Denuncian a una partera trucha de una clínica de Ensenada

Está acusada de usurpar el título de Licenciada en Obstetricia desde el año 2012. Cursó hasta 3º año en la UNLP y con documentación falsificada participó en la constatación de nacimientos y atendió embarazadas en la clínica de La Ribera

Fueron 6 años y podrían haber sido muchos más, si hubiese mantenido el perfil bajo. Pero se la comió el personaje. En grupos de Facebook sobre maternidad y embarazo empezó a responder consultas como si fuese una profesional. “¿Se puede tener un parto natural después de una cesárea?”, preguntaba una futura mamá y ella se manifestaba con soltura. Las matriculadas del Colegio de Obstétricas de la Pcia. Distrito 1 que se toparon con el posteo empezaron a preguntarse quién era esta partera a la que nunca habían visto, ni sabían de su existencia. Ese fue el principio del fin.

Por haber descubierto que no sólo comentaba en Facebook, sino que además ejercía la profesión de manera ilegal desde el año 2012 en la Clínica de La Ribera de Ensenada, el Distrito I – La Plata del Colegio de Obstétricas de la Provincia de Buenos Aires presentó ante la Fiscalía Nº 3 una grave denuncia penal en la que bajo los términos del artículo 247 del Código Penal, la acusan de carencia y adulteración de título, falta y adulteración de matrícula, y ejercicio ilegal de la profesión.

Además de haber falsificado documentación para participar en constataciones de nacimientos, y de atender embarazadas en el nosocomio ensenadense, se cree que también realizó tareas en el Hospital Sudamericano de La Plata y en partos domiciliarios. Todas estas tareas las realizaba con la matrícula nacional y provincial de otras licenciadas en ejercicio.

Para confirmar las sospechas, el Colegio además solicitó al director de la Escuela Universitaria de Recursos Humanos del Equipo de Salud de la Universidad Nacional de La Plata el historial académico de la mujer en cuestión. De esa información se desprendió que todavía es alumna regular, que su última materia la cursó en el año 2005, y que nunca concluyó sus estudios. De esta manera, durante seis años consecutivos, un buen número de embarazadas quedaron en manos de una estudiante de 3º año.

Sobre lo sucedido, la Presidente del Colegio de Obstétricas, Alicia Cillo, dijo: “es un hecho indignante, que pudo haber puesto en peligro la vida de muchas mujeres y niños por nacer. Como Colegio bregamos la buena práctica de la Obstetricia, defendemos la profesión y nos encontramos a disposición de todas las entidades de salud para trabajar en conjunto por una atención de excelencia para la mujer”.

Comentarios