Es hija de un ciudadano ilustre y corta el pelo a cambio de juguetes

Fotos: Nicolás Braicovich

Se trata de Carlina Pacheco, hija del artista platense fallecido Carlos Pacheco, que después de haber transitado una infancia y una juventud difíciles, hoy se dedica a ayudar a los que más la necesitan

Por Ezequiel Franzino

En su casa de 58 entre 14 y 15, Carlina Pacheco no para de cortar el pelo. Le hace las puntas a una amiga, un shock de keratina a una conocida, le corta el flequillo a otra mujer que conoció por Facebook y le pasa tintura a una prima. Por estas tareas, cualquier peluquera de su talla podría haberse ganado unos cuántos pesos, pero ella lo hace gratis: sólo intercambia su trabajo por alimentos no perecederos y por juguetes que donará para el Día del Niño. “Para ayudar no hace falta tener plata”, jura esta mujer de 43 años.

De hecho, si hay algo que no le sobra es el dinero. Desde que se le inundó su peluquería en 2013, nunca más consiguió trabajo, y el sueldo de su marido, Roberto, apenas les alcanza para llegar con lo justo a fin de mes. “Hubo épocas en que casi no teníamos para comer, pero yo sé que hay personas que la están pasando peor que yo y en lo que pueda dar una mano ahí voy a estar”, dice Carlina.

Si hay algo que conoce esta mujer es de infancias duras. Nacida en Tucumán en el seno de una familia que no pudo cuidarla, con apenas un año y medio de vida fue trasladada a un hogar de niños de La Plata. Tiempo más tarde la adoptarían el artista plástico Carlos Pacheco y su mujer, Marta, que en su rol de asistente social trabajó con niños pobres con los que Carlina estrechó amistad. “Para mí era normal tomar la leche con nenes de la calle. He visto cosas tremendas, como por ejemplo chicos con sarna en la cabeza”, recuerda.

Tal vez sea este camino transitado el que hace que Carlina se desviva por los que más lo necesitan. Hace poco, ayudó a salir de la calle a Marcela, una mujer que vivía en las inmediaciones del Hospital de Niños y que pronto recibirá una casa en el barrio El Churrasco. “Vi su historia en Facebook y le conseguí ropa, comida y algo de abrigo”, dice Carlina, y agrega: “Mi sueño es poder tener un comedor”.

A pesar de que algunos cuadros de su padre formen parte de las colecciones de museos como el Louvre de París o el Museo Internacional de Arte Contemporáneo de Noruega, lo cierto es que tanto ella como su hermana aprendieron a vivir de manera austera: “Mis viejos me inculcaron la humildad y la honestidad. A mi papá lo conocían en todos lados y sin embargo nunca fui a pedirle nada a nadie”.

Además de los valores que le transmitió, hay un recuerdo de su padre que la marcó a fuego. Este ciudadano ilustre fallecido en 2009 tenía 70 años cuando la invitó a emprender un viaje a Tucumán de 17 horas para que ella, que por entonces tenía 23 años, conociera a su madre biológica. “Ellos siempre me inculcaron la verdad. Fue duro enterarme de que era adoptada, fue duro conocer a mi mamá y también fue duro volverme sabiendo que la dejaba, pero yo acá ya tenía mi familia”, recuerda Carlina.

Acá, además de su familia, la esperaba una pesadilla. Antes de conocer a su actual marido, durante 6 años fue víctima de violencia de género: “Lo padecí muchos años. No quería nada con él, ni hablar de tener hijos. Por suerte pude conocer a Roberto y estoy feliz del hombre que tengo al lado. Ahora estamos inscriptos para poder adoptar”.

Mientras espera con ansias que llegue ese momento, ella brinda amor a los tiene a su alcance. Por eso los juguetes que consigue con estos cortes de pelo solidarios serán entregados en la gran fiesta que está organizando para el próximo 19 de agosto en el Club Deportivo Villa Elisa, de Camino Centenario entre 48 y 49, donde habrá shows musicales, cuentos, circo, títeres, hip hop, kermese y maquillaje artístico. Todo lo que recaude será a beneficio de un hogar de niños de Villa Elisa, lugar en el que vivió su hermana biológica, con la que nunca tuvo trato. “Yo la voy a esperar el tiempo que haga falta”, dice Carlina, la mujer que no se cansa de luchar.

Aquellos que quieran cortarse el pelo y colaborar con esta movida, pueden comunicarse al +54 9 221 420-2774

Comentarios