Presentaron un proyecto para proteger el arbolado público platense

La Asociación Civil Nuevo Ambiente elaboró una iniciativa para que se trabaje en el Concejo Deliberante que busca cuidar e incrementar las especies existentes en las calles de la región. Afirman que las últimas gestiones municipales han descuidado el patrimonio forestal, generando consecuencias ambientales, climáticas y paisajísticas

La ciudad de La Plata se caracterizó desde su origen por tener una política específica en términos de arbolado público, con especies específicas distribuidas por zonas, que además de cumplir una función ambiental y climática, también estaba vinculada a un desarrollo paisajístico. Sin embargo, desde hace varios años organizaciones ambientales y de defensa del patrimonio vienen advirtiendo sobre el deterioro de la forestación, podas indiscriminadas, pérdida de especies y la ausencia de una política clara en la materia que permita dar continuidad a este aspecto.

Ayer la Asociación Civil Nuevo Ambiente presentó en el Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza que apunta a proteger e incrementar el arbolado público urbano. En el mismo, se establecen requisitos técnicos y administrativos para implementar un Plan Maestro que haga efectiva la preservación e incremento de las especies arbóreas urbanas de la ciudad, como así también plantean el desarrollo “de una campaña de concientización en la sociedad acerca de los beneficios ambientales y climáticos para la calidad de vida de los habitantes”.

“La intención es plantear una discusión sobre una realidad que venimos viendo desde hace muchísimos años, que es el tema de cómo se está atentando contra el patrimonio forestal existente que tiene la ciudad, y cómo está desapareciendo el arbolado público urbano aceleradamente”, explicó a Pulso Noticias Leandro Varela, uno de los integrantes de la entidad autora de la iniciativa.

En ese sentido, señaló que “la Municipalidad, ni en la gestión anterior ni en esta, ha controlado ni tiene una política respecto del arbolado público urbano”. Hoy en día, según la ONG, en el casco fundacional “se pueden observar las malas condiciones de algunos árboles, escasa presencia de ejemplares jóvenes, poco éxito de las esporádicas plantaciones, cazuelas vacías o ausentes, paños verdes erosionados”.

“A esto se le suma la plantación por parte de los vecinos de especies que no son aptas para arbolado urbano, las cuales impiden las visuales y la libre circulación, o generan riesgo por las condiciones de su fisonomía”, agregaron a través de un comunicado. Y advirtieron que el escenario se complejiza aún más fuera del casco pues “la periferia no mantiene todas estas premisas establecidas para el casco fundacional. En la mayoría de los sectores no hay especies que caractericen zonas” y “para ser un tejido más abierto donde predomina el verde, no hay tantos árboles”.

Ante esto, Varela señaló que “lo ideal sería que tuviéramos un conocimiento pleno del estado fitosanitario del arbolado público que tiene la ciudad, que sepamos cuánta es la pérdida de especies que han desparecido en los últimos años, para ver si se puede hacer un plan de reforestación urbana”.

Según indicó, la iniciativa está elaborada de acuerdo a la legislación nacional y provincial vigente, especialmente la Ley 12.276 que rige en el territorio bonaerense para regular el desarrollo de los planes de forestación o reforestación en los municipios.

La propuesta plantea que este Plan Maestro debe estar a cargo de especialistas, teniendo en cuenta que la ciudad los tiene de sobra. “Tenemos la Universidad Nacional de La Plata que tiene una Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales y resulta que los encargados del tema son abogados. Lo que estamos planteando es que se conforme un equipo de gente responsable, que esté formada en el tema para llevar adelante esto. No pedimos que haya un arboricultor, que es la persona que más sabe de árboles, simplemente que haya gente medianamente capacitada relacionada con el área”, remarcó Varela y agregó que la comuna “debería tener además un vivero municipal en el que se reproduzcan las especies que le sirven a la ciudad”.

El factor ambiental

Para la entidad, “la protección del arbolado urbano implica una acción frente a la problemática global del cambio climático, representa un ejercicio contra el efecto de la isla de calor y, principalmente, favorece la buena salud, humana y ambiental, para los habitantes de la ciudad”.

“Además de ello, su preservación es esencial pues tiene funciones ecosistémicas como purificar el aire, conservar el agua y reducir la erosión del terreno, combatir el efecto invernadero, reducir la contaminación del aire y acústica y retardar el escurrimiento del agua, entre otros”, afirmaron.

Ayer, después de haber presentado la iniciativa, los integrantes de Nuevo Ambiente se reunieron con el concejal Gastón Crespo, presidente de la comisión de Medio Ambiente del Concejo Deliberante, quien los convocará a participar en una reunión de ese espacio una vez que el proyecto ingrese en el cuerpo deliberativo.

Comentarios

- Advertisement -