Confirman que Gissella Solís fue envenenada

Así se desprende de los resultados toxicológicos sobre el cuerpo de la odontóloga de 47 años

Gisella Solís Calle, que estuvo desaparecida 14 días y cuyo cadáver fue encontrado a un costado del camino entre Punta Lara y Villa Elisa, murió por envenenamiento, según el resultao complementario de la autopsia que determinó que en el estómago de la mujer había uno de los componentes del veneno que tenía en su poder su pareja cuando se suicidó, informaron fuentes judiciales.

A tan solo algunos días del hallazgo que le puso final trágico a una búsqueda que se extendió a lo largo de dos semanas, la familia de la odontóloga ya había adelantado que la mujer fue envenenada, según las declaraciones de la hermana de la víctima.

Mariela Solís, la hermana de la odontóloga, contó su propia teoría sobre cómo Abel Casimiro Campos planificó el femicidio: “Me da la impresión de que ella nunca se enteró de lo que estaba pasando. Creo que él la atacó cuando ella estaba durmiendo”, indicó la mujer.

“En las copas de vino no había nada, pero sí moléculas en el cuerpo de mi hermana. Para mí la encontró durmiendo, le puso un polvo y ella lo aspiró. Ese producto produce vómitos, diarrea, dolor de estómago. Creo que ella murió en la cama y luego la envolvió en las sábanas”, afirmó Mariela.

Comentarios