fbpx
10.6 C
La Plata
viernes 24-05-2024

Aprender sobre extractivismos, en tiempos del “vienen por todo”

MÁS NOTICIAS

Hablamos con Mauricio Cornaglia, coordinador del libro “Curso Acelerado: el Extractivismo hace docencia”, un compilado de textos indispensables escritos por representantes/activistas de la Ciencia Digna, los derechos humanos, la soberanía alimentaria, las artes, el periodismo y la educación Popular

Hace unos pocos días tuvimos en nuestro país a la jefa del Comando Sur de los Estados Unidos, Laura Richardson, recibida con honores por el presidente de la nación, Javier Milei. En el acto celebrado en Ushuaia, el Jefe de Estado anunció el desarrollo de una base naval integrada en la zona y llamó a “reforzar los lazos de amistad” con el gigante norteamericano.

Richardson, a cargo de las operaciones estadounidense en América Latina y el Caribe, es la misma que hace un tiempo dijo, sin titubear: ¿Por qué es importante esta región? Con todos sus ricos recursos y elementos de tierras raras; tienes el triángulo de litio, que es necesario para la tecnología actual. El 60% del litio del mundo está en Argentina, Bolivia y Chile. Tienes las reservas de petróleo más grandes; los pulmones del mundo, el Amazonas; también el 31% del agua dulce del mundo. Quiero decir, es fuera de lo común. Tenemos mucho que hacer. Esta región importa. Tiene mucho que ver con la seguridad nacional y tenemos que intensificar nuestro juego”. El juego, ladies and gentlemen, ha comenzado.

Ante este escenario, en Argentina, frente a un gobierno dispuesto a abrazar al capital extranjero a partir del avance sobre territorios ricos en recursos naturales, no es difícil avizorar entonces una intensificación de la lucha de organizaciones medioambientales y territoriales.

Mauricio Cornaglia es integrante de “Paren de Fumigarnos”, en la provincia de Santa Fe, una organización que desde hace 17 años lucha contra el modelo productivo basado en agrotóxicos. También forma parte de la Marcha Plurinacional de los Barbijos, un espacio en el que confluyen distintos colectivos, asambleas, gremios, partidos políticos y personas autoconvocadas que buscan visibilizar los impactos del modelo extractivista en los territorios y los cuerpos.  

La extracción de litio, uno de los tipos de extractivismos en auge en el país

A su militancia medioambiental y activismo en las calles, Mauricio quiso agregar algo más. Convocó a 16 personas de distinta procedencia y formación para que cada unx escribiera algo, lo que quisieran, sobre extractivismos. De allí nació Curso Acelerado: el Extractivismo hace docencia (Ed. Último Recurso), un libro indispensable para los tiempos que corren. 

“El título podría sonar contradictorio. Porque de hecho el extractivismo no nos enseña nada, o en todo caso, nos enseña lo peor”, dice Mauricio. Pero enseguida aclara: “Digo que hace docencia porque es la palabra disparadora a partir de la cual estos compañeros y compañeras, a quienes respeto, quiero y admiro mucho, nos enseñan desde hace tanto tiempo con sus conocimientos, experiencias e investigaciones. Por eso este es, también, un humilde homenaje para ellxs”.

A lo largo de las páginas, nos encontramos con diferentes aristas que se desprenden del concepto de extractivismo. Juan Pablo Guadagnoli, educador popular de la organizaciónPañuelos en Rebeldía”,  plantea al extractivismo como sinónimo de colonialismo y la necesidad de recuperar lo ancestral, la memoria, para acompañar los procesos emancipatorios de los pueblos. Y si de colonialismo hablamos, el activista Hugo Milito aborda la vinculación directa que existe entre extractivismo y deuda externa, en la cual el FMI -Estados Unidos- despliega sus condicionantes extorsivos: entrega de nuestros recursos naturales “a cambio de dólares para pagar la deuda”.

El biólogo y filósofo Guillermo Folguera, por su parte, hace foco en la explotación del litio pero con un trasfondo más amplio: en el marco de los 40 años de democracia, no es posible que esta exista cuando los proyectos extractivistas avanzan sobre comunidades enteras, violando los derechos humanos, para satisfacer a unos pocos. En esa línea, la historiadora Marianela Scocco aborda la represión estatal como mecanismo de apoyo a las corporaciones extractivistas.

El gobierno de Milei, lejos de romper con el patrón de los últimos gobiernos, alienta el agronegocio con mayor fuerza

¿Cómo ves la problemática extractivista en la Argentina de Milei?

―Estos tipos vienen por todo, vienen a arrasar. Quieren sacarse de encima las leyes que, mal que mal, logran poner algún freno al avance de los capitales en los territorios. Más allá de que en la mayoría de los casos no se cumplen, en el país tenemos buenas legislaciones. Al menos como ciudadanos y ciudadanas disponemos de esas herramientas para poder luchar y defendernos de alguna forma. Esto viene de hace mucho, no es nuevo, pero este gobierno en pocos meses demostró que quiere profundizarlo: con el DNU , con la Ley Ómnibus e inclusive con el mamarracho del Pacto de Mayo que tendrá lugar en Córdoba, el 25. En el sexto de los diez puntos que se plantean, se alienta claramente a las provincias a que extraigan los recursos de los territorios. La ven por ahí. El panorama es mucho peor, no hay ninguna expectativa de que pueda salir algo bueno de todo esto.

Y si hablamos de extractivismo, cómo no relacionarlo estrechamente con el agronegocio, acaso el más extendido a lo largo y ancho de nuestro territorio, sistemáticamente impulsado por los distintos gobiernos. El actual, claro, ya dio señales de que no piensa cambiar el rumbo: el ministro de Economía, Luis Caputo, anunció días atrás una fuerte reducción de aranceles a los herbicidas Glifosato, atrazina y 2-4,D, que beneficia a las corporaciones fabricantes de estos venenos. Se espera, por consiguiente, un incremento en su uso por parte de los productores de transgénicos, a costa de la salud socio ambiental.

“El gobierno quiere sacarse de encima las leyes que, mal que mal, logran poner algún freno al avance de los capitales en los territorios”, dice Cornaglia

En “Curso Acelerado…” , el agronegocio es múltiplemente abordado, aunque desde diferentes perspectivas: “los silencios” que sostienen al modelo (Alicia Massarini), la experiencia de haberlo sufrido en carne propia (Anabel Pomar), los impactos reales del sistema productivo (Cecilia Gargano) y un descarnado retrato del sistema alimentario dominante (Marcos Filardi).

No obstante, entre estos y otros textos presentes en el trabajo coordinado por Cornaglia que refieren de un modo u otro a la extracción de bienes comunes de nuestros territorios, hay uno que es la excepción. Su autor, Sergio Albino, se sale de eje y propone una mirada distinta del extractivismo, esta vez en clave cultural. Porque de aquí no solo se llevan riquezas materiales, sino también talentos.

“Sergio se mete con el fútbol y cuenta, de manera muy clara, cómo los capitales de los países centrales se llevan -desde hace décadas- las materias primas, que son los pibes. Se los llevan desde muy jovencitos, cuando recién están asomando en sus clubes. Esa mirada me pareció interesante, porque habitualmente no se habla de ese extractivismo cultural. Nos extirpan la cultura y, dentro de esta, pocas cosas son tan fundamentales para las y los argentinos como el fútbol”, señala Mauricio, quien además es colaborador en materia ambiental del periodista y escritor Carlos del Frade, actualmente diputado provincial de Santa Fe por el Frente Social y Popular (FSP) y autor del prólogo del libro.

El libro se presentará primero en Rosario y luego en Capital Federal

La presentación de Curso Acelerado: el Extractivismo hace docencia será este jueves 18 de abril en la sede de ATE Rosario, y se espera una pronto en Capital Federal, con fecha a confirmar, en el Museo del Hambre (Av. San Juan 2491). Para conseguir un ejemplar, hay que comunicarse con la editorial Último Recurso (@editorial_ultimo_recurso) o directamente con Mauricio Cornaglia a través de WhatsApp (al 341-3575363) o Facebook. También estará disponible en la próxima Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, del 25 de abril al 13 de mayo en el Predio Ferial La Rural. El precio de venta al público es de $15.500.

―¿Qué expectativas tenes con el lanzamiento de este trabajo? ¿Qué te movilizó a la hora de encararlo?

―Primeramente, que se sume a una biblioteca enorme que ya existe en materia de (anti) extractivismos. Son herramientas que vamos incorporando y nos permiten poner a disposición de las distintas luchas de las que formamos parte. Por eso, con más razón, estos materiales son necesarios. Lo son en la medida que seamos capaces de sacarlos de nuestros microclimas. Porque está buenísimo escribir libros, y que haya mucha información, pero si los consumimos siempre entre los mismos, la verdad que no modificamos nada. Lo importante es que puedan llegar a personas que, por distintos motivos, no les ha interesado el tema, o no han encontrado la manera de informarse.  Este libro sintetiza un andar mío de muchos años, junto a muchas personas, tejiendo redes. Para mí, el extractivismo  es un tema cotidiano. Incluso diría que es “el” tema, no hay otro en mi vida. 

En Curso Acelerado… escriben:

Guillermo Folguera, Anabel Pomar, Marcos Filardi, Elizabeth Bravo, Leo Grela, Cristina Arnulphi, Hugo Milito, Cecilia Gárgano, Miguel Mirra, Marianela Scocco, Juan Pablo Guadagnoli, Alicia Massarini, Darío Aranda, Sergio Albino, Mingo Jofre.

Prólogo: Carlos del Frade.

Ilustraciones: Gabriel Keppl.

Editorial: Último Recurso.

Periodista y locutor. Basquetbolista que nunca fue.
Nació en La Plata, el 30 de noviembre de 1989, una mañana en la que el “Boca Campeón” copaba la mayoría de las tapas de los diarios. Algo de eso debe haberlo marcado para amar a esos colores como hoy los ama. De pibe solía escuchar los relatos en Radio Continental y anotar en un cuadernito personal –boquense, claro- los resultados de los partidos de la fecha y escribir breves resúmenes. A veces, incluso, se grababa haciendo comentarios. Todo ese cóctel despertó su interés por los medios. En 2014 se recibió de Licenciado en Comunicación Social en la UNLP y, tres años después, de Locutor Nacional, en el ISER. Escribió –en coautoría- dos libros de entrevistas a músicos del rock argentino y trabajó como redactor en el servicio informativo de la Radio Red 92. Desde 2018, integra la cooperativa de trabajo Pulso Noticias y allí escribe sobre temas de cultura, medio ambiente y otras yerbas. Al día de hoy, sigue buscando –y poniendo en crisis- su lugar en el mundo de la comunicación.

spot_img
spot_img