UPA Los Hornos: “No vamos a tolerar más exponer a compañeros”

Los trabajadores y trabajadoras de la Unidad de Pronta Atención Nº6 son los que terminan soportando los enojos de los vecinos ante la falta de personal médico, las demoras en la atención o la escasez de medicamentos. El 26 de diciembre sufrieron un hecho de violencia grave. Hicieron reclamos a la Provincia pero no obtuvieron respuestas. Ahora están realizando retención de tareas pidiendo garantías mínimas de seguridad y el nombramiento de más profesionales para mejorar la calidad de atención

La Unidad de Pronta Atención (UPA) Nº6 de Los Hornos fue inaugurada en 2013, como respuesta parcial ante el histórico reclamo vecinal para tener un hospital en la zona. En apenas cinco años, el establecimiento pasó de tener más de 100 trabajadores, tres profesionales por guardia y una farmacia con buena cobertura, a atravesar una situación crítica que el personal viene denunciando sistemáticamente desde mediados del año pasado.

“Falta personal médico, falta higiene, faltan insumos, falta medicación para que el vecino tenga la respuesta necesaria de poder irse de este lugar con su medicación, con su tratamiento, con un diagnóstico, es decir, atendido como corresponde”, afirmó Patricio Lefleur, trabajador de la UPA y delegado gremial de ATE.

En ese sentido, remarcó: “Los Hornos es una zona de gente humilde, y la verdad es que tener que mandar a los vecinos a comprar a alguna farmacia porque ya no tenemos determinado antibiótico es un problema”.

Quienes ponen la cara ante esas carencias y el enojo que generan, son los profesionales, administrativos y enfermeros del establecimiento. El pasado 26 de diciembre la gota rebalsó el vaso cuando una persona se violentó con una empleada ante la falta de personal de pediatría que pudiera atender a su hijo, causando incluso destrozos en el edificio. Pero no es la primera vez que les sucede algo así.

“El conflicto está en que el Estado no da las garantías para proveer a la comunidad de una atención de calidad proveyendo el personal necesario. Faltan pediatras, necesitamos más médicos clínicos para que se pueda atender con mayor celeridad, necesitamos insumos y medicación”, señaló el dirigente gremial, y agregó: “Esas faltas del Estado son violencia, y lleva a que vecinos en alguna situación de urgencia o malestar se puedan llegar a violentar. Entonces, así como exigimos esas medidas en cuanto a presupuesto y personal, hoy tenemos que resguardar la integridad física de los compañeros y exigir al Estado que ponga como legalmente corresponde para esta unidad, al menos un efectivo policial, que es quien puede garantizar que una persona no se violente, o actuar en caso de que suceda”.

En esa linea, el secretario gremial de Cicop, Pablo Maciel, manifestó en la conferencia de prensa que brindaron hoy: “La mayoría de los problemas de violencia que se dan, como en cualquier lugar de atención a la salud, es por la demora en la atención, la falta de pediatras, de traumatólogos, o sea que lo que estamos planteando es que además de medidas de seguridad necesitamos personal necesario y el equipo de salud completo para poder dar respuestas a todas las necesidades de salud de la población”.

Retención de tareas

Tras aquel hecho de violencia sucedido la semana pasada que funcionó como detonante, los representantes gremiales lograron reunirse mano a mano con el Director Provincial de Hospitales bonaerenses, Alejandro Ravecca, quien se comprometió a través de un acta firmada a poner a partir del día viernes 28 un efectivo policial en la UPA, una pecera para el resguardo del personal administrativo como complemento, e incluso a comenzar a evaluar la posibilidad de volver a incorporar un pediatra al establecimiento. Pero pasó el viernes, el sábado, el domingo, y llegó el lunes 31 sin que ninguno de esos compromisos se cumpliera.

Por esta razón, desde ese día todo el personal se encuentra realizando retención de tareas, sin atención en los consultorios externos, por lo que sólo funciona el abordaje de urgencias. “Cuando le avisamos a Ravecca que íbamos a avanzar con la medida de fuerza, él mismo nos dijo que no podía objetarla porque no habían cumplido con nada”, señaló Lefleur a Pulso Noticias.

La medida, que ya lleva cuatro días, se extenderá al menos hasta mañana al mediodía, momento en que evaluarán en asamblea si las acciones que les vienen proponiendo desde la Provincia para intentar negociar son suficientes para volver a atender normalmente. “Nos hicieron algunas propuestas aunque no son las ideales que buscamos”, afirmó el dirigente gremial.

Comentarios

- Advertisement -