Unos 90 senegaleses participaron de un taller sobre derechos humanos

La Asamblea por los Derechos de la Comunidad Migrante se reunió una vez más para realizar un taller que abordó temáticas como derechos humanos, leyes nacionales y detenciones arbitrarias. Lo desarrollaron abogados platenses, mientras los referentes traducían al idioma wólof

Por Ramiro Laterza

En el marco de las actividades y acciones que se impulsan desde diferentes sectores militantes y activistas de la ciudad hacia la comunidad senegalesa, que viene sufriendo la violencia y el desalojo cotidiano por parte de Control Urbano y las fuerzas de seguridad, se realizó ayer un primer taller de derechos, donde acudieron unos 90 ciudadanos oriundos de Senegal.

Se trata de la Asamblea por los Derechos de la Comunidad Migrante, que viene reuniéndose desde junio y que la semana pasada lanzó un comunicado público denunciando la violencia y la violación a los derechos humanos que sufren los migrantes en La Plata, específicamente la comunidad de Senegal. Fue el primer taller de un ciclo que se realizará durante estos meses. Además, según contaron desde la Asamblea, se terminó de redactar un “protocolo contra las detenciones arbitrarias” que pronto pasará a imprimirse.

El taller fue realizado en el centro cultural Awkaché y fue desarrollado por el colectivo de abogados populares La Ciega junto a otros activistas de la Asamblea. Damián Brumer, uno de los abogados del espacio, contó a Pulso Noticias que el contenido se centró en el derecho a migrar dentro de los derechos humanos, la naturaleza de estos derechos, dónde están reconocidos y para quiénes. Además, los profesionales explicaron la diferencia entre considerarse ilegales o irregulares.

También se expuso sobre la Ley Nacional de Política Migratoria, sus efectos más importantes y los derechos que les reconoce como trabajadores migrantes. “Es interesante porque establece que el derecho a migrar es un derecho humano y cualquiera sea el estatus legal, la documentación o el estado del trámite que tengan en un país, tienen derechos sin ningún tipo de discriminación, como la igualdad de trato”, explicó Damián.

Según el abogado presente en la noche del miércoles en el espacio cultural, se habló sobre “las detenciones arbitrarias, los motivos por los que la Policía o Control Urbano puede privarlos de la libertad”.

Como particularidad, el taller fue permanentemente se traducido al idioma wólof para que los migrantes pudieran comprender. “La mayoría no maneja el español, de los 90 participantes menos de 10 lo entienden. Entonces uno de los referentes iba traduciendo lo que explicábamos”, contó Brumer y agregó: “Hacia el final se quedaron hablando un rato en su idioma, luego nos dijeron que hablaban de lo interesante de todo lo que estaban escuchando en el taller, pero que dependía mucho de que cada uno se comprometa”.

 

Comentarios

- Advertisement -