, explicó a Pulso Noticias Nadia Ferreira, una de las docentes de la institución.

De la misma forma se expresó otra de las educadoras de la escuela, Patricia Ríos: “Esto es porque no hay personas recibidas desde Psicología, más Educación Especial, más Psicopedagogía, no existen esa conjunción de títulos para poder tomar esas horas. Por eso cuando vuelven a abrir los listados de emergencia, volvemos a tomar nosotras los cargos”.

“Es importante decir que la Gobernadora María Eugenia Vidal está haciendo campaña y está diciendo que hay que cumplir con los 190 días de clase, pero esto no se estaría dando en su propio gobierno desde hace dos o tres años”, señaló en referencia a la situación del colegio, y agregó: “Cada una de nosotras tenemos 9, 10 o 11 alumnos, multipliquemos por 10… ¿cuántos alumnos se quedan sin docentes durante dos o tres meses hasta que nosotras volvamos a tomar las mismas horas?”.

Además de la creación del post-título, otra de las soluciones que mencionó Ríos sería “contemplar estos cargos como de ‘difícil cobertura’, porque esto que está pasando es como un agujero negro dentro del sistema educativo de la Provincia, que no tiene en cuenta esta particularidad. Nosotras defendemos el estatuto docente y los artículos que dicen que tenés que tener el título docente para estar adentro de la escuela, y eso lo cumplimos con creces porque somos psicólogas pero también profesoras, ya que tenemos cursado el tramo pedagógico. Pero de todas formas pensamos que esta escuela, esta especialidad y estos estudiantes, son específicos. Por lo tanto como no hay docentes que tengan la conjunción de títulos, pedimos que sean cargos de ‘difícil cobertura’ y eso posibilitaría la continuidad pedagógica y laboral”.

Por otro lado, puntualizó: “Nosotras trabajamos con niños y niñas que tienen trastornos generalizados del desarrollo, psicosis infantiles, alumnas y alumnos que necesitan la apoyatura de un otro porque no tienen lenguaje. Si no estamos nosotras se los estaría mandando a una escuela común, en esas condiciones, en una aula de 20, 30 o hasta 40 chicos, como sucede en Abasto donde también doy clase”.

Uno de los padres que participó del abrazo, señalaba además que los primeros meses de clase son muy importantes para estos chicos, y que justamente son esos los que se cortan. A su vez, las maestras no dejaron de remarcar que el magro salario que cobran, de alrededor de $17.000, por una tarea de enorme responsabilidad.

Durante la jornada de hoy se hizo presente una inspectora de la DGCyE, que de todas formas no les dio la respuesta que vienen esperando: sólo se abrió la posibilidad de adelantar la apertura de los listados de emergencia para que los cargos sean cubiertos con mayor celeridad. Pero la solución definitiva al problema, sigue en lista de espera.


Comentarios