Gobierno-docentes: señales de distensión

Buscando acercar posiciones, el Ejecutivo se abre al reclamo de los gremios. Afinan la lapicera para una nueva propuesta salarial

Luego de casi una decena de reuniones fallidas y declaraciones encontradas entre las partes, el gobierno de María Eugenia Vidal y los gremios docentes comienzan a acercar posiciones de cara al nuevo encuentro que mantendrán este jueves en el Ministerio de Economía de la Provincia.

Las muertes de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez por una explosión de gas el pasado 2 de agosto en la Escuela N° 49 de la localidad de Moreno hicieron que desde el gobierno bonaerense se comenzaran a replantear ciertas actitudes que venían teniendo para con los sindicatos. De esa manera, comenzaron una serie de visitas a los establecimientos que, según los dirigentes sindicales, se encuentran en peor estado de infraestructura.

Así, se la pudo ver a la gobernadora el pasado sábado en la Escuela Primaria n° 34 de Mar del Plata, o el viernes al ministro de Educación Gabriel Sánchez Zinny recorriendo la Escuela nº 49 de Moreno, lugar en el que recibió una serie de quejas por parte de docentes, padres y alumnos por la “desidia” estatal para con ellos.

En un gesto de “distensión” entre las partes, la propia Vidal reconoció el mal estado en que se encuentran la mayoría de los colegios en suelo bonaerense, y aseguró ante los micrófonos que desde el gobierno se iniciará un “arduo trabajo en tres tipos de obras: gas, electricidad y riesgo de derrumbe”.

Por otro lado, si bien no trascendió ninguna propuesta salarial formal por parte del Ejecutivo para los docentes, por lo bajo se viene sosteniendo que a la reunión del próximo jueves se llevará una oferta “superadora” que traspasará el 15% ofrecido en los anteriores encuentros, aunque se prevé que los números seguirán lejos del 30% pedido por los gremios.

El Frente de Unidad Docente Bonaerense viene reclamando desde hace meses un salario acorde a la “situación inflacionaria que se viene viviendo en el país”, y para ello piden un salario inicial igual a la canasta básica y que el aumento de los sueldos de todos los docentes, como mínimo, iguale a la inflación, además de la inclusión en cualquier propuesta de la llamada “cláusula gatillo”.

Comentarios

- Advertisement -