Mientras todas las variables alarman, Peña minimiza el problema

En lo que va del año, el dólar aumentó un 82% y, en los últimos cuatro meses, las empresas argentinas que cotizan en el mercado bursátil perdieron gran parte de su valor, algunas hasta el 78%. El Gobierno apuesta a continuar con las mismas políticas y el jefe de gabinete, Marcos Peña, aseguró en un programa radial que “no estamos ante un fracaso económico ni mucho menos”

El contexto preocupa. También preocupa el hecho de que la situación viene agravándose hace largos meses y desde el oficialismo continúan dando las mismas respuestas ante los mismos problemas. Respuestas que, ya ha quedado claro, no son soluciones.

En el último cuatrimestre, se perdieron más de U$S 15.000 millones de reservas, la inflación se aceleró, cayó el nivel de actividad económica y el riesgo país trepó hasta un nivel récord en la era de Mauricio Macri: 725 puntos.

Mientras el tablero enciende todas las luces de alerta, el oficialismo continúa insistiendo con los remedios que no han dado resultado. No se preocupa por frenar la fuga de dólares y apela a la deuda externa como mecanismo corriente para financiar las reservas del Banco Central.

En ese marco, el jefe de gabinete Marcos Peña, caracterizado por su temple tranquila e imperturbable ante los medios y con una gran capacidad para minimizar las situaciones más angustiantes, expresó que “no estamos ante un fracaso económico” e insistió con que estamos por el camino correcto: “Nosotros vemos esto como parte de un proceso de recuperación en un contexto de enormes dificultades estructurales”. Y, en su afán de quitarle responsabilidad al Gobierno por el escenario actual, también expresó: “Un fracaso es que en 70 años no podamos resolver el desequilibrio fiscal, es un fracaso que en 80 años no podamos resolver la inflación, es un fracaso que no haya empleo de calidad”.

 

 

Comentarios

- Advertisement -