fbpx
23.3 C
La Plata
viernes 02-12-2022

Murió Etchecolatz: nunca aportó ni un dato sobre el genocidio

MÁS NOTICIAS

Miguel Osvaldo Etchecolatz murió a las 5.30 en una Clínica de San Miguel. Tuvo 9 condenas: en 1986, 2004, 2006, 2014, 2016, 2018, 2020, 2021 y la última en 2022 en el juicio Garachico. Estaba internado con custodia policial, desde el 27 de junio. Aquí apenas un pasaje por diferentes momentos de su horrenda vida. Y una poesía para pasar el trago amargo

El genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz murió a los 93 años. No habrá nota posible para englobar todo lo que generó y genera este personaje que dedicó su vida al horror.

En su faceta profesional y laboral, llegó a ser el Director de Investigaciones de la Policía Bonaerense y mano derecha del general de brigada Ramón Camps durante la última dictadura cívica, eclesiástica y militar. Allí coordinó grupos de tareas y fue responsable de una gran cantidad de centros clandestinos de detención en la zona. 

“Muchas veces son los familiares quienes explicitan o piden dónde están los y las desaparecidos, dónde están los pibes apropiados. Recuerdo a ‘Chicha’ Mariani pidiendo que digan de una vez dónde está Clara Anahí. En el caso de Etchecolatz, la pregunta fue: ¿Dónde está López?”, dijo esta mañana Guadalupe Godoy, abogada de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.

Pulso Noticias viene realizando un arduo trabajo de transmisión y cobertura de juicios de lesa humanidad, en colaboración con La Retaguardia. En una de esas jornadas vimos en vivo una de las indagatorias donde Etchecolatz realizó una de sus defensas. La podés ver acá. 

Etchecolatz estaba siendo juzgado en dos juicios actualmente: El juicio unificado de Brigadas de Quilmes, Lanús y Banfield, y el juicio por el Hogar Casa de Belén.

“Que no descanse en paz. Son viejos, ancianos, pero son genocidas, asesinos. Él tenía muchas cuentas para dar a la Justicia: dónde está Clara Anahí, dónde está mi hermano y los chicos de La Noche de los Lápices y dónde está Jorge Julio López”, expresó Marta Úngaro, hermana de Horacio Úngaro, uno de los pibes secuestrados y desaparecidos en La Plata durante la “Noche de los lápices”. 

En su declaración hace 16 años, 3 meses previos a su desaparición, Jorge Julio López describió los fusilamientos de los que fue testigo en el Pozo de Arana, donde Etchecolatz y su patota asesinaron a Patricia Del Orto, Ambrosio De Marco y Norberto Rodas. “Un día pensé, y si un día salgo y lo encuentro a Etchecolatz yo lo mato, y después digo, puta y si lo mato, qué voy a matar una porquería de esas: Un asesino serial. No tenía compasión, él mismo iba y los pateaba así. Él personalmente, le digo a todos los que están presentes, dirigió la matanza esa”. La declaración completa de Lopez el 29 de junio del 2006 lo podés ver acá. 

El 24 de octubre de 2014, el represor y otros 14 exmilitares fueron condenados por delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino La Cacha.

Mientras se leía esa sentencia, Etchecolatz tenía en sus manos un papel donde se leía el nombre de Jorge Julio López, una imagen que resultó escalofriante a más de dos décadas de retornada la democracia y en el marco del avance de los juicios de lesa humanidad.

Para cerrar: una poesía

Benedetti: Obituario com hurras

Vamos a festejarlo

Vengan todos

Los inocentes

Los damnificados

Los que gritan de noche

Los que sufren de día

Los que sufren el cuerpo

Los que alojan fantasmas

Los que pisan descalzos

Los que blasfeman y arden

Los pobres congelados

Los que quieren a alguien

Los que nunca se olvidan

vamos a festejarlo

vengan todos

el crápula se ha muerto

se acabó el alma negra

el ladrón

el cochino

se acabó para siempre

hurra

que vengan todos

vamos a festejarlo

a no decir

la muerte

siempre lo borra todo

todo lo purifica

cualquier día

la muerte

no borra nada

quedan

siempre las cicatrices

hurra

murió el cretino

vamos a festejarlo

a no llorar de vicio

que lloren sus iguales

y se traguen sus lágrimas

se acabó el monstruo prócer

se acabó para siempre

vamos a festejarlo

a no ponernos tibios

a no creer que éste

es un muerto cualquiera

vamos a festejarlo

a no volvernos flojos

a no olvidar que éste

es un muerto cualquiera

vamos a festejarlo

a no volvernos flojos

a no olvidar que éste

es un muerto de mierda.

Somos un medio de comunicación cooperativo que se conformó luego de los despidos ilegales en el diario Hoy y en la radio Red 92 de La Plata, sucedidos a principios de 2018.
Sin laburo y con la intención de mantener nuestros puestos de trabajo, un grupo de periodistas, correctorxs, fotógrafes, locutorxs, productorxs audiovisuales y diseñadorxs decidimos organizarnos de forma colectiva.

spot_img